Seleccionar página

La clase media y los sueños inalcanzables

La clase media y los sueños inalcanzables

El 45% de la población mexicana pertenece a la clase media; es decir, si una familia de cuatro personas tiene ingresos de 10 mil 81 pesos, pertenece a esta clase social.

En México, para pertenecer a la clase media, un hogar de cuatro integrantes necesita tener ingresos medios de entre 7 mil 561 y 20 mil 162 pesos, según la metodología utilizada por la OCDE en su estudio Under Pressure: The Squeezed Middle Class, en el cual se presentó la situación de la clase media de los países miembros de este organismo.

De acuerdo con este estudio, cuando un hogar de este tamaño cuenta con ingresos superiores a los mencionados 20 mil 162 pesos, se encontrarían en la clase con los mayores ingresos del país, a la cual pertenece únicamente el 19% de la población.

En contraparte, si los hogares de cuatro integrantes cuentan con ingresos inferiores a los 7 mil 561 pesos, formarían parte del 36% de la población mexicana de bajos ingresos.

¿Clase media?

Los resultados de este estudio revelaron que, a pesar de que gran parte de la población pertenece a la clase media, únicamente reciben el 29% de los beneficios económicos asociados a la seguridad social como las pensiones y otras transferencias directas.

Esta proporción de beneficios sociales que recibe la clase media es la más pequeña de los países miembros de la OCDE y se encuentra muy lejos de lo que registró el penúltimo lugar de esta lista, el cual lo ocupa Australia, donde la clase media representa el 58% y recibe el 45% de las prestaciones sociales.

Clase social y beneficios sociales, ¿mala planeación?

La clase media mexicana no es la mayor receptora de los beneficios económicos asociados a la seguridad social, por lo que se esperaría que el 36% de la población que cuenta con bajos ingresos fuera la principal beneficiaria.

Sin embargo, los datos de este estudio de la OCDE revelaron lo contrario: el 19% de la población que cuenta con altos ingresos es receptora del 55% de los beneficios sociales.

En contraparte, en el 36% de la población de bajos ingresos únicamente se concentra el 17% de los beneficios económicos asociados a la seguridad social.

En comparación con los países miembros de la OCDE, México y Portugal son los únicos en donde los beneficios sociales que recibe la población con altos ingresos es superior a los que reciben quienes cuentan con bajos ingresos.

Peor aún: en México la diferencia entre estas dos clases sociales alcanza los 38 puntos porcentuales, mientras que en Portugal es de 17.

Por otro lado, en Australia y Dinamarca los beneficios económicos derivados de la seguridad social que recibe la case social con bajos ingresos es superior por 30 y 38 puntos porcentuales, respectivamente, comparado con los beneficios que se concentran en la población con altos ingresos.

clase media
Fuente: OCDE, Under Pressure: The Squeezed Middle Class

Clase media: cada vez más inalcanzable

De acuerdo con los resultados de este estudio de la OCDE, la proporción de población de los países miembros que se encuentran en la clase media ha disminuido debido a que generación tras generación ha sido cada vez más complicado pertenecer a esta clase social.

El 68% de quienes pertenecen a la generación conocida como los “baby boomers” (quienes nacieron entre 1943 y 1964) pertenecían a la clase media cuando tenían entre 20 y 30 años.

Esa proporción disminuye a un 64% entre la llamada generación X (quienes nacieron entre 1965 y 1982), y a un 60% para la población que pertenece a la generación de los millenials (quienes nacieron entre 1983 y 2002), que tienen o tenían entre 20 y 30 años.

Esta situación se explica por el incremento del costo del estilo de vida, el cual ha incrementado más rápidamente que la inflación. Por ejemplo, el costo de la vivienda representa el mayor gasto para los hogares de la clase media ya que supone cerca de un tercio del ingreso disponible.

En la década de los noventa, esta misma proporción representaba una cuarta parte de los ingresos disponibles. De acuerdo con la OCDE, los precios de las viviendas en los países que son miembros han incrementado tres veces más rápido que el ingreso medio de los hogares durante los últimos 20 años.

Otro factor que destaca es que uno de cada cinco hogares gasta más de lo que gana. Asimismo, uno de cada seis trabajadores de clase media ocupa un puesto de trabajo que tiene un alto riesgo de ser automatizado.

Vulnerables

Adicionalmente, un 40% de los hogares de ingreso medio son vulnerables en términos financieros.

Algunos de ellos se encuentran en demora en cuanto a sus obligaciones financieras o no tienen la capacidad para absorber gastos inesperados o el impacto económico de una caída repentina de sus ingresos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programas

Cargando...