Seleccionar página

COVID19: El erróneo conteo de decesos confirmados

COVID19: El erróneo conteo de decesos confirmados

Dejemos por un momento de lado las relativamente menores  inconsistencias en el número de fallecidos presentado en las conferencias de prensa cotidianas del Gobierno de México con la cantidad de decesos que se contabilizan en las bases de datos que da a conocer la Secretaría de Salud posteriormente, que suelen ser de algunos pocos casos cada día y que pueden deberse a diferentes horas de corte simplemente. Aquí el análisis: «Covid19: el erróneo conteo de decesos confirmados».

Por Ricardo de la Peña**. Síguelo en Twitter: @Ricartur59

Vayamos a corroborar que realmente el incremento de decesos reportado el día 3 de junio de 2020 corresponde a una revisión de los registros por una «comisión técnica» y a la confirmación de casos que estaban pendientes de resultado sobre su positividad.

Supuestamente el inusitado aumento del número de defunciones reportado sería producto de la «mortalidad no observable» correspondiente a «pacientes a los que no se les logra tomar muestras (…) para el diagnóstico por laboratorio» (Conferencia de Prensa del Gobierno de México sobre COVID-19, 3 de junio de 2020, https://www.youtube.com/watch?v=3HSlWfe8LQI, intervención del Doctor Hugo López-Gatell, 17:12-20:26).

La versión oficial

Al respecto, el vocero oficial dice que «instalamos hace varias semanas una comisión técnica que específicamente está revisando métodos complementarios para identificar la mortalidad no observable», cuya labor incluye «la revisión de las actas de defunción» para cubrir «faltantes de información de las muertes que pudieron ser registradas pero no están documentadas o no están confirmadas».

De lo anterior se derivaría que los decesos adicionales a lo ordinario del día 3 de junio de 2020 corresponden a casos previamente reportados como decesos, pero cuyo resultado sobre positividad a COVID-19 estaba pendiente. Pero, ¿es realmente así?

Revisemos el estado conforme a la condición de fallecido o no y la positividad de los casos que se reportan como decesos en la base de datos del día 3 de junio de 2020. ¿Cuál era ese estado el día anterior?

Restando los decesos ocurridos anteriormente que habrían sido reportados antes del día 3 de junio de 2020, los nuevos casos pueden corresponder a los que se reportan regularmente, bien sea porque no se encontraban registrados todavía en las bases anteriores como defunciones confirmadas con COVID-19 por haber fallecido súbitamente sin haberse observado previamente, o de casos registrados como no fallecidos pero que estaban previamente confirmados como positivos.

Además, se entendería que algunos casos corresponderían a decesos registrados que no habían sido confirmados como positivos a COVID-19. Estos serían los mencionados en la conferencia de prensa como resultado de la labor de la referida «comisión técnica».

Lo que indican las bases de datos

Pues bien: resulta que no es así. Si bien el grueso de los decesos corresponde a los casos previamente acumulados, de los 1,094 casos reportados como nuevos fallecimientos confirmados como positivos el día 2 de junio, 139 son casos que no se habían observado previamente y que pudieran haber sido notificados hasta el 3 de junio (aunque el deceso pudo ocurrir en días previos), 188 corresponden efectivamente a decesos que antes estaban como pendientes de confirmación y ahora están registrados como positivos (los que podrían ser producto de la labor de la «comisión técnica») y 45 eran casos pendientes de resultado, pero que no habían fallecido según la base del 2 de junio de 2020 (que podrían ser casos confirmados en su positividad como resultado de la labor de laboratorios).

Nota: Las barras azules corresponden a las personas Fallecidas y las rojas a las personas No Fallecidas

Otros nueve son cambios de la condición de negativos a positivos, pero que ya estaban reportados como fallecimientos previamente, y otros dos estaban reportados como vivos y pudieron fallecer después, siendo ahora registrados como positivos cuando  habían sido previamente reportados como negativos. Habría que suponer que se les habrá hecho otra prueba a estos once casos o que por alguna cuestión extraña se modificó en sentido opuesto el resultado de su prueba.

Son 711 los casos que estaban reportados como positivos en la base del 2 de junio, pero que se informó hasta entonces que no habían muerto. Y resulta que su fallecimiento no ocurrió recientemente, sino que se registró a lo largo de varias semanas previas, pues algunos se remontan incluso al 22 de marzo de 2020, hace 73 días.

El no registro

Estos casos no podrían ser resultado de ninguna revisión de una «comisión técnica que específicamente esté utilizando métodos complementarios para identificar la mortalidad no observable». No. Se trata simple y lamentablemente de muertes que no habían sido registradas como tales.

Ojalá el Doctor López-Gatell explique cómo es que la dichosa «comisión técnica» es capaz de descubrir desde el escritorio que alguien reportado como vivo está realmente muerto, cómo es que murieron sin contar con pruebas de laboratorio quienes estaban reportados como positivos (¿dicha positividad no era entonces producto de una prueba?) y por qué no es observable la mortalidad de los fallecidos registrados en los datos oficiales como vivos, pero que murieron hace muchos días.

La verdad es que detrás de las argumentaciones del Doctor López-Gatell se encubren deficiencias en las prácticas de actualización de la información por las instituciones públicas de salud y que los datos compilados por las autoridades sanitarias sobre casos y decesos con COVID-19 carecen de confiabilidad, pues incluyen muchos reportes que se registran y luego no son actualizados y que, por ende, pueden corresponder a fallecimientos no reportados pero desde luego observables si se evitarán los rezagos y errores de los encargados de alimentar las bases de información sobre esta pandemia.

Creo que algunos ya estamos suficientemente calvos para que se nos quiera tomar el pelo.

Sobre el autor

**El autor es sociólogo y experto en temas político-electorales. Es presidente de Investigaciones Sociales Aplicadas (ISA)

Te puede interesar: «Cambiar de rumbo: el desarrollo tras la pandemia»

Frase clave. COVID19: el erróneo conteo de decesos confirmados

Disclaimer

Las opiniones e información contenidos en este texto son responsabilidad exclusiva del autor y no representan necesariamente la posición de nuestro medio. México Social es un espacio de expresión plural de ideas y se publica en el ánimo de promover la visibilidad de la diversidad de ideas y opiniones en torno a lo social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programas

Cargando...