Seleccionar página

Banco de México prevé recesión por mayor desaceleración económica

Banco de México prevé recesión por mayor desaceleración económica

El Banco de México (Banxico) señaló que para 2019 ya se anticipa un crecimiento económico inferior al que se ha observado durante la última década, mismo que también será inferior al que se proyecta para las economías emergentes.

De acuerdo con la minuta de la reunión de política monetaria del pasado 27 de junio, en la que la Junta de Gobierno decidió mantener en 8.25% la tasa de interés de referencia, existen múltiples factores internos y externos que amenazan el desempeño de la actividad económica mexicana durante lo que resta de 2019.

Esta mezcla de factores ha hecho que las proyecciones de crecimiento económico se ajusten a la baja, y que incluso, se espere una ligera recesión.

Las amenazas internas para el crecimiento económico

Todos los miembros de la junta de Gobierno coincidieron con que la actividad económica en México ha mostrado una desaceleración mayor a la que se esperaba, debido a la contracción de 0.2% del PIB que se registró durante el primer trimestre de 2019, junto con otros signos de desaceleración que se registraron durante el segundo trimestre.

Uno de los miembros añadió que no se espera un repunte en la actividad como a principios de 2019, cuando los factores que afectaron el crecimiento económico eran de carácter temporal, como los bloqueos a las vías férreas en Michoacán y las huelgas que estallaron en el norte del país, entre otros.

Bajo el nuevo panorama que se configuró durante el segundo trimestre de 2019, otro de los miembros de la Junta de Gobierno detalló que existen elementos de debilidad en la mayoría de los elementos que componen la demanda agregada (el consumo de las familias, el gasto del gobierno, la inversión, y el saldo de la balanza comercial), incluso, se agregó que algunos de estos elementos tuvieron variaciones negativas durante el primer trimestre.

En especial, los factores internos de la demanda interna se vieron afectados entre enero y junio de 2019, con una disminución del consumo de los hogares y una disminución en la inversión. Adicionalmente, el gasto del gobierno se mantuvo con tasas negativas.

¿Recesión en México?

Bajo este panorama, los miembros de la Junta de Gobierno coincidieron en que las perspectivas de crecimiento para economía mexicana se están deteriorando cada vez más, adicionalmente, no se espera que la inversión se recupere y que el consumo continúe perdiendo dinamismo durante el resto del año.

En este sentido, los miembros también señalaron que algunos analistas del sector privado ya pronostican crecimientos cercanos al 0.5%, incluso, uno de ellos señaló que en 2019 el crecimiento económico de México podría ubicarse cerca del límite inferior que se estimó en último reporte trimestral de Banxico, en el cual se estimó un rango de entre 0.1 y 1.8 por ciento.

Otro miembro sugirió la posibilidad de que se dé una ligera recesión.

Además, se suman otros factores como la posibilidad de que nuevamente se reduzca la calificación crediticia soberana de Pemex y de CFE, así como una disminución de los ingresos públicos debido al pérdida del dinamismo económico.

Las amenazas del exterior para el crecimiento económico de México

Entre los factores externos se encuentra la posibilidad de que el T-MEC tenga dificultades para que se ratifique en las legislaturas de Estados Unidos y de Canadá, y de que se presenten nuevas amenazas de imposición de aranceles por parte de Estados Unidos.

Al respecto, uno de los miembros señaló que en si bien se pactó una suspensión definitiva de la imposición de aranceles a cambio de que México lograra disminuir el flujo migratorio, este es un acuerdo transitorio que no deja claro de qué manera se medirán los resultados de los compromisos que México adquirió.

Adicionalmente, en todo el mundo se registró una desaceleración de la economía derivado de que las economías más avanzadas y las emergentes moderaron sus tasas de crecimiento. La mayor parte de los miembros de la Junta de Gobierno consideraron que esta situación se debió a un panorama adverso para el comercio mundial.

En este sentido, al hacer un balance riesgos, el crecimiento económico global presenta sesgos a la baja. Los principales riesgos son cinco:

  1. Un escalamiento adicional de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y sus principales socios comerciales.
  2. Que la debilidad de algunas de las principales economías se prolongue más de lo anticipado.
  3. Que tengan lugar nuevos episodios de volatilidad financiera internacional.
  4. Que se intensifiquen algunos riesgos políticos y geopolíticos.

Además, uno de los miembros destacó que, Estados Unidos también tendrá una desaceleración gradual en su economía, lo cual incrementa los riesgos recesión, situación que representaría una afectación de gran relevancia para México, ya que el nivel de exportaciones al país vecino del norte disminuiría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programas

Cargando...