Seleccionar página

Derechos de las trabajadoras del hogar / Invitadas: Marcela Azuela y Marcelina Bautista

Marcelina Bautista

El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación reporta que, de acuerdo con el  Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en México hay casi 2.4 millones de personas trabajadoras del hogar remuneradas, lo cual representa al 5% de la población ocupada en el país. Esta cantidad ha aumentado en los últimos diez años


En contraste, durante este tiempo, el porcentaje de trabajadores formales disminuyó, pues en 2005 el 5.15% trabajaba con prestaciones sociales y registro ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Sin embargo, en 2015 la cifra fue del 2.65%.

La Ley del Seguro Social establece que la inscripción de las personas trabajadoras del hogar remuneradas ante el IMSS es voluntaria y no existe posibilidad de que éstas se inscriban al Fondo de Ahorro para la Vivienda de los Trabajadores (Infonavit).

La mitad de las personas que se dedican al trabajo del hogar en México tienen entre 30 y 49 años de edad. El porcentaje de mujeres viudas, solteras o divorciadas que se dedican al trabajo del hogar es de 52%, cifra mayor a la de los hombres viudos, solteros o divorciados que se dedican a éste.

De acuerdo con el INEGI, en 2015 la principal ocupación de las personas que trabajaban en el hogar eran las labores domésticas y el 85.8 de las mujeres se dedicaban a ellas. En contraste, el 49.3% de los hombres que trabajan en el hogar son trabajadores domésticos, en tanto que el 15.4% son choferes en casas particulares.

Las condiciones en las cuales este sector de la población desarrolla su trabajo son muy precarias, pues tienen un sueldo menor que otras profesiones, trabajan muchas horas y presentan índices muy bajos de prestaciones sociales. 70% de las empleadas y empleados del hogar recibe, como máximo, dos salarios mínimos al día y más de 30% no recibe el salario mínimo al día.

De acuerdo con el CONAPRED, la Ley Federal del Trabajo, aprobada en 1970, rige las condiciones laborales de las personas trabajadoras del hogar. En ella, se establece que hasta el 50% de la retribución por el trabajo doméstico puede ser en especie (alimentación y habitación), así como que la jornada de trabajo puede llegar a ser de 12 horas.

En 2011, la Organización Mundial del Trabajo aprobó el Convenio 189 sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos, mismo que México firmó, pero no ha ratificado. Éste pretende eliminar la discriminación hacia este sector trabajador, regulando las horas de trabajo, vivienda, acceso a seguro social y protección de abusos. Ante las condiciones descritas, es urgente que el México adopte las recomendaciones y ponga en marcha una política pública para la formalización de las personas trabajadoras del hogar remuneradas.

Mira el programa en: 

Bautista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programas

Cargando...