Seleccionar página

Desafíos del empleo y los salarios / Invitada: Mtra. Norma Samaniego

Norma samaniego

En los próximos años, el empleo y el salario deberán desempeñar un papel central en la estrategia de desarrollo del país, de acuerdo con Norma Samaniego éstos constituyen un factor esencial en el nivel y calidad de vida de la población, y un elemento crítico de la estabilidad social


Hoy, sin embargo, el mundo del trabajo se encuentra fracturado. En el país persisten condiciones laborales precarias, nuestra economía es estructuralmente tendiente a condiciones de informalidad, es decir, se generan pocos empleos y los que se crean, no dan acceso a salario digno ni a prestaciones económicas y sociales, como la seguridad social. 

Datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo revelan que para el trimestre octubre-diciembre de 2017, la población desocupada en el país se situó en 1.8 millones de personas, mientras que la población subocupada -aquella que pese a tener un empleo tuvo la necesidad y disponibilidad de ofertar más tiempo de trabajo- llegó a 3.6 millones de personas.

Adicionalmente, del total de personas ocupadas que hay en el país, es decir, 52.12 millones, la mayoría, 29.83 millones, se encuentra en condiciones de informalidad en contraste con las 22.28 millones que trabajan en condiciones de ocupación en formalidad.

Otros rasgos del desempeño del mercado laboral en México que deben ser considerados son los relativos a la calidad del empleo, el ingreso del trabajo y su distribución, la protección social, entre otros. En efecto, del total de población ocupada, 68.5%, esto es, 36.2 millones son trabajadores subordinados y remunerados de los cuales sólo 19.6 millones tienen acceso a instituciones de salud como prestación por su trabajo y 16.1 millones no disponen de un contrato por escrito.

Además, hay 2.6 millones de personas que no reciben remuneración alguna por su trabajo a los que se suman las 15 millones 525 mil 080 personas que perciben dos o menos salarios mínimos, situación que los coloca por debajo de los umbrales de la pobreza.

Y es que México enfrenta, desde hace varios años, un inaceptable estancamiento en lo que respecta al salario real que perciben las y los trabajadores. De acuerdo con el Coneval, en 2017 el salario mínimo se ubicó en 80 pesos con lo que su monto nominal mensual es de 2,400 pesos, inferior al precio mensual de línea de bienestar de la canasta básica de bienes y servicios que para diciembre de 2017 fue de 2,980 pesos en las zonas urbanas.

En suma, el mundo laboral en nuestro país sigue presentando enormes retos que el Estado mexicano debe resolver con urgencia a fin de reformular sus acciones en materia de política pública que hagan posible un mercado de trabajo más dinámico e incluyente.

Mira el programa en: 

Samaniego

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programas

Cargando...