Seleccionar página

Durango: los rezagos persisten; supera la tasa nacional de mortalidad infantil

Durango: los rezagos persisten; supera la tasa nacional de mortalidad infantil

Pese a que Durango muestra avances en superación de la pobreza, esta entidad tiene una tasa de mortalidad infantil superior a la media nacional.


Foto: Wikimedia Commons / Oliver Alexander Anderson Huerta

Durango es una entidad en donde, de acuerdo con los datos del Coneval, se han tenido avances en la reducción de la pobreza al haber pasado de poco más de 50% de su población en esa condición en 2008 a poco más de 36% en 2016.

A pesar de ello, hay rezagos importantes que se reflejan en indicadores sociales más allá de los considerados en la medición multidimensional de la pobreza y que son altamente sensibles, pues están relacionados con el bienestar de la niñez, rubro en el que poco se ha hecho en la entidad.

Muertes que no deben ser

Uno de los principales objetivos de la política social debe ser reducir la mortalidad evitable. En ese sentido, es importante destacar que en Durango persisten negativos indicadores, como el relativo a la razón de mortalidad materna, el cual se ubica en 35 decesos por cada 10 mil nacidos vivos, y el cual es apenas similar a la media nacional. Asimismo, en Durango se presenta una tasa de mortalidad infantil superior a la media nacional, con un indicador de 13 defunciones por cada mil nacidos vivos, frente a una media nacional de 11.9.

Otro indicador que debería ser de atención prioritaria para el gobernador del estado, José Rosas Aispuro, es el relativo a la mortalidad de niños menores de cinco años por deficiencias nutricionales, la cual es 100% superior a la media nacional, con un indicador de 6.1 defunciones por cada 100 mil en el grupo de edad, frente a una media nacional e 3.4.

De acuerdo con las estadísticas de mortalidad del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), esas tasas implican que sólo en 2017, el último para el cual se tienen datos de mortalidad, en Durango la desnutrición fue la séptima causa de muerte en menores de un año y la cuarta causa de muerte para quienes tenían entre uno y cuatro años de edad al momento de fallecer.

Violencia contra la niñez en Durango

En el mismo sentido de lo anterior, es importante destacar que, en Durango, de acuerdo con el propio Inegi, para los niños varias de las principales causas de muerte son las vinculadas a la violencia o la omisión de cuidados. Así, para los menores de un año la tercera causa de muerte registrada en 2017 fueron los accidentes, mientras que las agresiones se ubicaron en el lugar 16 entre las primeras 20 causas de defunción para este grupo de edad.

Para el grupo de uno a cuatro años, los datos del Inegi indican que los accidentes fueron la primera causa de muerte en 2017, y entre ellos, la primera causa son los accidentes de vehículos de motor, los cuales se deben, fundamentalmente a que viajan en condiciones inapropiadas para su edad: viajan en asientos delanteros, sin cinturón de seguridad, o en los asientos traseros de los vehículos, pero sin la silla de protección adecuada; amén de quienes son transportados en motocicletas.

Lee también: «Mortalidad: niñez y juventud en riesgo»

Para el grupo de cinco a 14 años, los accidentes también son primera causa de muerte, y también entre estos destacan los accidentes de vehículos de motor; mientras que, a diferencia de los niños más pequeños, los homicidios se ubican como cuarta causa de muerte en la entidad.

Deprimidos

Una de las agendas no abordadas por prácticamente ningún gobierno estatal es la relativa a la salud mental de sus habitantes. En esa lógica destaca que en Durango, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Hogares, 2017, 63% de quienes tienen siete años o más en Durango ha sentido “preocupación o nerviosismo” en los últimos 12 meses previos a la encuesta; mientras que al menos 42% de la población señalada ha vivido episodios de depresión, esto es, 654 mil personas que han vivido esa situación en la entidad, y de las cuales, menos de 5% ha recibido un diagnóstico y tratamiento médico apropiado.


Mario Luis Fuentes es investigador del PUED-UNAM. Síguelo en: @MarioLFuentes1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programas

Cargando...