Seleccionar página

El agua en el mundo

por México Social, con información de la OMS

Tener acceso a agua potable es uno de los temas prinicipales de la agenda de salud pública para el país y a nivel nacional, tanto para el uso relacionado con la higiene personal y del hogar, como para el consumo de alimentos. De acuerdo con la OMS, «la mejora del abastecimiento de agua, del saneamiento y de la gestión de los recursos hídricos puede impulsar el crecimiento económico de los países y contribuir en gran medida a la reducción de la pobreza»


water 1823153 340

El abastecimiento de agua y saneamiento es un derecho humano reconocido por la ONU desde 2010; esto significa que «todas las personas tienen derecho a disponer de forma continuada de agua suficiente, salubre, físicamente accesible, asequible y de una calidad aceptable, para uso personal y doméstico». Sin embargo, es alarmante la cantidad de personas alrededor del mundo que carecen de acceso a agua potable o del suministro desde un servicio gestionado de forma segura. 

De acuerdo con la OMS, en los países de ingresos bajos y medios, el 38% de los centros sanitarios carecen de fuentes de agua, el 19% no tienen un saneamiento mejorado y 35% carece de agua y jabón para lavarse las manos. Además, 844 millones de personas no tienen un servicio básico de suministro de agua potable, y para 2025, la mitad de la población en el mundo vivirá en zonas de escasez de agua.

Aquí presentamos algunos de los datos más relevantes que proporciona la organización en su sitio web: 

  • En 2015, el 71% de la población mundial (5200 millones de personas) utilizaba un servicio de suministro de agua potable gestionado de forma segura —es decir, ubicado en el lugar de uso, disponible cuando se necesita y no contaminado.
  • El 89% de la población mundial (6500 millones de personas) utilizaba al menos un servicio básico —es decir, una fuente mejorada de suministro de agua potable para acceder a la cual no es necesario un trayecto de ida y vuelta superior a 30 minutos.
  • En todo el mundo, al menos 2000 millones de personas se abastecen de una fuente de agua potable que está contaminada por heces.
  • El agua contaminada puede transmitir enfermedades como la diarrea, el cólera, la disentería, la fiebre tifoidea y la poliomielitis. Se calcula que la contaminación del agua potable provoca más de 502 000 muertes por diarrea al año.

Para el año 2015, 5,200 millones de personas utilizaban servicios de suministro de agua potable gestionados de forma segura y no contaminada. Sin embargo, la OMS señala que la situación es preocupante para el resto de la población mundial, es decir, los otros 2,100 millones de personas que no cuentan con un servicio básico que les permita acceder al agua, ya que: 

  • 1300 millones de personas tienen servicios básicos, es decir, con acceso a una fuente mejorada de suministro de agua a menos de 30 minutos en un trayecto de ida y vuelta.
  • 263 millones de personas cuentan con servicios limitados, o sea una fuente mejorada de suministro de agua para acceder a la cual se precisan más de 30 minutos.
  • 423 millones de personas se abastecen de agua procedente de pozos y manantiales no protegidos.
  • 159 millones de personas recogen agua superficial no tratada en lagos, estanques, ríos o arroyos.

De acuerdo con este organismo, la escasez de agua en el mundo está relacionada con las desigualdades geográficas, socioculturales y económicas, «no solo entre las zonas rurales y urbanas, sino también en el seno de las ciudades, donde las personas que viven en asentamientos informales, ilegales o de bajos ingresos tienen por lo general un menor acceso a fuentes mejoradas de abastecimiento de agua potable que otros residentes». 

Asimismo, preocupa que el agua contaminada y la falta de acceso de la población al suministro de agua son dos factores que exponen a la población a riesgos en la salud, ya que pueden producir la transmisión de enfermedades como el cólera, otras diarreas, la disentería, la hepatitis A, la fiebre tifoidea y la poliomielitis. 

«La muerte de unos 361 000 niños menores de cinco años se podría prevenir cada año si se abordaran estos factores de riesgo. En los lugares donde el agua no es fácilmente accesible, las personas pueden considerar que lavarse las manos no es una prioridad, lo que aumenta la probabilidad de propagación de la diarrea y otras enfermedades», señala en organismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programas

Cargando...