Seleccionar página

El Anti Fiat

En homenaje a Stephen Hawking


Algunos creen que a Dios se

lo comieron los gusanos un

día de descuido en el que

cerró por un momento los ojos.

                   -Su desaparición, sin embargo,

                   ocurrió de otra manera-

Dios estaba

cansado de ser el buen

Dios de todas las cosas,

y de las que no lo son.

Ya antes había sido

distraído: se le escapó

del cielo Satán, quien bajó como

el relámpago a reinar en el mundo.

Un día Dios dijo:

¡Hágase la luz! Y ésta

fue hecha. Y vio Dios

que la luz era cosa buena.

Millardos de años después

                            -que en tiempo universal son nada-

deambulando por el firmamento,

Dios tropezó con una enana blanca

y se despeñó en un hoyo negro.

Y el hoyo negro vio que

comerse a Dios era cosa buena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programas

Cargando...