Seleccionar página

El salario sigue siendo empobrecedor

El salario sigue siendo empobrecedor

El Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), dio a conocer la actualización del valor de las llamadas “Líneas de la pobreza por ingresos”; éstas se dividen en dos: la línea de pobreza extrema, equivalente al estimado del valor de la canasta alimentaria; y la línea de la pobreza, equivalente al valor de la canasta alimentaria, más la no alimentaria.

De acuerdo con el glosario de términos del CONEVAL, la línea del bienestar mínimo “Permite identificar a la población que, aun al hacer uso de todo su ingreso en la compra de alimentos, no podría adquirir lo indispensable para tener una nutrición adecuada”; mientras que la línea del bienestar: “Permite identificar a la población que no cuenta con los recursos suficientes para adquirir los bienes y servicios que requiere para satisfacer sus necesidades básicas (alimentarias y no alimentarias)”.

Crece el costo de la vida

Respecto de la primera, es importante destacar que entre enero del 2018 y el mes de mayo del 2019, el valor de la línea del bienestar básico se ha incrementado en 4.6% en los ámbitos urbanos, pues pasó de $1,490.78 pesos mensuales, a $1,562.26 en mayo del 2019. Para los ámbitos rurales el incremento fue de 4.4%, al haber pasado de $1,061.31 en enero de 2018, a $1,109.52 en mayo del 2019.

SIN MEJORA

A lo largo de los últimos años, el ingreso laboral promedio que hay en el país apenas alcanza para superar el umbral de la pobreza extrema, pero no el umbral de la línea de la pobreza (canasta alimentaria más la no alimentaria). Lamentablemente, en nuestro país el mandato constitucional relativo a que el salario sea remunerador, no se cumple

Fuente: elaboración propia con base en las estadísticas sobre las Líneas del bienestar del CONEVAL y el Índice de la Tendencia Laboral de la Pobreza www.coneval.org.mx

Por otro lado, la línea del bienestar se incrementó, en el mismo periodo, en el orden del 3.4% para los ámbitos rurales, al crecer de $1,930.78 mensuales en enero del 2018, a $1,997.40 en mayo del 2019; para los ámbitos urbanos el incremento fue de 3.2%, pasando de $2,983.18 mensuales en enero del 2018 a $3,079.62 en el mes de mayo del 2019.

Urge revisar los umbrales

De acuerdo con el CONEVAL, en el mes de mayo, el valor diario de la canasta alimentaria por persona en el sector rural es de $36.98 pesos. Esto alcanza para 3.96 pesos tanto para tortillas de maíz como maíz en grano; 1.70 pesos para productos de trigo; 26 Centavos de pesos para productos de arroz; 5.28 pesos diarios para carne de res; 3.7 pesos para productos de pollo; 36 Centavos de un peso para pescado; 2.42 pesos para leche; 41 Centavos para queso; 99 Centavos para huevo; 48 centavos para aceites; 58 centavos para papa; 3.35 pesos para verduras; 1.47 pesos para frijol; 1.96 pesos para frutas frescas; 49 centavos para azúcar y mieles; 28 centavos para alimentos preparados; 1.94 para bebidas no alcohólicas; y 7.35 pesos para alimentos y bebidas fuera del hogar y otros alimentos preparados.

¿VIDA BARATA?

El valor económico que tienen los servicios y mercancías en la vida cotidiana nacional es sumamente bajo. Es cierto que en el Coneval se ha asumido una cierta visión de derechos; pero la determinación de los mínimos aceptables como umbrales de pobreza debe ser nuevamente abierta y discutida para armonizarla con el texto constitucional y comenzar a homologarla con los estándares de países con economías y modelos de desarrollo más igualitarios que el nuestro.



Fuente: elaboración propia con base en las estadísticas sobre las Líneas del bienestar del CONEVAL y el Índice de la Tendencia Laboral de la Pobreza www.coneval.org.mx

Como puede verse, se trata de umbrales que no responden a la dignidad humana, pues si acaso garantizarían mínimos se subsistencia que le permitirían a las personas no morir de hambre, pero que no son aceptables frente al contenido del Artículo 1º Constitucional.

Crecen los ingresos, pero no alcanza

El valor deflactado con la canasta alimentaria del ingreso laboral per capita en México se ubicó, en el primer trimestre de 2019, en $1,594.3 pesos mensuales. Los contrastes entre el ámbito rural y el urbano son, sin embargo, profundos, pues en efecto, en las localidades con menos de 2,500 habitantes, se ubicó en $937.66; por su parte, en el ámbito urbano, el valor del ingreso laboral per capita fue de $1,813.9 pesos mensuales en el primer trimestre de este 2019.


Lee también: «Por inflación, un salario mínimo no alcanza para lo básico»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programas

Cargando...