Seleccionar página

Enfrentamos una emergencia climática

Enfrentamos una emergencia climática

¿Estamos realmente frente a un cambio climático? El panel de la ONU Premio Nobel de la Paz, constituido por más de 2,600 científicos de todo el planeta y principal monitor de lo que está sucediendo, ha advertido que las tendencias en curso configuran una situación que por su gravedad efectivamente debería denominarse como «emergencia climática». Aquí algunos datos nuevos sobre el problema.                 

EL ASCENSO DEL DIÓXIDO DE CARBONO

Los gases invernadero son los causantes centrales del aumento de la temperatura promedio: del «calentamiento global» que está generando daños inéditos al planeta.

Los lidera el dióxido de carbono. Sus emisiones acaban de alcanzar una cifra récord. Llegan actualmente a 415 partes por millón, mientras que en los 800,000 años previos a la revolución industrial fueron de 300 partes por millón. 

Lo anterior significa que crecieron en 2.5 partes por año en la última década. Según los científicos, están en el nivel más elevado de los últimos tres millones de años. 

Ello afecta duramente los tres elementos fundamentales para la vida: las tierras que se desertifican y se tornan no utilizables para la agricultura, el agua que escasea cada vez más entre otras razones por las sequías continuadas y la calidad del aire que respiramos, que es crecientemente más poluto. Todo esto, entre las resultantes migraciones masivas de campesinos desesperados. Se estima que este año serán más de 22 millones.                 

PASANDO EL UMBRAL DEL 1.5%

Se considera que el Mediterráneo es la zona que más sufre el calentamiento global.  Un estudio reciente demuestra que en esa área, poblada por 500 millones de personas, la temperatura esta pasando el límite de 1.5% más que la temperatura promedio previa a la revolución industrial, fijado como cota crítica. 

La mayoría de sus habitantes es pobre y, por ende, viven on grado de vulnerabilidad mayor y casi sin protección.                

LOS MEGAINCENDIOS

Las altas temperaturas, y los desequilibrios climáticos están produciendo megaincendios en diversas de las principales áreas boscosas del orbe. Las consecuencias pueden ser tan serias como las que se están dando en California.    

Las leyes de este estado, que es la sexta economía del mundo, y uno de los más avanzados, protegen a aquellos que sufren incendios, penando a las compañías eléctricas,que con frecuencia desprenden chispas que los inician.  

La mayor empresa eléctrica del Estado se declaró en quiebra, al superar la magnitud de incendios todas sus previsiones. Frente a nuevas previsiones de megaincendios, optó ahora por una solución extrema: cortó la provisión de energía eléctrica a vastas zonas. Se quedaron sin luz 600,000 personas.                

EL AMAZONAS SIGUE ARDIENDO

A pesar de las reiteradas denuncias, el Amazonas, pulmón de la humanidad, sigue siendo escenario de numerosos incendios boscosos,  producidos  por los intereses económicos que quieren eliminar bosques y expulsar al millón de indígenas que lo pueblan para quedarse con las tierras y explotarlas.  

Favorecidos por las máximas autoridades, continúan actuando impunemente. El Amazonas, gran reserva natural de planeta, le proporciona oxigeno, lluvias y es uno de los mayores absorbedores de dióxido de carbono.  

Todo ello está en riesgo. El gobierno del Brasil ha atacado incluso la decisión papal de realizar un Sínodo de Obispo en el Amazonas mismo.                 

LA PRODUCCION DE ALIMENTOS

La FAO acaba de reportar que hay 820 millones de personas con hambre y 2,000 millones con inseguridad almentaria. Predominan los niños que no reciben los seis micronutrientes imprescindibles. 

Si no ingieren el zinc que necesitan van a tener afectaciones cerebrales; si no tienen el hierro, anemia. Hay un problema clave: los pobres no tienen los ingresos para alimentar a sus niños. El impacto del cambio climático agudiza esta situación en tres alimentos esenciales para ellos, como el maíz, el arroz y el trigo.                      

LA DESTRUCCIÓN DE LOS BANCOS DE CORALES

Los bancos de corales son vitales para la vida marina y para la nutrición de los peces; son un alimento decisivo para el mundo y para los pobres cercanos a los mares. Los últimos estimados refieren que el aumento del calor en el mar ha incidido en la muerte del 40% de los corales, y ese porcentaje puede duplicarse en las próximas dos décadas si no se actúa.                   

Como Greta, la líder del gran movimiento mundial de protesta medio  ambiental de los estudiantes secundarios, lo señaló en la Cumbre de Davos: «muchas personas están muriendo; ecosistemas enteros están colapsando.  Estamos al inicio de una extinción masiva y ustedes siguen hablando acerca de dinero y fábulas de crecimiento eterno, ¿cómo no les importa?».                    

El tiempo de la acción  urge ante lo que Papa Francisco ha llamado «el gemido de la tierra».

* Bernardo Kliksberg es asesor de numerosos organismos internacionales.   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programas

Cargando...