Martes, 03 Octubre 2017 22:00

El estado de la democracia mexicana / Invitado: José Woldenberg Karakowsky

Escrito por México Social
Valora este artículo
(1 Voto)

WOLDENBERG

De acuerdo con el último Informe del Latinobarómetro, de 2016, la democracia en Latinoamérica se ha consolidado de manera imperfecta y la región no ha logrado transitar a grados superiores de democracia. 

 

La medición del Latinobarómetro indica que, por cuarto año consecutivo, el apoyo a la democracia en esta parte del continente no mejora, pues decayó a 54% en 2016, lo cual significa una baja de dos puntos porcentuales desde el año 2015.

Asimismo, 23% de los latinoamericanos se declararon indiferentes hacia el tipo de régimen que los gobierne. El dato más alarmante consiste en que 15% de los ciudadanos latinoamericanos brinda apoyo al autoritarismo.

En México, el apoyo a la democracia es aún menor que el promedio para Latinoamérica, con sólo 48% de los mexicanos que consideran que la democracia es preferible a cualquier otra forma de gobierno, por debajo de países como Colombia y Perú. Por otra parte, en México, sólo uno de cuatro ciudadanos manifiesta aprobación hacia el gobierno.

El estudio del Latinobarómetro mide una gama extensa de satisfacción con la situación económica, la sociedad y la política. Da muestra de que, nunca antes, los ciudadanos de la región habían demostrado tanto descontento.

La insatisfacción y demandas de los ciudadanos hacia los sistemas democráticos en nuestra región tienen que ver con la falta de inclusión, las profundas desigualdades y la corrupción, los cuales se constituyen como los fenómenos más potentes que retienen el crecimiento de la democracia. Los expertos aseguran que mientras no se desmantelen las desigualdades, no se logrará una consolidación de ésta.

En el caso de nuestro país, de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), 46.2% de la población del país vive en situación de pobreza. Asimismo, la corrupción permeado el sistema político en todos sus órdenes y niveles. La violencia también es uno de los principales problemas que aquejan a nuestra sociedad. Entre enero de 2014 y junio del 2017 se han registrado 135 mil homicidios, una cifra histórica documentada por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Es necesario que, en este inicio del proceso electoral del 2018, exijamos un debate político de altura. En las 50 semanas efectivas de gobierno de aquí a la elección del próximo Gobierno de la República, nuestra democracia debe ser capaz de generar y procesar un diálogo responsable sobre cómo resolver, en los próximos sexenios, los problemas que arrastramos desde hace treinta años.

Mira el programa en: 

democracia

Visto 57 veces