Martes, 16 Octubre 2012 01:00

Hambre y Pobreza

Escrito por Mario Luis Fuentes / CEIDAS
Valora este artículo
(88 votos)

De acuerdo con los datos del INEGI, en México mueren cada año aproximadamente 8,500 personas a causa de la desnutrición, de ellos, un promedio de 850 tenían menos de 5 años de edad. Según los datos de la Secretaría de Salud, anualmente se enferman más de 170 mil personas por la falta de alimentos; todo ello, en un contexto en el que más de 28 millones de mexicanos viven en vulnerabilidad por carencia de acceso a la alimentación, y 11.7 millones en condiciones de pobreza extrema. Lo peor es que, según el INEGI, de los 48.7 millones de personas que trabajan, hay 22.1 millones que reciben ingresos por debajo de 120 pesos diarios.

México es un país en el que se padece hambre. Cada año enferman y mueren miles de personas porque no tienen una ingesta suficiente ni adecuada de alimentos, como resultado principalmente de las persistentes condiciones de pobreza, rezago social, marginación y discriminación que privan en todo el país.

Este mes se conmemoran dos fechas de singular relevancia en el marco de la cuestión social. El día de hoy, el Día Mundial de la Alimentación; mientras que el día de mañana, 17 de octubre, se conmemora el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza.

Ambas fechas constituyen una muy importante oportunidad para reflexionar sobre los enormes retos que enfrentará la próxima administración para garantizar los derechos de la justicia social y evitar las muertes que no deben ser, sobre todo cuando se trata de fallecimientos causados por la falta de alimentos.

Enferman por desnutrición

En nuestro país hay un alto número de personas que cada año enferman a causa de la desnutrición, en las tres dimensiones que define la Secretaría de Salud: desnutrición severa, desnutrición moderada y desnutrición leve. De acuerdo con los Anuarios de Morbilidad, entre los años 2005 y 2010 han enfermado en conjunto, 1,020,839 personas por las tres causas señaladas.

Visto en cada una de sus dimensiones, en el periodo señalado, la Secretaría de Salud estima en 831,533 casos de desnutrición leve, es decir, un promedio de 138 mil personas con este grado de desnutrición cada año; en segundo lugar en magnitud se encuentran los casos de desnutrición moderada, de los cuales los datos oficiales están estimados en 151,188 casos entre 2005 y 2010.

Los casos más extremos son los relativos a la desnutrición severa, los cuales acumulan un total de 38,188 entre 2005 y 2010, lo que implica un promedio anual de 6,353 casos anuales.

Cabe destacar que, según el documento: “Vigilancia de la nutrición y el crecimiento del niño”, elaborado por la Secretaría de Salud, la desnutrición leve “se presenta cuando la cantidad y variedad de nutrimentos que la persona recibe son menores a sus requerimientos. Al inicio se caracteriza por la pérdida o no ganancia de peso”.

Por otra parte, la desnutrición moderada: “Se presenta cuando la falta de nutrimentos se prolonga y acentúa, la desnutrición se agudiza y fácilmente se asocia a procesos infecciosos, se manifiesta con mayor déficit de peso, detención del crecimiento, anorexia y mayor facilidad para contraer infecciones”.

Finalmente, la desnutrición severa: “Se presenta cuando hay falta prolongada de alimentos asociada a padecimientos infecciosos frecuentes; la anorexia se intensifica y la descompensación fisiológica del organismo llega a tal grado, que pone a la persona en grave peligro de muerte”.

La consecuencia: muertes en exceso evitables

Los severos contextos de pobreza, marginación y, sobre todo, de desigualdad que se viven en nuestro país, llevan a que las poblaciones vulnerables se enfrenten a la pérdida de la salud, y en el extremo, a la pérdida de la vida a causa de la falta de alimentos en el organismo.

De acuerdo con los registros de mortalidad del INEGI, en México han fallecido, entre los años 2001 y 2010, más de 85 mil personas a causa de la desnutrición, es decir, un promedio de 8,534 decesos anuales, o dicho de manera mucho más ilustrativa, una muerte por desnutrición cada hora.

Es de destacarse que, a diferencia de la tendencia de la morbilidad (el número de personas que enferman cada año por la desnutrición), la mortalidad por desnutrición se ha mantenido, en números absolutos, sin variaciones significativas a lo largo de los últimos diez años para los que se cuenta con información, lo cual habla de la severidad del daño que se provoca al organismo cuando se pasa por periodos prolongados de carencia de ingesta de alimentos sanos e inocuos.

Adultos mayores: los más vulnerados

De acuerdo con los datos del INEGI, las personas mayores de 80 años concentran el 70% del total de fallecimientos que se presentan en el país a causa de la desnutrición; en los 10 años señalados, los decesos para este grupo de población suman 47,650 casos.

En segundo orden de magnitud está la población que al fallecer por causa de la desnutrición tenía entre 70 y 79 años de edad, quienes sumaron en el periodo señalado, un total de 13,063 casos.

Destaca que en tercer sitio se encuentran las muertes por desnutrición de niñas y niños menores de 10 años, entre quienes los decesos por desnutrición sumaron, entre 2001 y 2010, un total de 9,197 casos; sobresale además que son los más pequeños quienes están más expuestos a morir por falta de una alimentación adecuada.

En efecto, los datos de INEGI muestran que en la década pasada fallecieron 5,777 niñas y niños antes de cumplir su primer año de vida a causa de la desnutrición; le sigue en segundo lugar el grupo de 1 a 4 años de edad, entre quienes fallecieron 2,696 entre 2001 y 2010; y finalmente está el grupo de 5 a 9 años de edad, entre quienes se registran 724 decesos por desnutrición en el periodo señalado.

Pobreza creciente

De acuerdo con los datos del CONEVAL, entre los años 2008 y 2010, el porcentaje de población vulnerable por carencia de acceso a la alimentación pasó de 21.7% a 24.9%; es decir, según estos datos, uno de cada cuatro mexicanos vive bajo este tipo de vulnerabilidad.

Asimismo, según el artículo de Gonzalo Hernández Licona, Secretario Ejecutivo del CONEVAL, publicado en la edición de octubre de la revista México Social, el porcentaje de población con ingresos por debajo de la línea del bienestar, creció en 4.8%; por su parte, el porcentaje de personas con ingresos por debajo de la canasta básica alimentaria (es decir, pobreza extrema), creció en 3.2%.

En números absolutos lo anterior se resume en la existencia de 52 millones de personas pobres, de las cuales 11.7 millones se encuentran en condiciones de pobreza extrema; mientras que otros 28 millones de personas viven en condiciones de vulnerabilidad por carencia de acceso a la alimentación.

Un panorama incierto

A pesar de que la medición de la pobreza se lleva a cabo cada dos años, el CONEVAL cuenta con un indicador parcial denominado Índice de la Tendencia Laboral de la Pobreza, el cual mide el incremento o la reducción del porcentaje de personas que, teniendo trabajo, perciben ingresos por debajo de la línea del bienestar (aproximadamente 2,328 pesos al mes de agosto de 2012).

Este indicador ha crecido aproximadamente un 8% entre 2010 y lo que va del 2012, lo cual, de la mano con el crecimiento reciente de los precios de los alimentos, puede agudizarse en los siguientes meses debido a la pérdida del poder adquisitivo, en particular de los más pobres.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, al II Trimestre de 2012 había un total de 22.1 millones de trabajadores que recibían ingresos por debajo de dos salarios mínimos mensuales, es decir, el 45.3% de la población ocupada del país.

*Columna publicada bajo el mismo nombre en el periódico Excélsior, 16-Octubre-2012, p. 20

METODOLOGÍA                                                           

La selección de los indicadores para elaborar esta investigación se apegó a los siguientes criterios: 1) provienen de fuentes oficiales o de organismos internacionales; 2) son datos con representatividad nacional; 3) son datos con rastreabilidad, con la misma metodología durante los últimos diez años.

(*) Este texto se elaboró con material del Centro de Estudios e Investigación en Desarrollo y Asistencia Social

Visto 69030 veces