Martes, 26 Febrero 2013 00:00

El drama de la deserción escolar

Escrito por Mario Luis Fuentes / CEIDAS
Valora este artículo
(10 votos)

Según el censo del 2010, de los 6.71 millones de adolescentes entre 15 y 17 años de edad que había en ese año en el país, 2.21 millones no asistían a la escuela. Según la Encuesta Nacional de Deserción en la Educación Media Superior, 2012, en los últimos 10 años la cifra de adolescentes que han tenido que dejar el bachillerato es de 6.5 millones. Esto ha dado como resultado que, de cada 100 alumnos que ingresan a la primaria, sólo 36 finalizan el nivel medio-superior. Las entidades con peores indicadores en este rubro son: Nuevo León, Distrito Federal, Chihuahua, Morelos, Guanajuato y Coahuila.

Uno de los mayores retos pendientes que se tienen en México en el ámbito de la educación es el relativo a la llamada “deserción escolar”, término que, de inicio debería ponerse en tensión; en efecto, es tal la complejidad que está detrás de cada decisión de dejar los estudios, que resultaría irresponsable asumir que se trata de una actitud de “irresponsabilidad” o simple “abandono” de parte de las y los jóvenes que dejan de asistir a la escuela.

Desde esta perspectiva, sería deseable que la Secretaría de educación Pública modificara el concepto ya que, asumido de manera estricta, resulta incluso estigmatizante y discriminatorio para aquellas y aquellos jóvenes que se han visto obligados a no concluir los estudios de educación media superior.

De acuerdo con los datos del censo del 2010, en México había en ese año un total de 822,563 adolescentes entre los 15 y los 17 años de edad. De ellos, no asistían a la escuela 269,441, es decir, el 30.5%. debe destacarse que la inasistencia al bachillerato es mayor entre los hombres que entre las mujeres, pues de los 443,423 adolescentes del sexo masculino contabilizados en el 2010, había 140,850 que no estaban inscritos en el nivel de educación media-superior, dato equivalente al 31.8% de ellos.

Por su parte, de las 439,140 mujeres en edad de asistir al bachillerato, el Censo del 2010 contabilizó a 128,591 que no tenían la oportunidad de hacerlo, cifra equivalente al 29.3% de las adolescentes en edad de estudiar la educación media superior.

Los estados con menor asistencia

En todo el país hay 17 entidades que tienen índices de inasistencia al bachillerato, superiores a la media nacional. La peor situación de encuentra en Michoacán, en donde el 45.1% de las y los adolescentes que en el 2010 estaban entre los 15 y los 17 años de edad no asistían a la escuela.

En segundo lugar se encuentra Guanajuato, con un 41% de inasistencia en el grupo de edad señalado, en el 2010; en tercer sitio está Chiapas, con un 39.8%; le sigue en cuarto sitio Zacatecas con un 39%; y en el quinto peor lugar se encuentra el estado de Guerrero, con un 36.9% de inasistencia.

Otras entidades con promedios superiores al nacional son: Jalisco, Durango, Aguascalientes, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Hidalgo, Morelos, y San Luis Potosí.

El drama de la deserción

En el año 2012 se presentaron los resultados de la Encuesta Nacional sobre deserción en el nivel medio superior. En ella se establece que hay al menos dos indicadores fuertemente relacionados con el de la deserción escolar. El primero de ellos es el relativo a la eficiencia terminal, es decir, el número de alumnas y alumnos que terminan el ciclo completo de la educación media superior, respecto del número que ingresaron en un determinado ciclo escolar.

En ese sentido, México tiene uno de los niveles más bajos de eficiencia terminal entre los países de la OECD, en donde la media es de 68%; en contraste, para nuestro país el porcentaje alcanza únicamente el 52%. Debe destacarse que la eficiencia terminal es mayor en las mujeres que entre los hombres, al registrarse una tasa de 55% para ellas, y de 48% para ellos.

El segundo indicador relacionado con la deserción es la tasa de graduación, es decir, el porcentaje de alumnas y alumnos. En países de la OECD como Finlandia, Japón o Alemania, se sitúa por arriba del 90%; en el nuestro, es de apenas 45%, muy por debajo del promedio general de los países miembros de este organismo, el cual se sitúa en 75%.

Para comprender la magnitud de la llamada “deserción escolar” a lo largo de la trayectoria escolar que va de la primaria a la educación media superior, debe considerarse que, de cada 100 niñas y niños que ingresaron en 1999 a la primaria, únicamente 80 lograron egresar del sexto grado en la “edad normativa”; posteriormente, al finalizar el ciclo de la secundaria, de los 100 que ingresaron a la primaria en 1999, sólo 66 lograron finalizar en tiempo y forma la secundaria; mientras que únicamente  36 lograron terminar la preparatoria o el bachillerato.

En este contexto, los datos de la SEP indican que ha habido una lenta disminución de la tasa de deserción escolar, la cual pasó de 18.8% en el ciclo 1990-1991, a una de 14.4% en el ciclo 2011, 2012; esto significa una reducción de únicamente 4.4 puntos porcentuales, o bien una reducción de 23% en dos décadas.

Una tendencia similar se observa con la tasa de reprobación, la cual también está íntimamente vinculada a la tasa de deserción escolar. Ésta tasa bajó de 44.2% en el ciclo escolar de 1990-1991, a 32.5% en el ciclo escolar 2011-2012. En este caso se trata de una reducción de apenas el 26.4% en dos décadas.

Magnitudes alarmantes

En números absolutos las magnitudes son preocupantes, pues de los 4.18 millones de alumnas y alumnos que iniciaron el ciclo escolar 2010-2011, hubo 625,142 que dejaron sus estudios, de los cuales, 282,213 fueron mujeres y 342,929 hombres.

En total, entre los ciclos escolares 2000-2001 y el 2010-2011, más de 6.5 millones de adolescente san tenido que dejar la escuela; y de acuerdo con el módulo especial de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, relativo a la educación media superior, más del 52% de ellos han tenido que hacerlo debido a dificultades económicas en sus hogares; mientras que un 23% dejó la escuela por embarazo, matrimonio o unión.

Los estados con mayor deserción

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Deserción en la Educación Media Superior, las entidades del país en que hay mayor porcentaje de alumnas y alumnos que tuvieron que dejar sus estudios en el ciclo 2010-2011 son: Nuevo León con un 23.55%; Distrito Federal con 18.53%: Chihuahua con un 17.57%; Morelos con un 17.50%; Guanajuato con 17.48% y Coahuila con 17.39%.

Es de llamar la atención que en varias de las entidades más pobres la deserción escolar en educación media superior es más baja: en Puebla es de 10.06%; en Chiapas de 10.35%; en tabasco de 11.96%; en Veracruz de 12%; en San Luis Potosí de 12.64%; y en Guerrero de 12.91%. 

*Columna publicada bajo el mismo nombre en el periódico Excélsior, 16- Febrero- 2013, p.22

METODOLOGÍA                                                           

La selección de los indicadores para elaborar esta investigación se apegó a los siguientes criterios: 1) provienen de fuentes oficiales o de organismos internacionales; 2) son datos con representatividad nacional; 3) son datos con rastreabilidad, con la misma metodología durante los últimos diez años.

(*) Este texto se elaboró con material del Centro de Estudios e Investigación en Desarrollo y Asistencia Social

Visto 25497 veces