Martes, 05 Marzo 2013 00:00

Diversidad y violencia: rasgos de las familias

Escrito por Mario Luis Fuentes / CEIDAS
Valora este artículo
(11 votos)

De acuerdo con el INEGI, en el 2010 había 28.15 millones de hogares; de éstos, 6.91 millones tenían como jefa a una mujer. Según los datos oficiales, hay una profunda transformación y diversificación de las familias, pues en el 2010, sólo 18.07 millones eran hogares nucleares. Las mujeres siguen viviendo el mayor número de agresiones: entre 2002 y 2011, INEGI contabiliza 144 matrimonios diarios de mujeres menores de 18 años, así como 31 denuncias penales diarias por delitos de violencia en las familias.

Las familias, de acuerdo con la Declaración Universal de los Derechos Humanos (ONU, 1948), constituyen “el elemento natural y esencial de la sociedad y tienen derecho a la protección de la propia sociedad y el Estado”.

En nuestro país, las transformaciones tanto sociales como jurídicas han llevado a una profunda modificación de los arreglos y dinámicas al interior de las estructuras familiares, dando paso a nuevas modalidades y tipologías.

Por ejemplo, el hecho de que la unión entre personas del mismo sexo tenga reconocimiento pleno en el Distrito Federal, asunto respecto del cual la Suprema Corte de Justicia de la Nación ya ha analizado y determinado su constitucionalidad, debe llevar a una reconsideración en los tipos y alcances en los análisis y generación de datos e información respecto de las familias mexicanas.

¿Cuántas familias hay en México?

De acuerdo con el Censo del año 2010, en México habría dos grandes tipologías de clasificación de los hogares: Familiares y No Familiares. Los primeros se subdividen en varias clases: a) Familiares nucleares; b) familiares ampliados y; c) familiares compuestos.

En total, en México hay 28,159,373 hogares; de ellos 21,243,167 tienen como Jefe del hogar, es decir, como principal aportante económico a un hombre; y en 6,916,206 casos la jefa del hogar es una mujer.

De estos hogares, 18,073,773 son hogares familiares nucleares (equivalentes al 64.18%), es decir, son aquellos en los que la estructura corresponde al modelo de “familia tradicional” compuesta por los padres y madres (o uno sólo de ellos) y las e hijos. Entre estos hogares, el 75% son jefaturados por hombres y el 25% por mujeres.

De esos 18 millones de hogares nucleares, 12.72 millones son hogares biparentales, es decir, en los que están presentes de manera permanente la madre y el padre. De ellos, en el 95% de los casos el jefe del hogar es un hombre y en sólo el 5% la jefa es una mujer.

Por su parte, del total de los hogares familiares nucleares, 2,563,993 son monoparentales, es decir, sólo está presente uno de los progenitores o tutores. En este caso, la infinita mayoría de las jefas de los hogares son mujeres, es decir, 2,414,105, lo que equivale al 86% del total.

Los hogares ampliados son aquellos en los que además del núcleo familiar, vive con ellos alguna otra persona con vínculos familiares directos con la jefa o jefe de la familia. De éstos el INEGI contabilizó en el 2010 un total de 6,765,097. De ellos, dos de cada tres tienen como jefe a un hombre, y uno de cada tres es jefaturado por una mujer.

INEGI define además la categoría de “Hogares ampliados no clasificados en otra parte”, de los cuales contabilizó 1.38 millones en el 2010; de ellos 6 de cada 10 tienen como jefe a un hombre.

Finalmente están los hogares compuestos, los cuales se caracterizan por estar integrados por un hogar familiar, más un miembro sin vínculo familiar con el jefe o jefa de la familia. De éstos el INEGI contabilizó 385,163 casos en el 2010, de los cuales tres de cada cuatro están jefaturados por hombres.

Altas y bajas: matrimonios y divorcios

No es exagerado decir que México tiene una de las dinámicas demográficas más intensas del mundo. Al ser la 11ª población planetaria más numerosa, es evidente que las transformaciones tanto estructurales como coyunturales exigen de una continua observación y análisis.

Desde esta perspectiva es pertinente destacar que de acuerdo con los registros administrativos del INEGI, en México se han llevado a cabo 6.53 millones de matrimonios entre los años 2001 y 2011, lo cual implica un promedio anual de 593,868 casos por año.

En este ámbito hay una buena noticia; el número de matrimonios de mujeres menores de 15 años ha caído drásticamente, pasando de 466 casos en el año 2001, a 83 en el año 2011. También ha disminuido el número de matrimonios de mujeres que tienen entre 15 y 19 años de edad, pasando de 82,922 en el año 2001, a 52,646 casos en el año 2011. Aún con esta reducción, esa cifra implica un promedio diario de 144 matrimonios de mujeres adolescentes.

En sentido contrario se muestra la tendencia de los divorcios en el país. En términos generales, las estadísticas muestran que entre 2001 y 2011 se incrementó en 60% el número de divorcios que se han llevado a cabo ante el registro Civil.

En suma, son 813,149 casos; y en promedio para la última década se trata de 75,518 casos anuales, es decir, un promedio de 206 divorcios diarios en todo el país.

Estas cifras indican que en el 2011, por cada 6 matrimonio hubo un divorcio, cifra que contrasta con la que existía en el año 2001, en el que por cada 11 matrimonios se registraba un caso de divorcio.

La violencia: el gran flagelo

De acuerdo con los datos del INEGI, entre los años 2009 y 2011 se procesaron 33,795 casos por denuncias ante el Ministerio Público por delitos vinculados a la violencia intrafamiliar. La cifra es alarmante pues, implica un promedio de 31 averiguaciones previas diarias por delitos vinculados a los ámbitos familiares.

Entre los delitos denunciados, los más numerosos se encuentran en la categoría de “Incumplir obligaciones de asistencia y convivencia familiar”, los cuales suman, en los tres años considerados, 14,187 casos.

En orden de magnitud se encuentran los casos tipificados como de Violencia Intrafamiliar, los cuales suman, entre los años del 2009 al 2011, un total de 13,093; esto es, un promedio de al menos un caso cada dos horas.

En el mismo nivel se encuentran los delitos de Corrupción de Menores e Incapaces y el de Abandono de Familiares y Sustracción de Menores e Incapaces; en los tres años considerados suman cada uno un total de 1,406, 1,375, y 1,358 casos, respectivamente. En ambas categorías la magnitud de estos delitos implica al menos una denuncia al día.

El resto de los delitos considerados en este análisis se agrupan en las categorías de “Sustracción y tráfico de menores; Estupro; Abandonar y no asistir a menores de edad; Adulterio; Explotación sexual de menores e incapaces; matrimonios ilegales; Violación al secreto personal o familiar; Incesto y Exposición de Menores e incapaces.

*Columna publicada bajo el mismo nombre en el periódico Excélsior, 05- Marzo- 2013, p.23

METODOLOGÍA                                                           

La selección de los indicadores para elaborar esta investigación se apegó a los siguientes criterios: 1) provienen de fuentes oficiales o de organismos internacionales; 2) son datos con representatividad nacional; 3) son datos con rastreabilidad, con la misma metodología durante los últimos diez años.

(*) Este texto se elaboró con material del Centro de Estudios e Investigación en Desarrollo y Asistencia Social

Visto 17655 veces