Martes, 20 Agosto 2013 01:00

Distrito Federal: derechos desiguales

Escrito por Mario Luis Fuentes / CEIDAS
Valora este artículo
(2 votos)

A pesar de los avances, el Distrito Federal sigue siendo un territorio con marcados contrastes: en el 2012 el CONEVAL contabilizó a 2.56 millones de personas en situación de pobreza, entre los cuales, 219 mil viven en pobreza extrema. Adicionalmente, el 52.5% de sus habitantes carece de seguridad social; 1.2 millones de personas laboran en la informalidad; mientras que la violencia y la impunidad continúan: en el 2012 se cometieron 2.1 millones de delitos, de los cuales sólo el 10% fueron atendidos por la autoridad.

El Distrito Federal forma parte de una de las Zonas Metropolitanas más pobladas y extensas del mundo. Como tal, es considerado también como una de las Capitales nacionales más complejas en todo el orbe, pues en ella confluyen las más diversas formas de pensamiento y de interacción ciudadana.

A pesar de los notables avances que se han conseguido, el Distrito Federal está todavía lejos de alcanzar estándares de vida similares a los de otras capitales en las que, el estado de derecho, y el acceso a niveles adecuados de bienestar son la norma.

Lo anterior cobra mayor sentido, si se asume a la agenda de los derechos humanos desde una perspectiva amplia, es decir, considerándolos como el conjunto de derechos políticos y civiles, pero también incluyendo a los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales de la población.

La magnitud de la pobreza

Debe destacarse que en la última medición multidimensional de la pobreza, presentada por el CONEVAL el lunes 29 de julio, los datos para el Distrito federal resultan preocupantes, pues a pesar de que se mantiene como la tercera Entidad con menor proporción de población en pobreza en el país, por debajo de Nuevo León y Coahuila, el indicador se mantuvo constante entre los años 2010 y 2012, pues mientras que en el primer año referido se ubicó en 28.5%, para el año pasado tuvo un ligero repunte, llegando a 28.9%.

En números absolutos el número de pobres en el Distrito Federal creció de 2.53 millones de personas contabilizadas en el 2010, a 2.56 millones en el 2012; de esa cifra, habría al cierre del año pasado un total de 2.34 millones de pobres moderados, y 219 mil personas en pobreza extrema.

Si bien es de destacarse que el Distrito Federal presenta, junto con Nuevo León las tasas más bajas de personas en condición de pobreza extrema en el país, dada la magnitud demográfica, el incremento registrado en los dos últimos años implica un número absoluto de 26,600 personas en pobreza extrema.

La vulnerabilidad sigue presente

El rubro en el que más se avanzó en el Distrito Federal, en consonancia con lo que ocurrió en los últimos dos años en el país, es el de la cobertura de servicios de salud, pues de acuerdo con las cifras oficiales, el porcentaje de personas sin acceso a estos servicios disminuyó en casi 10 puntos porcentuales en los últimos dos años, es decir, una reducción del 32.5% en el 2010 a 23.4% en el 2012.

Sin embargo, hay dos indicadores que preocupan en lo relativo a la cuestión social: el primero, es referente al acceso a la seguridad social, el cual se mantuvo literalmente sin cambios en el periodo señalado, manteniéndose un porcentaje de 52.5% de la población que carece de acceso a prestaciones económicas y sociales asociadas a su trabajo.

Otro de los indicadores “fuertes” derivados de la medición de la pobreza 2012, es el relativo al porcentaje de personas que vive en condiciones de vulnerabilidad por carencia de acceso a la alimentación, lo cual, en una ciudad que es depositaria de una de las centrales de abasto más grandes del mundo, así como de diversos bancos de alimentos, y coberturas enormes de programas alimentarios, resulta francamente incomprensible.

En efecto, la reducción en el citado indicador fue de 15.5% en el año 2010 a 13% en el 2012; lo anterior significa que, en números absolutos, hay todavía en el D.F, 1,157,500 personas que viven en vulnerabilidad por no tener acceso a una alimentación adecuada.

Desempleo e informalidad

En el ámbito de los derechos laborales también hace falta un enorme trecho por recorrer. De acuerdo con los resultados del último levantamiento de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, en el Primer Trimestre del 2013, el 34% de la población ocupada en el Distrito Federal percibía ingresos por debajo de los dos salarios mínimos, porcentaje que, como puede verse, es muy cercano al porcentaje de personas en condiciones de pobreza en la ciudad.

Adicionalmente, el 55.2% de las personas que trabajan o desarrollan alguna actividad remunerada o productiva sin recibir remuneración, carecen de acceso a prestaciones de salud, como producto del trabajo que desarrollan.

Quizá el peor dato en materia laboral se encuentra en la cuestión relativa a la informalidad laboral, pues aún en el Distrito Federal millones de empleos no se apegan a la categoría del “trabajo digno”.

Lo anterior es revelador de las difíciles condiciones que hay en el país y de la problemática mayor de crisis económica y precariedad laboral en todo el país; aún con ello, es importante decir que 1,207,465 personas que trabajan en el D.F. lo hace en el sector informal; es decir, una suma equivalente al 29.4% de las personas ocupadas.

Continúa la violencia

Estos datos permiten poner en contexto la enorme violencia que se vive en el Distrito Federal, en términos de niveles de victimización frente al delito; en efecto, la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de la Inseguridad Pública, 2012, muestra que la tasa total de prevalencia del delito en el D.F. es la más alta del país, con una cifra de 33,256 víctimas por cada 100 mil personas mayores de 18 años de edad.

Lo anterior implica que, según los datos del INEGI, en el 2012 hubo 2.21 millones de personas mayores de 18 años de edad, que fueron víctimas de algún delito, mayoritariamente robo a transeúnte.

Debe destacarse que en el Distrito Federal, únicamente el 10% de los delitos que fueron declarados en el 2012 por la ciudadanía, fueron denunciados ante la autoridad, y que sólo en el 71% de ellos se inició una Averiguación Previa. En números absolutos estos datos implican que el año pasado no fueron denunciados a la autoridad 2.5 millones de delitos.

Destaca que en el Distrito Federal el segundo delito que más se comete es el de la extorsión, de los cuales fueron declarados casi medio millón de casos por las víctimas, pero de los cuales sólo fueron denunciados alrededor de 50 mil.
En tercer sitio se encuentra el Robo parcial de vehículos, lo cual habla de la enorme vulnerabilidad y el gigantesco mercado de autopartes robadas que existe todavía en el Distrito Federal.

Como síntesis puede decirse que todas estas cifras son reflejo de las condiciones de corrupción e impunidad que existen en la Capital de la República, y con ellas, todos los problemas asociados a los abusos de autoridad, así como constantes casos de violaciones a los derechos humanos de las personas que lo habitan. 

*Columna publicada con el mismo nombre en el periódico Excélsior, 20- Agosto- 2013, p.24

Facebook: /mexicosocial

Twitter: @mexicosocialorg

Visto 3813 veces