Martes, 30 Septiembre 2014 00:00

Embarazo adolescente: riesgos de salud y vida

Escrito por Mario Luis Fuentes / CEIDAS
Valora este artículo
(1 Voto)

Cada año nacen en promedio más de 450 mil niñas y niños cuyas madres tenían menos de 19 años al momento del parto. Preocupa que, como promedio diario entre 2003 y 2012, se hayan registrado 1,219 casos entre adolescentes de 15 a 19 años, así como 32 casos diarios en niñas de 10 a 14 años. De acuerdo con las estadísticas de natalidad del INEGI, en el 2012 los embarazos de adolescentes representaron el 18.7% del total, y de continuar la tendencia, en el 2015 podría llegarse a un promedio nacional de 20%.

De acuerdo con expertas como Marta Lamas, en las administraciones 2000-2006 y 2006-2012, hubo severas regresiones en las políticas de población en nuestro país; esto, de la mano con la ausencia de políticas para la efectiva garantía de los derechos sexuales y reproductivos de la población, y en particular de mujeres, adolescentes y niñas, nos ha llevado a consecuencias muy relevantes para el país en su conjunto.

La primera de estas consecuencias se encuentra en un ritmo de crecimiento poblacional más allá de lo que se había anticipado en las proyecciones del 2005. En efecto, de acuerdo con el Censo del año 2010, lo que el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), logró documentar es que había 4 millones de personas más, de lo que el Consejo Nacional de Población (CONAPO), había anticipado cinco años atrás.

En medio de esta realidad, uno de los temas que mayor preocupación genera es el relativo al número de embarazos que cientos de miles de jóvenes tienen anualmente, antes de haber cumplido los 19 años de edad. Esto es, mujeres muy jóvenes que tienen hijos a edades tempranas, la gran mayoría de las veces sin desearlo y sin haberlo planeado.

CS30092014-1

El pasado 26 de septiembre se conmemoró el Día Mundial para la Prevención del Embarazo Adolescente no Planificado, ante el cual presentamos en esta entrega los principales datos que pueden alimentar el debate público en nuestro país en esta materia.

Grandes magnitudes

El INEGI estima que en promedio, entre los años 2003 y 2012, han ocurrido al menos 2.59 millones de nacimientos anuales; esto implica que en el lapso señalado, han nacido 25.9 millones de niñas y niños en todo el país, una cifra gigantesca que ha generado que la tasa de fecundidad y la tasa de crecimiento medio anual se mantengan por arriba de lo que se había proyectado hace 30 años.

De esta suma, el propio Instituto señala que ha habido al menos 5.76 millones de nacimientos de niñas y niños cuyas madres tenían menos de 19 años al momento del parto; es decir, se trata de una cifra que implica un promedio anual de 448 mil nacimientos anuales, o bien, un promedio de 1,227 casos diarios en los que se registran partos entre mujeres en el grupo de edad considerado.

Puede decirse que entre el 2003 y el 2010, el número absoluto de embarazos en adolescentes fue creciente, y que sólo hasta el 2011 y 2012 se registró un ligero descenso en las cifras. En efecto, en el año 2003 INEGI contabilizó 403,436 embarazos en mujeres entre los 15 y los 19 años de edad; así como 9,933 casos de embarazos en niñas entre los 10 y los 14 años.

Este último dato es de singular preocupación, porque en ese año implicó un promedio de al menos 27 casos diarios, es decir, un nacimiento, cada hora, de niñas y niños cuyas madres a su vez son literalmente niñas que no habían cumplido 15 años al momento del parto.

CS30092014-2

El pico máximo en números absolutos se alcanzó en el año del 2010, cuando INEGI tiene contabilizados 464,102 embarazos en adolescentes entre los 15 y los 19 años de edad; así como 11,682 casos de niñas que se convirtieron en madres antes de cumplir los 15 años.

Los promedios diarios son datos que deben llevar a una preocupación y una acción decidida: al menos 1,271 partos al día de niñas y niños de madres cuya edad oscila entre los 15 y los 19 años de edad, así como 32 casos diarios de partos en cuyos casos las madres fueron niñas menores de 15 años.

Para el año 2012 la situación no se modificó sustantivamente pues, de acuerdo con los datos del INEGI, ese año hubo 457,192 partos en adolescentes de 15 a 19 años y 10,924 en niñas entre los 10 y los 14 años de edad.

Los números relativos son crecientes

Si las magnitudes absolutas son preocupantes, lo es más el hecho de que año con año crece el peso relativo en el número de los embarazos de niñas y adolescentes, respecto de los embarazos y partos totales registrados anualmente en el país. En efecto, el INEGI muestra que en el año 2000, los partos contabilizados entre mujeres menores de 19 años representaban el 15.9% del total.

Posteriormente, en el año 2006 el porcentaje se incrementó de manera relevante al pasar al 16.3% del total; mientras que para el 2012 el crecimiento fue aún más acelerado pues en ese año, con base en los datos del INEGI, puede sostenerse que los nacimientos en niñas menores de 19 años representaron el 18.7% del total.

CS30092014-3En efecto, entre el año 2000 y 2006, el crecimiento en el porcentaje de embarazos adolescentes fue de aproximadamente 3%; sin embargo, entre los años 2006 y 2012 el crecimiento experimentado fue de 13%, es decir, cuatro veces más que en los seis años previos.

Desigualdades entre entidades

Es interesante observar que el fenómeno del embarazo adolescente, visto desde la perspectiva histórica, no se comporta igual en todas las entidades federativas y de hecho, es difícil establecer un patrón o una línea de causalidad que permita identificar cuáles podrían ser los factores territoriales o de contexto para explicar lo que está ocurriendo en el país.

Así, tomando como referencia los datos del año 2000 al 2012, lo que se encuentra es que los 5 estados con mayor porcentaje de embarazo adolescente son: Chihuahua con 20.4% de partos registrados entre mujeres menores de 19 años, respecto del total de partos de niñas y niños nacidos vivos.

En segundo lugar se encuentra Nayarit con 19.8%; y Coahuila, con un porcentaje prácticamente similar de 19.7%; en cuarto sitio se ubica el estado de Durango, con un porcentaje de 19.4%, y en quinto lugar el estado de Campeche, con 19.3%.

En contraste, las entidades con menor porcentaje de embarazo adolescente son: Jalisco, Nuevo León y Querétaro, con un porcentaje de 15.5% para el mismo periodo del 2000 al 2012; Guanajuato con 15.3%; Oaxaca con 15% y el Distrito Federal, con 14%.

Embarazos de alto riesgo

Se encuentra documentado que a menor edad en el embarazo, mayor riesgo existe de pérdida de salud, y hasta de la vida, para las adolescentes que tienen hijos a edades tempranas. Así lo confirman los datos del INEGI, pues considerando el número de muertes maternas, de acuerdo con los grupos de edad en análisis, se encuentran tasas elevadas.

Así las cosas, la razón de mortalidad materna promedio registrada entre los años 2006 y 2012 para el grupo de niñas de 10 a 14 años, es de 58.9 defunciones por cada 100 mil nacidos vivos. El dato contrasta con el promedio general, es decir, para todas las mujeres de 14 a 49 años, entre quienes la razón de mortalidad promedio para el mismo periodo es de  47 defunciones por cada 100 mil nacidos vivos.

Por su parte, debe destacarse que la razón de mortalidad materna entre las adolescentes de 15 a 19 años se ubica ligeramente por debajo de este promedio, pues para el mismo periodo, le indicador se ubicaría en 33 defunciones por cada 100 mil nacidos vivos, lo cual no deja de ser un indicador grave pues en países con muy alto nivel de desarrollo humano, como por ejemplo en Noruega, la razón es de 7 defunciones por cada 100 mil nacidos vivos. 

*Columna publicada con el mismo nombre en el periódico Excélsior, 30- Septiembre- 2014, p.26

Facebook: /mexicosocial

Twitter: @mexicosocialorg

Visto 2604 veces