Martes, 02 Diciembre 2014 00:00

SIDA: la epidemia continúa

Escrito por Mario Luis Fuentes / CEIDAS
Valora este artículo
(5 votos)

De acuerdo con las Estadísticas de Mortalidad del INEGI, entre 2004 y 2013 murieron por infección del VIH un promedio anual de cuatro mil 958 personas; esto es equivalente a un deceso cada dos horas. Asimismo, los datos de la Secretaría de Salud muestran, que entre 1983 y 2014 se han confirmado 170 mil 963 casos. Las entidades con mayor tasa de notificación de nuevos casos son Campeche, Chiapas y Yucatán; mientras que aquellos en los que registra una mayor tasa de mortalidad por VIH-sida son Tabasco, Veracruz, Quintana Roo y Baja California.

El 1 de diciembre de cada año se conmemora el Día Internacional de la Lucha contra el  sida. Al respecto, ONUsida informa que en el año 2012 había en todo el mundo alrededor de 35.3 millones de personas con VIH. A pesar de que esta cifra es mayor a la registrada en otros años, la “buena noticia” es que en ese año se registró un 33% menos de notificaciones de nuevos casos respecto de 2001.

En efecto, de acuerdo con este organismo de las Naciones Unidas, en 2012 se reportaron 2.3 millones de nuevos casos en todo el mundo, frente a los 3.4 millones que se reportaron al inicio de la década pasada. Asimismo, también se redujo el número anual de muertes al pasar de 1.6 millones en todo el mundo en 2012, frente a los 2.3 millones de decesos contabilizados en el año 2005.

A pesar de estos avances, el llamado de la ONUsida es claro: es urgente continuar fortaleciendo las campañas y acciones de prevención del VIH-sida y otras enfermedades de transmisión sexual; garantizar el acceso universal de antirretrovirales a las y los pacientes con VIH-sida, así como continuar fortaleciendo las campañas informativas para un mejor cumplimiento de los derechos sexuales y reproductivos de la población, y en particular de la más joven.

CS02122014-1

El panorama epidemiológico del VIH- sida en México

De acuerdo con la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud, los primeros casos notificados y confirmados de  sida en México se registraron en el año de 1983. Desde entonces hasta ahora se dio un incremento anual importante en el número de nuevos casos, hasta llegar a una etapa considerada como de “relativa estabilización” que de hecho, muestra ya una tendencia a la reducción en el número anual de notificación de nuevos casos.

En efecto, en el citado año de 1983 hubo un registro de 67 casos; en 1984 se triplicó la cifra al llegar a 195 casos; mientras que para 1985 la cifra original se quintuplicó al superar los 366 casos.

Para el año de 1990 la pandemia se había extendido aceleradamente al llegar a tres mil 710 casos notificados como nuevos en ese año; en 1995 la cifra fue de cinco mil 570; para el año 2000 se había llegado a un nuevo récord con ocho mil 967 nuevos casos, y a partir de ahí la cifra comenzó a estabilizarse.

En 2005 se tuvo un registro de ocho mil 672 casos nuevos; en 2010 de siete mil 133, mientras que al cierre de 2013 la cifra se ubicó —con datos preliminares—, en cinco mil 396 casos; es decir, se está logrando regresar a los niveles que se registraron hace 20 años, cuando la epidemia tenía prácticamente diez años de haber aparecido en el país.

CS02122014-2

Un dato relevante es que, de acuerdo con la Secretaría de Salud, se considera que la epidemia del  sida en México se encuentra “concentrada”, es decir, tiene una prevalencia mayoritariamente entre grupos de riesgo, a saber: hombres que tienen sexo con hombres sin protección; hombres prestadores de servicios sexuales, así como personas que utilizan drogas inyectadas.

En resumen, la Secretaría de Salud informa que entre 1983 y 2014 (con datos preliminares de este año) se han notificado un total de 170 mil 963 casos de VIH y  sida, de los cuales, se tiene un registro de 115 mil 862 personas que se encuentran vivas.

Una distribución desigual

México puede ser considerado como el país de las desigualdades. Esto aplica en prácticamente todos los ámbitos y niveles. En el caso del VIH- sida no se presenta una excepción, pues la distribución de casos y de las tasas de morbilidad se da de manera sumamente diferenciada.

Así, de acuerdo con la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud, la tasa de casos nuevos por  sida por cada 100 mil habitantes más alta se presenta en el estado de Campeche, con 5.4 casos por cada 100 mil personas; en segundo lugar están los estados de Chiapas y Yucatán con una tasa de 3.6 en cada uno de ellos; les sigue en ese orden el estado de Guerrero, con una tasa de 3.5; mientras que en el estado de Morelos la tasa es de tres casos por cada 100 mil habitantes.

CS02122014-3En lo que respecta a casos nuevos de VIH, la tasa más alta se registra en el estado de Yucatán con 4.9 casos por cada 100 mil habitantes, Campeche con una tasa de 3.7, el Distrito Federal con 3.4 y Oaxaca y Tamaulipas con una tasa de 2.6.

Una preocupante mortandad

De acuerdo con las Estadísticas de Mortalidad del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en los últimos diez años para los que se dispone de información oficial, en México se han registrado 49 mil 589 defunciones por infección del VIH. Esto hace un promedio anual para el periodo que va de 2004 a 2013, de cuatro mil 958 casos.

Esta cifra da un promedio de 13 casos al día, o bien, traducido a un dato mucho más cercano a la vida cotidiana, una defunción por esta causa cada dos horas a lo largo y ancho del país.

Esta enfermedad afecta sobre todo a la población en edades jóvenes, pues uno de cada tres casos se registra entre la población que tiene entre 30 y 39 años de edad; en efecto, según las estadísticas del propio INEGI, 35.2% del total de las defunciones por VIH se concentran en ese grupo etario.

El segundo grupo de riesgo con mayor incidencia de mortalidad por VIH- sida es el de la población que tiene entre 40 y 49 años de edad, pues, en promedio, entre 2004 y 2013 este grupo etario representó 24.6% del total de defunciones atribuidas a la causa señalada, es decir, uno de cada cinco casos.

Finalmente está el grupo de los 20 a los 29 años de edad, entre quienes, en el periodo señalado, la carga de mortalidad anual representó 20.4% del total; es decir, de las personas que fallecieron por infección del VIH, uno de cada cinco decesos ocurrió entre quienes estaban en este grupo etario.

Puede decirse que ocho de cada diez defunciones por VIH- sida ocurren entre población que al momento de su deceso tenía entre 20 y 59 años de edad.

Regiones diferenciadas

A pesar de que las mayores tasas de nuevos casos de VIH y  sida se concentran en las entidades ya señaladas, las mayores tasas de mortalidad se distribuyen de manera distinta en el país. En efecto, según el Banco de Información Estadística del INEGI, la tasa de mortalidad promedio registrada entre 2007 y 2011 por VIH fue de 4.5 defunciones por cada 100 mil habitantes.

Las cinco entidades que presentan los indicadores más elevados en este periodo son: Tabasco con 10.2 defunciones por cada 100 mil habitantes, Veracruz con una tasa de 9.5, el estado de Baja California con 8.8, Quintana Roo con 8.5, y Campeche con 6.7 decesos por cada 100 mil habitantes. 

*Columna publicada con el mismo nombre en el periódico Excélsior, 02- Diciembre- 2014, p.29

Facebook: /mexicosocial

Twitter: @mexicosocialorg

Visto 7659 veces