Martes, 15 Marzo 2016 00:00

Robo, el delito favorito de la delincuencia

Escrito por Mario Luis Fuentes / México Social
Valora este artículo
(6 votos)

En 2015 fueron presentadas en todo el país 1.5 millones de denuncias por presuntos delitos ante los Ministerios Públicos de las 32 entidades federativas. Uno de cada tres casos corresponde al delito de Robo. En números absolutos, entre los años 2011 y 2015 se han presentado 3.27 millones de denuncias por este delito: 1.025 millones de casos con violencia y 2.25 millones sin violencia. Según el INEGI, en el mismo periodo, se han dejado de denunciar el 92.4% de los delitos.

 Twitter logo blue@mexicosocialorg

Vivimos en un contexto de violencia que continúa generando un profundo proceso de malestar social. Los lentos avances que se han conseguido en la disminución de la incidencia delictiva no alcanzan todavía para recuperar la confianza de la ciudadanía, mientras que siguen pendientes la implementación del Sistema Nacional Anticorrupción, así como el proceso integral de armonización legislativa federal y local en materia de transparencia y gobierno abierto.

De acuerdo con los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en 2015 fueron presentadas 1,501,060 denuncias ante las agencias del Ministerio Público en todo el país. Al respecto es interesante observar que de 2011 al cierre del año pasado esa cifra ha disminuido considerablemente.

En efecto, de acuerdo con el mismo organismo, en 2011 la cifra se ubicó en 1.72 millones de denuncias; en 2012 fueron 1.7 millones; en 2013 nuevamente bajó a 1.68 millones; en 2014 descendió a 1.59 millones; y en 2015 se llegó al ya mencionado dato de 1.5 millones.

Incidencia delictiva a la alza

Frente a los datos del SESNSP, el INEGI reporta un acelerado incremento en la tasa de incidencia delictiva en el país al menos entre los años de 2010 a 2014. En efecto, en las bases de datos que se presentan sobre Seguridad Pública y Justicia se encuentra que la tasa de incidencia delictiva (número de delitos por cada 100 mil habitantes) pasó de 30,535 en el año 2010 a 41,655 en 2014.

Las entidades en donde más se ha disparado la delincuencia son: Estado de México, con un crecimiento de 60% en el periodo señalado; Baja California, con 43.9%; Colima, con 43.2%; Guanajuato, con 42.6%; Michoacán, con 41.3%; Querétaro, con 38.2%; Morelos, con 34.6%: Campeche, con 28.6%; Puebla, con 26.7%; y la Ciudad de México, con 26.7%

Mujeres asediadas

En el contexto general de la violencia que se presenta en el país, un capítulo preocupante sigue siendo el de la que se ejerce en contra de mujeres y niñas; en lo particular, debe destacarse el crecimiento que se ha dado en los niveles de incidencia delictiva entre las mujeres.

En efecto el INEGI documenta que la tasa de incidencia para los hombres en el 2010 se ubicó en 26,682 delitos por cada 100 mil personas mayores de 18 años del sexo masculino; en ese mismo año, la tasa para las mujeres fue de 21,548 delitos por cada 100 mil mayores de 18 años.

Para 2011 la tasa para las mujeres se ubicó en 22,982 casos por cada 100 mil en el rango de edad señalado; mientras que para los hombres se ubicó en 25,868. Para el año 2012 se llegó a un indicador de 25,371 casos por cada 100 mil mujeres y 29,560 delitos por cada 100 mil hombres mayores de 18 años.

En 2013 el INEGI documenta que se cometieron 26,432 delitos por cada 100 mil mujeres mayores de 18 años; mientras que entre los hombres llegó a 30,285 casos. Esto significa que en sólo cuatro años la tasa de incidencia delictiva para las mujeres alcanzó el mismo nivel que tenía cuatro años antes para los hombres, un fenómeno pocas veces registrado en otros países con similares niveles de desarrollo respecto del nuestro.

El robo: el delito favorito de la delincuencia

Los datos del SESNSP muestran que entre los años 2010 y 2015 el número de robos en el país ha disminuido en proporción del total de delitos denunciados ante la autoridad. En efecto: en el año 2011 los robos representaron el 44.1% de las denuncias presentadas ante los Ministerios Públicos.

Para el año 2012 representaron el 41.6% de las denuncias presentadas ante los MP; en 2013 descendieron a 40.8%; en el 2014 a 38.6%; mientras que en 2015 se ubicaron en 37.65% del total; es decir, en ese año, uno de cada tres delitos denunciados ante la autoridad fue por robo.

En esa categoría también se desprenden dos subdivisiones: robo con violencia y robo sin violencia. De los primeros, en el periodo señalado, se han presentado 1,025,489 denuncias ante el MP; mientras que de robo sin violencia se han presentado un total de 2,255,038 querellas.

Y los que no se denuncian…

Debe insistirse en que los datos del SESNSP se basan en los registros de averiguaciones previas o denuncias interpuestas ante los Ministerios Públicos de los estados; sin embargo, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y percepción del delito (ENVIPE, INEGI, 2015), entre los años 2010 y 2014 el promedio de delitos no denunciados se ubica en 92.4%.

Adicionalmente, los datos de la Encuesta Nacional de Cohesión Social para la Prevención del Delito (ECOPRED, 2014) indican que entre las y los jóvenes de 12 a 29 años la prevalencia del delito o del maltrato se ubica en 46,426 casos por cada 100 mil personas en este grupo de edad.

De acuerdo con esa misma encuesta, en 2014 hubo 2.24 millones de víctimas en el rango de edad señalado del delito de robo sin violencia, así como 855 mil víctimas de robo con violencia. Con estos datos, la tasa de prevalencia delictiva en este grupo de población relativa al robo sin violencia se ubica en 23,192 casos por cada 100 mil en el grupo de edad y en 8,849 casos de robo con violencia por cada 100 mil en el mismo segmento etario.

*Columnapublicada con el mismonombre en el periódicoExcélsior, 15- Marzo- 2016, p. 25

FB-f-Logo  blue 50 /mexicosocial

Twitter logo blue@mexicosocialorg

El viernes pasado de dio a conocer el Informe Anual sobre Pobreza y Rezago Social, 2015, con el propósito de orientar la inversión para la infraestructura social en los Estados. La información oficial muestra, sin embargo, que a pesar de los recursos aplicados en los últimos años las desigualdades y la pobreza persisten, sobre todo ahí, en donde más se invierte. La evidencia sugiere que el problema no son los programas, sino el modelo de desarrollo; y ese es el debate pendiente.

Visto 20992 veces
2012-1 2013-1 2014-1 2015-1 2016-2  2017