Martes, 08 Noviembre 2016 06:20

Las remesas y la elección norteamericana

Escrito por Mario Luis Fuentes / México Social
Valora este artículo
(2 votos)

De acuerdo con los datos del Banco de México, las remesas que se recibirán en el país este año podrían llegar a 27 mil millones de dólares, es decir, casi 486 mil millones de pesos. Los estados de Michoacán, Jalisco y Guanajuato reciben casi el 30% de ese total. Al año se cobran más de mil millones de dólares en comisiones por el envío de este dinero. Un tema estratégico en el contexto de la elección del día de hoy.

 Twitter logo blue@MexicoSocial_

De acuerdo con datos del portal electrónico de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), el comercio entre México y Estados Unidos asciende a un millón de dólares por minuto; asimismo, México es el segundo socio comercial más relevante de los Estados Unidos de América, y casi 6 millones de empleos dependen directamente de la relación económica y comercial que existe entre ambas naciones.

Adicionalmente, es de considerarse que, si bien las exportaciones representan una muy relevante fuente de ingresos para empresas mexicanas exportadoras, amplios sectores de la población nacional continúan dependiendo en sus ingresos de las remesas que reciben de sus familiares que laboran del otro lado de la frontera.

Las sumas son verdaderamente relevantes y se estima que representan un monto anual equivalente al 60% de la inversión extranjera directa que llega al país; en efecto, el dato del Banco de México es que, en 2015 ingresaron a México alrededor de 32 mil millones de dólares por el concepto citado y que, entre enero y junio de 2016, la cifra se ubica en 14,385 millones de dólares.

Es de tal magnitud el tema de las remesas, que constituye uno de los temas sobre los que el candidato republicano a la presidencia de aquel país, Donald Trump, ha tocado como central en el discurso racista y xenófobo asumido ante el fenómeno de la migración México-Americana, y ha amenazado en distintas ocasiones con decomisar o confiscar las remesas que envían los connacionales a nuestro país; llegando a sostener que podría incluso confiscar tales remesas para pagar el muro que pretendería construir de llegar a triunfar el día de hoy.

 

¿Cuántas remesas llegan al país? 

 Los ingresos familiares por remesas son cuantiosos y en los últimos años, crecientes. De acuerdo con los datos del Banco de México, en el año 2010 ingresaron al país un total de 21,303 millones de dólares por ese concepto; en el año 2011 crecieron a 22,803 millones; en 2012 se ubicaron en 22,438 millones; en 2013 se ubicaron en 22,302 millones; en 2014 crecieron a 23,647 millones; en 2015 a 24,784 millones; mientras que entre los meses de enero y septiembre de este año se tiene un registro de 20,046 millones, por lo que, de continuar la tendencia anualizada, la suma total al cierre de diciembre podría llegarse a una suma cercana a los 27 mil millones de dólares.

1555810.jpg

 Para dimensionar esta cifra, considerando un tipo de cambio de 18 peos por dólar, la suma que ingresaría al país este año, como producto de las remesas, ascendería a 486 mil millones de pesos, es decir, una suma que representa más de la mitad del recorte presupuestal anunciado para este año.

 

Los intermediarios, una jugosa ganancia

Debe destacarse además, que el envío de remesas se ha convertido en un jugoso negocio para las empresas que llevan a cabo las transferencias; en ese sentido, debe destacarse que si bien en las décadas de los 80 y 90 del siglo pasado, las remesas eran enviadas o en efectivo, en cheques o en giros y órdenes de pago; ahora las transferencias se llevan a cabo de manera mayoritaria por transferencias electrónicas, cuyas comisiones constituyen enormes ganancias para las empresas dedicadas a esta actividad.

Así, los datos del Banco de México muestran que en los últimos tres meses para los que se dispone de información (julio, agosto y septiembre de 2016), el promedio de operaciones al mes fue de 7,738 operaciones mensuales, con un monto promedio, cada una de ellas, de 296.7 dólares.

De acuerdo con la PROFECO, con datos al mes de agosto de este año, tomando como referencia a la Ciudad de Chicago, las comisiones más altas, cobradas por cada 300 dólares enviados, las registran Money Gram, con una comisión de 10 dólares por transacción; el Servicio Postal de los EUA, igualmente con 10 dólares de comisión; y Western Unión, con comisiones que van de los 8 a los 10 dólares por transacción.

Las comisiones identificadas por PROFECO para las ciudades de Dallas, Los Ángeles, Nueva York, Sacramento y otras ciudades, son prácticamente similares, lo cual implica un mercado de cientos de más de mil millones de dólares anuales por cobro de comisiones.

 

Los estados receptores

Hay estados “campeones” en la migración México-Estados Unidos; y si bien se trata de un fenómeno literalmente nacional, los datos del Banco de México muestran que tres estados del país concentran casi el 29% del total de las remesas que llegan anualmente al país.

En esa lista, el Estado de Michoacán ocupa el primer lugar, con el 10.2% del total de remesas recibidas entre 2015 y 2016; mientras que en segundo lugar se encuentran empatados los estados de Jalisco y Guanajuato, con 9.1% del total, recibidos en cada una de estas entidades.

En tercer sitio aparece el Estado de México con un 6.2%; en cuarto lugar aparece el estado de Puebla, con 5.5% del total; empatados en quinto lugar los estados de Guerrero y Oaxaca con un 5.2% cada uno de ellos; en sexto sitio está la Ciudad de México con un 4.6% y en séptimo lugar el estado de Veracruz con un 4.3%. En conjunto, estos 9 estados concentran prácticamente el 60% de las remesas que se reciben en el país.

1555809.jpg

 

 *Columna publicada con el mismo nombre en el periódico Excélsior, 08-noviembre-2016, p.17.

 

FB-f-Logo  blue 50 /mexicosocial

Twitter logo blue@MexicoSocial_

El viernes pasado de dio a conocer el Informe Anual sobre Pobreza y Rezago Social, 2015, con el propósito de orientar la inversión para la infraestructura social en los Estados. La información oficial muestra, sin embargo, que a pesar de los recursos aplicados en los últimos años las desigualdades y la pobreza persisten, sobre todo ahí, en donde más se invierte. La evidencia sugiere que el problema no son los programas, sino el modelo de desarrollo; y ese es el debate pendiente.

Visto 4907 veces
2012-1 2013-1 2014-1 2015-1 2016-2  2017