Martes, 15 Noviembre 2016 06:00

La diabetes, mal de alto impacto

Escrito por Mario Luis Fuentes / México Social
Valora este artículo
(4 votos)

En el año 2015 ocurrieron 98,521 defunciones por diabetes mellitus, y se espera que para este año la cifra se ubique en alrededor de 103 mil casos. La mortalidad por diabetes representa 15% del total de las defunciones del país y, de continuar la tendencia, en el año 2030 podríamos llegar a 145 mil decesos anuales por esta causa, representando cerca de 20% de las defunciones totales esperadas para esa fecha.

 Twitter logo blue@MexicoSocial_

La diabetes mellitus, particularmente la tipo 2, es ya la principal amenaza a la salud pública. Padecerla es el resultado de múltiples factores, tanto individuales como ambientales. De hecho, puede sostenerse que, si hay una enfermedad de “alto impacto” para el sistema de salud que depende mayormente de sus determinantes sociales, ésta es precisamente la diabetes mellitus.

1560913.jpg

La obesidad, el sobrepeso, el sedentarismo, el alto consumo de bebidas edulcoradas, el alto consumo de alcohol, así como la carga genética, constituyen una peligrosa suma que, en el mediano y largo plazo, deriva en este padecimiento.

En ese sentido, es importante destacar que todos los factores mencionados están asociados a problemas estructurales; entre los más importantes: la desestructuración del sistema alimentario nacional, la insuficiencia en la dotación de agua de calidad en viviendas y escuelas, la inseguridad pública, la insuficiencia y la mala calidad de los espacios públicos para la activación física.

 

La gran mortandad

Las cifras de la mortalidad por diabetes en nuestro país son gigantescas. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT, 2012), en ese año había al menos 6 millones de personas diagnosticadas con diabetes mellitus; pero las estimaciones indican que en realidad podría haber hasta 20 millones o más de personas con esta enfermedad.

Estos datos se están reflejando aceleradamente en las tendencias de mortalidad, pues, de acuerdo con el INEGI, en el año 2015 las defunciones por diabetes representaban 15% de la mortalidad total del país. Esta proporción ha crecido rápidamente y amenaza con continuar creciendo en los próximos años, por lo que de no hacer algo, y de manera urgente, para prevenir y detener esta pandemia, el sistema nacional de salud podría verse comprometido en sus capacidades de atención.

Las tendencias registradas a partir de 1998 y hasta ahora permiten anticipar que, de continuar la tasa de crecimiento anual de mortalidad por diabetes, en el año 2020 podría representar entre 16.7% y 17.4% del total de las defunciones en México, mientras que para 2030 la proyección es de un intervalo que se ubica entre 19.2% y 20.96% del total de las defunciones del país.

En números absolutos, las proyecciones para esa fecha indican que podría haber 736,600 defunciones generales en el país, y entre ellas, podrían contabilizarse entre 113 mil y 116 mil defunciones por diabetes mellitus, en sus dos tipos.

Para el año 2030 las proyecciones son descomunales: los datos de mortalidad del INEGI permiten prever, de manera lineal, que podrían registrarse alrededor de 898 mil defunciones, de las cuales, de seguir la trayectoria vigente, entre 145 mil y 148 mil casos corresponderían a diabetes mellitus.

1560914.jpg

Lo que sí es un hecho es que en este 2016 no hay manera de evitar que al cierre de diciembre hayan fallecido más de 103 mil personas por esta causa, es decir, una cifra aproximada de 12 defunciones por diabetes cada hora. 

 

Ellas, las más afectadas

La diabetes es una enfermedad que afecta tanto a hombres como a mujeres, sin embargo, la tendencia muestra que hay cifras de mortalidad significativamente mayores entre ellas. Así, mientras que, de acuerdo con las estadísticas de mortalidad del INEGI, en 1998 las defunciones de hombres por diabetes representaron el 7.5% del total de defunciones en este sexo, para las mujeres el indicador fue de 11.9%.

Para el año 2005 el dato creció: entre los hombres, a 11.3%, y entre las mujeres a 16.3%; para el año 2010 el indicador fue de 12% para los hombres y de 16.7% para las mujeres; mientras que en 2015 la diabetes causó la muerte de 13.1% del total de hombres fallecidos el año pasado y de 17.4% del total de mujeres.

Nuevamente, en términos absolutos, las cifras son mayúsculas: sólo el año pasado la diabetes mellitus cobró la vida de 47,816 hombres y 50,705 mujeres. De continuar esta tendencia, los datos indican que para el año 2030 podrían contabilizarse entre 72,800 y 73,900 defunciones por diabetes, sólo entre mujeres.

En el agregado, el INEGI estima que en el periodo de 2001 a 2015 han ocurrido 528,271 defunciones de hombres por diabetes, así como 588,197 mujeres por la misma causa; es decir, 1,116,468 defunciones, esto es, una cifra similar a la población total que tenía en 2015 el estado de Nayarit.

1560915.jpg

 

En ruta hacia la muerte 

 La diabetes mellitus es un padecimiento que afecta fundamentalmente a la población adulta y adulta mayor, edad en la que resulta fulminante. En efecto, del total de las defunciones registradas en 2015 por esta causa, 2.3% se registraron entre personas menores de 39 años de edad.

Entre los 40 y 54 años de edad se concentra 13.1% de las defunciones por esta causa, entre los 55 y 64 años se ubica 22.2% y entre los 65 y 74 años de edad se registra 27% de las defunciones, mientras que entre las personas de 75 años y más se estima que ocurren 35.3% de las defunciones por diabetes.

 

*Columna publicada con el mismo nombre en el periódico Excélsior, 15-noviembre-2016, p.18.

 

FB-f-Logo  blue 50 /mexicosocial

Twitter logo blue@MexicoSocial_

El viernes pasado de dio a conocer el Informe Anual sobre Pobreza y Rezago Social, 2015, con el propósito de orientar la inversión para la infraestructura social en los Estados. La información oficial muestra, sin embargo, que a pesar de los recursos aplicados en los últimos años las desigualdades y la pobreza persisten, sobre todo ahí, en donde más se invierte. La evidencia sugiere que el problema no son los programas, sino el modelo de desarrollo; y ese es el debate pendiente.

Visto 9166 veces
2012-1 2013-1 2014-1 2015-1 2016-2  2017