Lunes, 01 Febrero 2016 00:00

La pobreza, los recursos y los resultados

Escrito por Mario Luis Fuentes / México Social
Valora este artículo
(7 votos)

 El viernes pasado de dio a conocer el Informe Anual sobre Pobreza y Rezago Social, 2015, con el propósito de orientar la inversión para la infraestructura social en los Estados. La información oficial muestra, sin embargo, que a pesar de los recursos aplicados en los últimos años las desigualdades y la pobreza persisten, sobre todo ahí, en donde más se invierte. La evidencia sugiere que el problema no son los programas, sino el modelo de desarrollo; y ese es el debate pendiente. 

 Twitter logo blue@mexicosocialorg

El nuestro es un país fragmentado y dividido por enormes brechas sociales. De acuerdo con la Medición Multidimensional de la Pobreza, 2014, que presentó el año pasado el CONEVAL, hay 10 entidades de la República que tienen 50% o más de su población en condiciones de pobreza; además del Estado de México, Tabasco y San Luis Potosí, en donde el porcentaje registrado rebasa el 49%, por lo que bien podrían ser considerados en el mismo grupo. Hay que advertir además que se trata de la tercera parte de los estados del país en esa condición y que, en conjunto, albergan a poco más de la mitad de la población nacional.

El tema es relevante porque los días 29 y 30 de enero de este 2016, se dio a conocer en el Diario Oficial de la Federación (DOF), el “Acuerdo que tiene por objeto dar a conocer el informe anual sobre la situación de pobreza y rezago social de las entidades y sus respectivos municipios o demarcaciones territoriales”.

Este documento es de suma importancia porque, de acuerdo con lo publicado en el DOF, el Objeto del Acuerdo mencionado es: “orientar preferentemente las obras y acciones que se realicen con los recursos del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social en sus dos rubros: Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social Municipal y de las Demarcaciones Territoriales del Distrito Federal y, Fondo de Infraestructura Social para las Entidades.”

Para el 2016, el Presupuesto de Egresos de la Federación tiene una suma total de 4.7 billones de pesos; de los cuales, alrededor de 690 mil millones de pesos estarían destinados al gasto del Fondo de Aportaciones a la Infraestructura Social Municipal (FAISM) del Ramo 33.

La evidencia muestra que, a pesar de los miles de millones de pesos invertidos, los resultados son lentos y desiguales, por lo que las brechas y las disparidades entre estados, y en su interior, persisten. Estos son los principales datos:

Chiapas

De acuerdo con la Medición Multidimensional de la Pobreza, 2014, en la entidad habría un 76% de su población en condiciones de pobreza; la evolución que ha tenido el indicador es positiva, aunque excesivamente lenta. Así, en el 2010 había un 78% de personas pobres; hubo una reducción a 75% en el 2012; pero un retroceso al 76% citado en el 2014.

 Según el CONEVAL, en Chiapas hay 253 programas y acciones vigentes para el desarrollo social, y de acuerdo con el Centro de Estudios de la Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados, entre 2014 y 2015 tuvo un presupuesto de poco más de 20 mil millones de pesos totales para el FAISM.

Oaxaca

Los datos del CONEVAL muestran que en el 2010 había un 67% de su población en condiciones de pobreza; para 2012 se logró una disminución al 62%; pero en 2014 se registró un nuevo incremento a 67%. Según el CONEVAL la entidad cuenta con 91 Programas y Acciones estatales para el combate a la pobreza. Entre 2014 y 2015, la entidad recibió alrededor de 11,740 millones de pesos a través del FAISM.

Guerrero

La medición de la pobreza indica que en 2010 el 68% de la población estatal era pobre; en 2012 creció a 70%, mientras que en 2014 disminuyó a 65%. Según los datos del CONEVAL, en la entidad habría 138 acciones y programas para el desarrollo social; mientras que presupuestalmente hablando, entre 2014 y 2015 recibió alrededor de 10,050 millones de pesos a través del FAISM. Al respecto no debe olvidarse la cuantiosa cantidad de recursos que Guerrero recibió en los últimos años a través de la Cruzada contra el Hambre.

Puebla

Puebla es la cuarta entidad más pobre del país. En 2010 el 61% de su población vivía en esa condición; en 2012 se incrementó a 64%; mientras que en 2014 llegó a su máximo histórico con 65%; es decir, dos de cada tres poblanos son pobres. Según el CONEVAL, dispone de 125 programas y acciones para el desarrollo social; y entre 2014 y 2015 dispuso de alrededor de 9,381 millones de pesos a través del FAISM.

Tlaxcala

Siendo una de las entidades menos pobladas del país, registra la quinta proporción más alta de sus habitantes en condición de pobreza; el CONEVAL documenta que en 2010 el 60% de los tlaxcaltecas eran pobres; 58% lo era en 2012; mientras que el 59% se encontraba en la misma situación en 2014. El CONEVAL documenta la existencia de 40 programas y acciones estatales para el desarrollo social; mientras que en términos monetarios dispuso, entre 2014 y 2015 de alrededor de 1,075 millones de pesos para la generación de infraestructura social.

 Contradicciones inexplicables

A pesar de los recursos recibidos, los rezagos en materia de infraestructura social se mantienen sumamente altos en las entidades señaladas. Así en Chiapas, en 2014 el 26.9% de la población vivía en carencia por calidad y espacios en la vivienda, mientras que el 54.7% lo estaba por carencia de acceso a servicios en la vivienda. Los porcentajes en Guerrero fueron de 32.9% y 58%, respectivamente, en los tópicos señalados; en Oaxaca los porcentajes fueron de 24.5% y 60.5%; en Puebla de 18.9% y 30.6%; mientras que en Tlaxcala se ubicaron en 9.4 y 12.1% de su población vulnerable por calidad y espacios de la vivienda, y por carencia de servicios en la vivienda.

A pesar de los recursos recibidos, los rezagos en materia de infraestructura social se mantienen sumamente altos en las entidades señaladas. Así en Chiapas, en 2014 el 26.9% de la población vivía en carencia por calidad y espacios en la vivienda, mientras que el 54.7% lo estaba por carencia de acceso a servicios en la vivienda. Los porcentajes en Guerrero fueron de 32.9% y 58%, respectivamente, en los tópicos señalados; en Oaxaca los porcentajes fueron de 24.5% y 60.5%; en Puebla de 18.9% y 30.6%; mientras que en Tlaxcala se ubicaron en 9.4 y 12.1% de su población vulnerable por calidad y espacios de la vivienda, y por carencia de servicios en la vivienda.

A pesar de los recursos recibidos, los rezagos en materia de infraestructura social se mantienen sumamente altos en las entidades señaladas. Así en Chiapas, en 2014 el 26.9% de la población vivía en carencia por calidad y espacios en la vivienda, mientras que el 54.7% lo estaba por carencia de acceso a servicios en la vivienda. Los porcentajes en Guerrero fueron de 32.9% y 58%, respectivamente, en los tópicos señalados; en Oaxaca los porcentajes fueron de 24.5% y 60.5%; en Puebla de 18.9% y 30.6%; mientras que en Tlaxcala se ubicaron en 9.4 y 12.1% de su población vulnerable por calidad y espacios de la vivienda, y por carencia de servicios en la vivienda.

*Columnapublicada con el mismo nombre en el periódicoExcélsior, 01- Febrero- 2016, p.24

FB-f-Logo  blue 50 /mexicosocial

Twitter logo blue@mexicosocialorg

El viernes pasado de dio a conocer el Informe Anual sobre Pobreza y Rezago Social, 2015, con el propósito de orientar la inversión para la infraestructura social en los Estados. La información oficial muestra, sin embargo, que a pesar de los recursos aplicados en los últimos años las desigualdades y la pobreza persisten, sobre todo ahí, en donde más se invierte. La evidencia sugiere que el problema no son los programas, sino el modelo de desarrollo; y ese es el debate pendiente.

Visto 14305 veces
2012-1 2013-1 2014-1 2015-1 2016-2  2017