Martes, 17 Enero 2017 06:00

2017, la perspectiva de la gente

Escrito por Mario Luis Fuentes / México Social
Valora este artículo
(1 Voto)

Los pronósticos que tiene la ciudadanía respecto del panorama económico de este año son preocupantes. En prácticamente todos los componentes del Índice de Confianza del Consumidor se presentaron números negativos a lo largo de 2016. En síntesis, las personas perciben un panorama peor que el del año pasado, que podrán comprar menos, podrán ahorrar menos, podrán viajar menos, y que su situación económica personal será más difícil.

 Twitter logo blue@MexicoSocial_

 1601621.jpg

 

Uno de los instrumentos con que cuenta el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) para estimar las perspectivas de corto y mediano plazo respecto del comportamiento económico nacional, es el Índice de Confianza del Consumidor (ICC).

Este índice se actualiza mensualmente, y mide el grado de confianza que tiene la población respecto de cinco categorías, expresadas en las siguientes preguntas: 1) comparada con la situación económica que los miembros de este hogar tenían hace 12 meses, ¿cómo cree que es su situación en este momento?, 2) ¿cómo considera usted que será la situación económica de los miembros de este hogar dentro de 12 meses, respecto de la actual?, 3) ¿cómo considera usted la situación económica del país hoy en día, comparada con la de hace 12 meses?, 4) ¿cómo considera usted que será la condición económica del país dentro de 12 meses respecto de la actual situación?, y 5) ¿cómo considera en el momento actual las posibilidades de que usted o alguno de los integrantes de este hogar realice compras tales como muebles, televisor, lavadora, otros aparatos electrodomésticos, etcétera?

Al respecto, lo primero que destaca es que durante todo el año 2016 hubo números negativos, con excepción de tres meses, en los cuales hubo variaciones porcentuales positivas: mayo, junio y octubre; mientras que en los restantes nueve meses las variaciones fueron negativas, siendo los meses de marzo, julio y septiembre en los que se presentaron las peores perspectivas económicas entre la población.

 

Una perspectiva inflacionaria 

La última medición del ICC corresponde al mes de diciembre de 2016, por lo que no capta la reacción de la opinión pública a partir de la modificación en la política de precios de los energéticos o el llamado “gasolinazo”. A pesar de ello, lo que es importante destacar es que durante todo 2016 ya se percibía un panorama de alza de precios en 2017.

En efecto, a la pregunta de: “comparando con el año anterior ¿cómo cree que se comporten los precios en el país en los siguientes 12 meses?”, el índice de diciembre se ubicó en 63.2 puntos, en una escala con base 100 en el año 2003, en donde un mayor o cercano a 100 indica una perspectiva positiva, y un valor que se aleje a la baja del 100 implica una perspectiva negativa, es decir, la perspectiva es de incremento de precios. Ese valor de 63.2 puntos fue el segundo más bajo de 2016, y en ese sentido, es importante destacar que el índice arrancó con un indicador de 82.1 puntos en enero de 2016, registrando una pérdida acumulada de 16% a lo largo del año.

 

Prohibido comprar

De acuerdo con varios expertos, uno de los indicadores clave del comportamiento económico se encuentra en la confianza que tiene la población de poder comprar o no bienes duraderos, es decir, mercancías como televisores, muebles, lavadoras u otros electrodomésticos.

En este indicador, el mes de diciembre pasado presentó el valor más bajo del año, con 80.9 puntos, y el más alto en el mes de junio, cuando alcanzó 93.8 puntos. A pesar de ello, debe destacarse que, desde el mes de julio de 2016, este indicador presenta una tendencia negativa, pues su valor se redujo mes con mes a lo largo del segundo semestre.

 

Empleos en riesgo 

A pesar de las estadísticas oficiales en materia de generación de empleo, la ciudadanía percibe un entorno de riesgo para su situación laboral en los próximos 12 meses. En efecto, en la categoría relativa a cómo se percibe la situación del empleo en el país, el indicador registró una tendencia negativa en todos los meses del año pasado, y en la comparación anual hay una caída constante durante todo el segundo semestre, pasando de 106.1 puntos en enero de 2016, a 95.6 puntos en el mes de diciembre.

 

Una situación comprometida

De acuerdo con los datos del INEGI, en general, la población percibía, desde el año pasado, que 2017 sería un año complejo y difícil en términos económicos. Así se muestra en los datos relativos a la pregunta del ICC, en la que se le consulta a la gente cuál es la perspectiva económica que perciben del país para los siguientes 12 meses respecto de la actual.

En este indicador, el INEGI documenta una caída continua a lo largo de todo el 2016, pasando de un valor de 85.8 puntos en enero, a 75.5 en el mes de diciembre del año pasado. 

 

Captura_de_pantalla_2017-01-17_a_las_6.29.30.png

 

Precariedad personal

Todo lo anterior también se ve reflejado en una perspectiva negativa -y a la baja- respecto de la situación económica personal que las personas asumen para los siguientes 12 meses, pues, mientras que en enero del año pasado el índice en este capítulo se ubicó en 101 puntos, al cierre de diciembre de 2016 había caído a 96.4 puntos, un valor 5% inferior al registrado en el mismo mes, pero en 2015.

Captura_de_pantalla_2017-01-17_a_las_6.18.44.png

 

*Columna publicada con el mismo nombre en el periódico Excélsior, 17-enero-2017, p.13.

FB-f-Logo  blue 50 /mexicosocial

Twitter logo blue@MexicoSocial_

El viernes pasado de dio a conocer el Informe Anual sobre Pobreza y Rezago Social, 2015, con el propósito de orientar la inversión para la infraestructura social en los Estados. La información oficial muestra, sin embargo, que a pesar de los recursos aplicados en los últimos años las desigualdades y la pobreza persisten, sobre todo ahí, en donde más se invierte. La evidencia sugiere que el problema no son los programas, sino el modelo de desarrollo; y ese es el debate pendiente.

Visto 4086 veces