La desigualdad territorial es una realidad significativa en América Latina, en ámbitos tan diversos como pobreza, educación, salud, dinamismo económico y empleo, ingresos, seguridad ciudadana e igualdad de género.