Viernes, 04 Agosto 2017 16:56

La irrecuperada confianza de los consumidores

Escrito por Saúl Arellano / México Social
Valora este artículo
(3 votos)

Uno de los indicadores económicos que permiten dimensionar la percepción que tienen los mexicanos sobre el desempeño de la economía nacional es el Índice de Confianza del Consumidor (ICC), elaborado mensualmente por el INEGI, en colaboración con el Banco de México, el cual se construye con base en la Encuesta Nacional sobre Confianza del Consumidor (ENCO). 

 

 

 Twitter logo blue@MexicoSocial_

Lo que revela el índice es que a partir de 2016 se ha generado una perspectiva negativa de la economía, y que el duro golpe que representaron los “gasolinazos” de diciembre de 2016 y enero de 2017 situó la confianza de los consumidores en sus niveles históricos más bajos, pues ni siquiera en 2008 y 2009 —durante la peor crisis financiera mundial y la segunda mayor caída del PIB mexicano en las últimas tres décadas— se tuvieron valores tan bajos.

  

En efecto, en enero de 2017 el valor del ICC se ubicó en 68.5 puntos, para ubicarse en 88.7 puntos en julio de 2017, aunque este valor es 0.2% menor al del mes de julio de 2016, menor a los valores registrados en todos los meses de 2016 y apenas superior a los valores registrados en los últimos cuatro meses del año pasado.

 

gráficamonitor1.png

 

Posibilidades de ahorro y compra 

Monedas_en_la_mano.jpg

Debe destacarse que el ICC se integra por varios componentes. Algunos de los que vale la pena destacar son los relativos a la perspectiva futura que tiene la población respecto de sus capacidades de ahorro, así como las posibilidades de compra de algunos bienes muebles o inmuebles.

 

En el índice relativo a la posibilidad de ahorro de las personas, luego de que en enero de 2017 registrara su peor valor (88 puntos), la perspectiva de ahorro futuro mejoró en los meses de abril y mayo, ubicándose en 101.7 puntos, respectivamente. Sin embargo, en junio cayó a 99.9 puntos, mostrando una ligera recuperación en el mes de julio a 101.1 puntos, valor 0.4% menor al del registrado en junio de 2016.

 

En este rubro, uno de los indicadores que mayor repunte ha tenido es el relativo al índice de confianza sobre la posibilidad de salir a vacacionar en los próximos 12 meses. En efecto, mientras que el dato fue de 86.6 puntos en el mes de enero de este año, para el mes de julio creció a 109.2 puntos, lo que representó un incremento de 5% respecto del mismo mes en el año pasado.

 

Sobre la posibilidad actual, respecto de hace 12 meses, de comprar muebles o algún aparato electrodoméstico, el indicador de julio de 2017 se ubicó en 89.4 puntos, un dato idéntico al de julio de 2016, y que por primera vez en el año no mostró un decrecimiento, como sí había ocurrido en todos los meses previos del año. Debe señalarse que en realidad se habían acumulado ya ocho meses de crecimiento negativo en este indicador, y que fue sólo hasta este mes en el que no se mostró retroceso.

 

graficaconsumidores2.png

 

 

Empleo: perspectivas negativas 

111207_distribudor_zaragoza-ermita_21_gbh.jpg

A pesar de que hay importantes datos de creación de empleo en el país, éstos siguen siendo de bajos salarios y no garantizan acceso a la seguridad social. En ese sentido, la percepción de la ciudadanía es negativa, y en el índice relativo a las condiciones del empleo en el país para los próximos 12 meses, el ICC muestra una racha de 14 meses consecutivos con datos en “números rojos”.

 

En efecto, en el mes de enero de este año se tuvo el peor indicador en la serie histórica del ICC, con un dato de -27.2% en el valor del índice respecto de enero de 2016. A lo largo del año la caída se ha ido “suavizando”, hasta llegar en julio de 2017 a -1.5% respecto de julio del año pasado.

 

 

¿La luz al final del túnel?

En el índice relativo a las expectativas de la población respecto de la situación de la economía del país para dentro de los próximos 12 meses, el ICC muestra que se logró romper una racha de 14 meses consecutivos de decrecimiento anual en las percepciones sobre el desempeño económico del país.

 

gráficamonitor4.png

En efecto, en el mes de julio de 2017 se tuvo un ligero crecimiento de 0.5% respecto de julio de 2016, registrándose un índice de 79 puntos, el cual contrasta, por citar sólo un ejemplo, con el indicador de enero de 2015, cuando se ubicó en 92.2 puntos; o incluso comparado con enero de 2013, cuando se registró un índice de 107.3 puntos.

 

Lo anterior muestra que, a pesar de que se ha “contenido” la tendencia decreciente en el índice relativo al desempeño económico nacional, el nivel existente es mucho menor a lo que se registró al inicio de la presente administración federal.

 

Esto puede verificarse con el dato relativo a la percepción de la situación económica actual del país respecto de la que se percibía hace un año. En este índice se tiene ya una racha de 17 meses consecutivos de números negativos, con un valor de 79.5 puntos en el ICC, dato que, nuevamente, contrasta con el indicador de 103.4 puntos que se registró en enero de 2013.

 

gráficamonitor5.png

 

 

Pesimismo generalizado

pobreza-y-alimentacion-oaxaca.jpg

Todo ello redunda también en la percepción generalizada en torno a que la situación económica personal es peor que la que existía 12 meses atrás. En este indicador la racha es de 11 meses consecutivos con reducciones anualizadas, lo que es signo de una visión pesimista de la población respecto de su situación económica presente y futura. 

Para el mes de julio de este 2017 el ICC tiene en este componente un valor de 99.6 puntos, lo cual contrasta con los 103.8 puntos registrados en enero de 2016, el cual fue el mes en que mayor valor alcanzó este índice en lo que va de la presente administración.

 

gráficamonitor5.png

 

@saularellano 

FB-f-Logo  blue 50 /mexicosocial

Twitter logo blue@MexicoSocial_

El viernes pasado de dio a conocer el Informe Anual sobre Pobreza y Rezago Social, 2015, con el propósito de orientar la inversión para la infraestructura social en los Estados. La información oficial muestra, sin embargo, que a pesar de los recursos aplicados en los últimos años las desigualdades y la pobreza persisten, sobre todo ahí, en donde más se invierte. La evidencia sugiere que el problema no son los programas, sino el modelo de desarrollo; y ese es el debate pendiente.

Visto 723 veces