Sábado, 01 Octubre 2016 01:39

Finlandia: la esperanza de un mundo mejor

Escrito por Bernardo Kliksberg
Valora este artículo
(5 votos)

Finlandia está cercana a abolir la pobreza. Según UNICEF, la pobreza infantil es menor a 5%, frente a 25% en los Estados Unidos.  Un comentarista de la obra señala: ”que aun un canadiense como yo (Canadá es conocida por su gran red de protección social) comienza a sentirse frustrado cuando empieza a escuchar los beneficios que reciben los finlandeses del  Estado”.  

 

Las generaciones jóvenes están tentadas por el cinismo o el nihilismo ante las guerras salvajes que están destruyendo vidas civiles masivamente en Siria, Irak, Afganistán, Sudán del Sur  y otras áreas; el crecimiento de la desigualdad; el avance de la corrupción; las inaceptables cifras de hambre y pobreza en un mundo que produce alimentos que podrian alimentar a un 40% más que su población actual, y que, sin embargo, como lo denuncia la FAO, tiene casi 800 millones padeciendo hambre y  2 000 millones más con hambre silenciosa sin los seis micronutrientes básicos.

¿En qué creer? ¿Pueden realmente construirse sociedades que den vida digna a todos sus habitantes, que practiquen la equidad, impulsen el desarrollo y sean plenamente democráticas?

Dichas sociedades son viables y no un tema de fantaciencia. Existen.  Basta leer la reciente obra de Ann Partenen “La teoría Nórdica de cada cosa. En busca de una vida mejor” (Harper, julio 2016). La autora finlandesa delinea algunos rasgos de su país y del modelo nórdico en general, coherentes con numerosas investigaciones recientes sobre la posibilidad de “un modelo diferente”.

Finlandia, considerado uno de los líderes mundiales en educación y tecnología, tiene una altísima presión fiscal como todos los países nórdicos. Pero, ¿qué reciben los habitantes de los impuestos que pagan? Partenen enumera, entre otros aspectos: “un sistema de seguro de salud amigable, funcional y comprehensivo, un año entero de pago parcial por vacaciones por problemas de salud, un año entero pago por nacimiento de cada hijo y dos años adicionales de beneficios pagos que pueden escoger la madre o el padre para permanecer con el hijo, educación preescolar de la más alta calidad, una de las mejores educaciones primarias del mundo, colegio secundario totalmente gratuito, universidad absolutamente gratuita, ambos de mucha calidad”.

Finlandia está cercana a abolir la pobreza. Según UNICEF, la pobreza infantil es menor a 5%, frente a 25% en los Estados Unidos.  Un comentarista de la obra señala: ”que aun un canadiense como yo (Canadá es conocida por su gran red de protección social) comienza a sentirse frustrado cuando empieza a escuchar los beneficios que reciben los finlandeses del  Estado”.  

 

i1kliksberg

 

En Finlandia, como en Noruega, Suecia y Dinamarca, estas estrategias pagan. Son las sociedades con más baja criminalidad del  planeta, al mismo tiempo que tienen la menor proporción de policías por habitantes. El modelo asegura oportunidad de educación y trabajo a todos sus habitantes. Las distancias remuneratorias son pequeñas y todos los incentivos están alineados para tener un ciudadano educado, participativo y sin ninguna razón para integrarse a alguna red del delito.    

También, como los otros nórdicos, encabeza la tabla de Transparency Internacional. Son líderes en haber desterrado la corrupción: han desarrollado una sociedad civil activa, que es su principal control, pero, además, la han convertido en una lacra pública; en su cultura un corrupto es despreciado y excluido familiar y socialmente.

La idea de igualdad, motor de su desarrollo, está profundamente grabada en el tejido social. Es en serio.   Los países nórdicos tienen el mayor coeficiente de igualdad en la distribución del ingreso del orbe.

Un agente de tránsito paró en una carretera al finlandés vicecampeón mundial de automovilismo, que estaba conduciendo un camión para mudarse.   Lo reconoció, pero le pidió el carnet especial para conducir camiones.  Tenía el de autos, pero no el de camiones.    En Finlandia, como en los nórdicos, las multas son proporcionales a las riquezas, y como él era uno de los pocos ricos del país, la multa fue de 250 000 dólares.

e1kliksberg

i2kliksberg

 

Finlandia era poco después de la segunda guerra una sociedad pobre, con mucha migración hacia los países más ricos de Europa Occidental. Su ejemplo renueva la esperanza de que es posible, a pesar de todo, avanzar hacia un mundo mejor.

 

c1kliksberg

 

resena kliksberg

 

 

Visto 3740 veces