Miércoles, 28 Junio 2017 13:48

Obesidad infantil: epidemia inicua

Escrito por Bernardo Kliksberg
Valora este artículo
(1 Voto)

La Organización Mundial de la Salud anunció que una de las epidemias más importantes de nuestro tiempo es la de la obesidad, fenómeno que crece rápidamente: en 2014 había 1,900 millones de personas con sobrepeso y de ellas 600 millones tenían obesidad; estas cifras duplican a las de 1980.

La obesidad compromete seriamente la salud al ser un factor fundamental de diabetes, dolencias cardiovasculares, síndrome metabólico, cáncer y muchas otras enfermedades, y reduce la esperanza de vida de quienes la padecen: 2.8 millones de personas mueren cada año por obesidad o sobrepeso.

Presente en todas las regiones

Según los estimados de la OCDE, 50% de los adultos tienen sobrepeso en los países desarrollados y 19.5% son obesos. Hungría es el país europeo con más sobrepeso (Inglaterra ocupa la segunda posición), con dos tercios de su población en esta condición, además de un tercio con obesidad.

Sin embargo, toda América Latina presenta cifras elevadas. En México, por ejemplo, 71% de los adultos presentan sobrepeso, y la prevalencia de diabetes pasó de 7.1% en 2006, a 9.2% en 2012.

Los niños: los más afectados

Detrás del aumento continuo de la obesidad opera como un factor fundamental el tipo de ingesta alimentaria que viene ganando terreno: el aumento en el consumo de comida “basura”, desbordante en azúcares, sales y grasas ultrasaturadas, carente de nutrientes, altamente procesada y llena de químicos y calorías.

cuartoscuro-nios-tragones.jpg

Entre los más afectados se hallan los niños, por la gran ofensiva publicitaria de este tipo de comida desatada sobre ellos, quienes están totalmente indefensos para comprender el problema. Así, según la OCDE, en los países emergentes 30 % de los niños del preescolar presentan sobrepeso y obesidad, y los niños latinoamericanos tienen alta tasas de obesidad temprana que van a interferir toda su vida adulta.

 

Diversos estudios en España han demostrado que:

  • Reciben 7,500 impactos al año de mensajes que les dicen que coman un producto que no es saludable.
  • Un estudiante de entre 6 y 12 años ve 25 anuncios de comida cada día, y 75% son de productos que no debiera consumir habitualmente.
  • 82% de los anuncios de alimentos procesados destinados a niños publicitan productos con un contenido elevado de sal, grasas o azúcares refinadas.
  • La televisión les causa un daño elevado. Está comprobado que hay una correlación directa entre mayor exposición a la TV, más ingesta de calorías y más peso.
  • 80% de los alimentos que exhiben un único nutriente como aval de que son sanos son los menos saludables.
  • El panorama se repite en la publicidad a través de los medios electrónicos y redes sociales.
  • Se estima que, si los niños no estuvieran expuestos a la actual publicidad de alimentos para ellos, un tercio de los que tienen sobrepeso y obesidad no los tendrían.

 

 

Asimismo, un estudio en Argentina (de la Fundación Interamericana del Corazón) reveló que 85% de los alimentos publicitados para niños tienen bajo valor nutritivo, que uno de cada tres anuncios utiliza regalos o premios para incentivar la compra, y que uno de cada cuatro emplea famosos para captar su atención e influirlos.  

Entre algunos impactos de esta ofensiva publicitaria están que en América Latina tres de cada diez niños tienen sobrepeso por “malnutrición por exceso”, y la mitad de los adolescentes de 13 a 15 años consumen dos o más bebidas azucaradas por día. La situación se repite en otros países de la región.

Sin embargo, la obesidad puede reducirse con alimentos realmente nutritivos, impidiendo la ofensiva publicitaria y siguiendo otras recomendaciones de la OMS.  Es urgente que todos los sectores de la sociedad tomen el problema en sus manos.

Bernardo Kliksberg es directivo del Alto Panel Mundial de Seguridad Alimentaria y asesor especial del PNUD/ONU. La histórica universidad española de Alcalá de Henares proclamada Patrimonio Universal de la Humanidad, ha decidido otorgar al autor su máxima distinción, el Doctorado Honoris Causa, por su trayectoria. 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 1552 veces