Lunes, 23 Octubre 2017 07:23

El empleo en su contexto

Escrito por Mario Luis Fuentes
Valora este artículo
(1 Voto)

De acuerdo con los datos oficiales, en el sexenio se ha logrado la creación de tres millones de empleos, esto implica un promedio anual de alrededor de 560 mil al año. También ha crecido la cifra de 28.34 millones de familiares afiliados al IMSS en enero de 2016, a 31.59 millones en agosto de 2017.  Sin duda, es un logro que en un contexto de bajo crecimiento económico se haya logrado la creación de empleos, sin embargo, debe reconocerse que estamos muy lejos de un escenario deseable. Por ejemplo, frente a la cifra de los 560 mil empleos creados por año, contrasta el dato del 1.2 millones de puestos de trabajo que se requieren debido al crecimiento de la Población Económicamente Activa

Por otro lado, de acuerdo con el Inegi, el promedio de horas trabajadas por semana en el país es de 42.4, y el promedio de ingresos por hora trabajada es de 36.3 pesos. Es decir, el promedio de ingresos por persona ocupada en el país es de aproximadamente seis mil 156 pesos al mes.

 

Lo anterior debe verse en detalle: en primer lugar debe señalarse que el número de horas trabajadas entre los hombres es de 45.4 horas a la semana y de 37.6 horas entre las mujeres. Los hombres obtienen 36.4 pesos por hora, por lo que el ingreso mensual sería de aproximadamente seis mil 610 pesos. En contraste, las mujeres laboran, en promedio 37.6 horas semanales a razón de 35.9 pesos por hora; esto es, cinco mil 399 pesos por mes. Lo anterior significa una desigualdad promedio de 19 por ciento menos ingresos por mes, para las mujeres, respecto de lo que ganan los hombres.

 

A lo anterior debe agregarse que hay una tasa de informalidad laboral de 56.5 por ciento, es decir, poco más de la mitad de la población ocupada en el país carece de contrato laboral, afiliación a la seguridad social, así como un salario digno, en los términos que establece la Constitución, adicionalmente, el Inegi estima en 27 por ciento la ocupación en el sector informal (14.58 millones de personas).

 

Si el promedio de ingresos señalado es bajo, no debe dejarse de lado el hecho de que, de acuerdo con el Coneval, el ingreso laboral per cápita en el país no rebasa los mil 800 pesos mensuales y que en entidades como Chiapas, Guerrero y Oaxaca se ubica por debajo de los mil pesos al mes, además del incremento en el número de perceptores por hogar, amén de la persistencia de fenómenos como el trabajo infantil, situación en el que se encuentran más de 2.4 millones de niñas, niños y adolescentes.

 

¿Cómo crecer más y cómo hacerlo generando empleos dignos suficientes? Se trata de la gran cuestión de la economía mexicana, la cual arrastra 30 años de crecimiento mediocre y que en el corto plazo enfrenta el reto de una ralentización de las exportaciones, además de la reducción que ha estimado el Inegi en el consumo interno en los últimos meses.

 

Frente a este contexto, debemos ser capaces de plantearnos metas de alto calado. ¿Por qué no, por ejemplo, reducir la pobreza a 20 por ciento de la población nacional en los próximos seis años? El país tiene que aspirar en el mediano plazo, de manera acelerada: reducción de la inflación a menos del 3 por ciento anual; crear 100 mil o más empleos mensuales, alcanzar la cobertura universal de la seguridad social, reducir al menos en 30 por ciento las tasas de mortalidad por causas evitables, y en 50 por ciento por accidentes, suicidios y homicidios; reducir la desigualdad a menos .350 en el coeficiente de Gini, así como incrementar la inversión productiva a los niveles señalados y cumplir con el 1 por ciento del Producto Interno Bruto en ciencia y tecnología.

 

Alcanzar éstas y otras metas exigen, sin embargo, un renovado diálogo público nacional por la inclusión y la igualdad social. Tenemos el reto de impulsarlo y, sobre todo, de llevarlo a buen puerto.

 

@MarioLFuentes1

Barack Obama presentó su último “discurso a la nación” el pasado marte
Visto 3897 veces