Viernes, 31 Agosto 2018 00:00

Los jóvenes y la justicia

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Como complemento de la información generada por sus Censos Nacionales de Gobierno, Seguridad Pública y Sistema Penitenciario, el INEGI presentó la primera Encuesta Nacional de Adolescentes en el Sistema de Justicia Penal (ENASJUP) 2017

En ella, el Instituto integra información estadística sobre el procedimiento penal de los adolescentes de 12 a 17 años y de las personas adultas jóvenes de 18 años y más, y da cuenta de sus características sociodemográficas y socioeconómicas.

La Encuesta contiene información de todos los Centros de Internamiento habitados del país (53 centros, a lo largo de las 32 entidades), y se llevó a cabo en una muestra de 3,308 adolescentes y jóvenes que contaban con una sanción penal y cumplían su proceso en libertad o en internamiento. En todo el país, hay en total casi 7 mil jóvenes en estas condiciones, de los cuales, 92% son hombres y solo 8%, mujeres. 

Al momento del levantamiento de la ENASJUP 2017, ocho de cada 10 adolescentes en el sistema de justicia penal tenían ya una sentencia y en el 65% de los casos se trató de una medida de sanción no privativa de la libertad, mientras que en el 17.2% la sanción se cumplía en un Centro de Internamiento.

Entre los principales resultados de esta encuesta, destaca el relativo a la violencia que viven los adolescentes y jóvenes en el sistema de justicia, ya que, al momento de su detención, la mitad de ellos sufrieron algún tipo de violencia física (principalmente patadas) y siete de cada 10 fueron víctimas de violencia psicológica.

Además, 46.6% de ellos han sufrido lesiones dentro del Centro de Internamiento, mientras que esta cifra es de 24% en el caso de los adultos, de acuerdo con los datos de la Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad (ENPOL) 2016.

El 15.3% de los adolescentes y jóvenes encuestados aseguró que se sentía inseguro dentro del Centro de Internamiento en el que se encontraba y 10.4% llegó a sentir inseguridad al interior de su dormitorio; en este sentido, cabe destacar que tres de cada 10 adolescentes fueron víctimas de al menos un delito dentro de las instalaciones de estos centros, principalmente de robo de objetos personales, con un 84.9%, y un 4% fue víctima de algún delito sexual.

Además:

  • El 50.2% de los adolescentes refieren que hubo violencia física y 68% violencia psicológica al momento de su detención.
  • En cuanto a la violencia física 87% refieren que los patearon o los golpearon y 44.8% que los golpearon con algún objeto .
  • El 82.2% de los adolescentes en el sistema de justicia penal contó con una sentencia. De ellos, el 65% cumplió una medida de sanción no privativa de la libertad y 17.2% cumplió su sanción en un centro deinternamiento.
  • En el mismo año, el 50.2% de los adolescentes en el sistema de justicia penal sufrió algún tipo de violencia física al momento de su detención.
  • El 31.3% de los adolescentes en el sistema de justicia penal con medida de internamiento, fue víctima de al menos un delito en el centro de internamiento.

 

En entrevista con México Social, el doctor Adrián Franco, director general de Estadísticas de Gobierno del Inegi, señaló que la Encuesta Nacional de Adolescentes en el Sistema De Justicia Penal (ENASJUP) 2017 es la primera encuesta que realiza sobre adolescentes en el sistema de justicia penal en el país.

“En 2016 levantamos la Enpol y la publicamos el año pasado; para esa encuesta nos fuimos a los 238 centros penitenciarios, pero solo en el tema de adultos. Ahora, a finales del año pasado, levantamos la información de lo que corresponde a los adolescentes que están dentro del sistema de justicia penal”, puntualizó Franco.

De acuerdo con el investigador, 92% de los jóvenes que se encuentran en centros de internamiento son hombres y la mayor parte se concentra en entidades como Jalisco, Sonora y Chihuahua: en esas tres entidades están prácticamente el 50% de los adolescentes que están en el sistema de justicia.

 “La estimación de la encuesta nos da un total de 6,891 adolescentes en el sistema de justicia penal para adolescentes, que coincide con el dato reportado por la Comisión Nacional de Seguridad, aunque es un dato que varía prácticamente todos los días”, subrayó al respecto el investigador del Instituto, e indicó que "prácticamente en todas las entidades hay un centro de internamiento para adolescentes; en algunas entidades como Sonora hay seis, por ejemplo, y en Tamaulipas hay cinco, y en la Ciudad de México hay cinco, pero en todas las entidades hay al menos un centro”.

Asimismo, señaló que la mayor proporción de mujeres adolescentes se encuentra en entidades como Colima, Quintana Roo, Tamaulipas o Estado de México. “Son pocas mujeres, y cuando hablamos de proporciones en las entidades, son todavía menos”.

Sobre la metodología de la encuesta, el director de Estadísticas de Gobierno afirmó que el Instituto realizó “prácticamente una réplica para los adolescentes de lo que fue la Enpol” y que esta contiene información sobre:

  • Las características socioeconómicas y sociodemográficas de los adolescentes
  • Sus antecedentes jurídicos y familiares
  • Cómo fue su experiencia en el proceso de detención
  • Cómo fue la presentación ante el ministerio público y el procedimiento judicial que llevó
  • Los tipos de delitos por los cuales fueron procesados
  • Las características de la vida en el internamiento en caso de que así fuera
  • La vida en el centro penitenciario per se
  • Cómo es la sanción en externación
  • Las expectativas de reinserción así como el tema de corrupción durante su paso por el sistema

 

De acuerdo con Franco, a partir de los resultados es posible saber que el comportamiento de los adolescentes en muy similar al de los adultos en las zonas donde se concentran y que pocos llegan a cursar la educación media superior. Sin embargo, existen otros datos en los que los jóvenes viven mayores injusticias:

“Si comparamos estas cifras con las registradas en el caso de los adultos, los adultos vivieron 63% violencia física, pero en casos como golpear con objetos, aplastar su cuerpo o parte de él, golpear con las manos o pies, descarga eléctrica es menor en los adultos y la violencia sexual son menores”, señaló, "además, en el caso de los jóvenes, de acuerdo con los datos de ambas encuestas, hay más violencia física durante la detención, que en el caso de los adultos".

Visto 614 veces