Sábado, 31 Diciembre 2016 14:43

BIENAVENTURADOS SEAN LOS POETAS

Escrito por Vittorio Bianco / Maria Rosa Nuvoletta / Traducción: Rosa María Fajardo
Valora este artículo
(1 Voto)

No me pongan junto a quien se queja
sin jamás alzar la mirada,
a quien no sabe decir gracias,
a quien no sabe contemplar un atardecer.
Cierro los ojos, me alejo un paso.
Soy otra cosa.
Estoy en otra parte.

                                           Alda Merini

 

No me pongan junto a quien se queja
sin jamás alzar la mirada,
a quien no sabe decir gracias,
a quien no sabe contemplar un atardecer.
Cierro los ojos, me alejo un paso.
Soy otra cosa.
Estoy en otra parte.

                                           Alda Merini

 Inspiración poética

Escrito por Vittorio Bianco / Traducción: Rosa María Fajardo

 

Un fuego hiela el cerebro

se depositan cenizas de pensamientos

el mundo está en silenciosa espera

dudan en la garganta íntimas palabras

furibundos pensamientos corren sin meta,

se cruzan, se funden,

desvanecen.

 

Al improviso comprendes todas las cosas

y luego, priva de luz, ves

de dónde nace una forma,

aunque si luego cambia.

 

Son aquellas apariciones que

ponen montañas sobre montañas

para alcanzar el cielo.

 

Plasmar una expresión,

si se completara alguna vez,

sería sublime.

 

Como si se expiara

como si se profeti zara

un simple pensamento

para disputa del tiempo del alma.

 

He ahí

la eternidad.

Busco solamente la eternidad.

 

amanecer.jpg                                                                                                              Foto: Rosa María Fajardo

 

Un fuoco ghiaccia il cervello

si depositano ceneri di pensieri

il mondo è in silenziosa attesa

dubitano in gola intime parole

furibondi pensieri corrono senza meta,

s’incrociano, si fondono,

svaniscono.

 

All’improvviso comprendi tutte le cose

e poi, priva di luce, vedi

da dove nasce una forma,

anche se dopo cambia.

 

Sono quelle visioni che

Pongono montagne su montagne

Per raggiungere il cielo.

 

Plasmare un’espressione,

se si completasse mai,

sarebbe sublime.

 

Come se si spiasse

Come se si profetizzasse

un semplice pensiero

per la disputa del tempo dell’anima.

 

Ecco

L’eternità.

Cerco solamente l’eternità.

 

Vittorio.jpg                                                                                                                        Vittorio Bianco

 

 

Flor roja

Escrito por Maria Rosa Nuvoletta / Traducción: Rosa María Fajardo

 

He amado como se ama cuando

aunque quien te debe amar no te ama.

 

He amado la sangre

que buscaba un pertenecer

que me hiciera sentir hija de algo.

 

He amado los instrumentos musicales

donde el soplo de un simple aliento

sabe hacer pasar el silencio en el sonido.

 

He amado en el miedo

que conoce la ausencia de quien amas.

 

He amado la falta

de cualquier posesión

la verdad que no puede

escapar de la mentira,

la limosna que me vuelve

agradecida mendiga de preciosas migajas.

 

He amado la ausencia

que encuentra en una gota

todas las aguas del universo.

 

He amado los timones

más que las anclas,

la esperanza que abre la puerta

que alguien ha cerrado.

 

He amado las brasas

de las hogueras de mil brujas.

He amado el perdón

que conoce el sarcasmo del mal

que nunca pide disculpa.

 

He amado lo que nunca ha sucedido

y los hechos que no puedo ya cambiar.

 

He amado así porque en los desiertos nacen

los saguaros y en su carne espinosa

alguna vez se incrusta una flor roja.

 

 

flor_roja.jpg                                                                                                  Foto: Rosa María Fajardo

 

Ho amato come si ama quando

anche chi ti deve amare non ti ama.

 

Ho amato il sangue

che cercava un’appartenenza

che mi facesse sentire figlia di qualcosa.

 

Ho amato gli strumenti musicali

dove il soffio di un semplice fiato

sa far passare il silenzio nel suono.

  

Ho amato nella paura

che conosce l’assenza di chi ami.

 

Ho amato la mancanza

di un qualsiasi possesso,

la verità che non può

fuggire nella menzogna,

l’elemosina che mi rende

grata mendicante di preziose briciole.

  

Ho amato l’essenza

che trova in una goccia

tutte le acque dell’universo.

  

Ho amato i timoni

più delle ancore,

la speranza che apre la porta

che qualcuno ha chiuso.

  

Ho amato la brace

dei roghi di mille streghe.

  

Ho amato il perdono

che conosce il sarcasmo del male

che  non chiede mai scusa.

 

Ho amato ciò che non è mai successo

e gli accadimenti che non posso più cambiare.

 

Ho amato così perché nei deserti nascono

I saguari e nella loro carne spinosa

talvolta si infila un fiore rosso.

 

Rosa_N.jpg                                                                                               Maria Rosa Nuvoletta

 

 

 

Por Vittorio Bianco y Maria Rosa Nuvoletta

Traducción de Rosa María Fajardo @RosaMFajardoG

Los escritores  invitados del mes se presentan así:

Vittorio:  A veces la mente se apaga, como si los engranes se bloquearan y no logras hacer nada. Es terrible, sobre todo para quien trabaja en el mundo de la comunicación. Para desbloquearla los método son varios, mis preferidos son la lectura, el vino y el amor de mi mujer.

Maria Rosa: Nacida en Florencia el 10 de agosto de 1959, a los once años se muda a Nápoles, país natal del padre, donde actualmente vive. Se titula en Pedagogía en 1984 en la Universidad Suor Orsola Benincasa. Es profesora de bachillato.

 

*Publicado originalmente como "Ispirazione poetica" y "Fiore rosso", en INK. Suplemento de INCHOSTRO, periódicode la Escuela de Periodismode la Università degli Studi Suor Orsola Benincasa de Nápoles.  

Año VII. Núm. 2. Italia 2007. pp. 5. Se publica con autorización de los autores.

Visto 444 veces
Más en esta categoría: « LA VISITA