• 2018: el año más sangriento | Guanajuato se mantiene como líder indiscutible en homicidios

    Luego de que se creía que en materia de espectáculos macabros habíamos visto casi todo: fosas clandestinas, historias de cuerpos disueltos en ácido, ejecuciones colectivas, y un largo etcétera, esta semana conocimos la historia de los tráileres de la muerte: literalmente dos vehículos repletos de cadáveres, que se cuentan por cientos, que no han sido identificados, y que para los cuales no hay espacio en las morgues de Jalisco.

  • Asolados por la violencia / Saúl Arellano

    La cifra es escalofriante: 29 de cada 100 mexicanos fueron víctimas de la delincuencia en el último año. La cifra es la mayor registrada desde que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía diseña, levanta y procesa la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe, 2018)

  • Disueltos en ácido: más allá de lo macabro / Saúl Arellano

    Miguel de Unamuno sostenía que morir siempre será un evento prematuro; lo es más cuando es resultado del ejercicio de la violencia; pero ésta tiene distintas dimensiones: desde la ejercida en combate por el colérico Aquiles, hasta la que ejecuta la delincuencia en contra de sus víctimas

  • El Presidente y sus signos / Mario Luis Fuentes

    Hablar desde la Presidencia de la República constituye uno de los actos que implican mayor poder, pero también mayor responsabilidad. La jefatura del Estado, depositada en el Poder Ejecutivo, exige de un constante proceso de comunicación de las decisiones que se toman, pero también permite mantener el contacto con la ciudadanía para plantear temas de agenda de interés público y hasta para convocar a la nación a construir proyectos que son de relevancia en todo el territorio nacional

  • Imparable, el robo de vehículos

    De acuerdo con las cifras del INEGI en el año 2017 había 45.47 millones de vehículos de motor en circulación, de los cuales 30.69 millones son coches; asimismo, de acuerdo con los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, al año se tiene un promedio de 157 mil coches robados; en efecto, entre enero del 2015 y julio del 2018, fueron robados 557,982 coches, de los cuales, 176,521 fueron robos con violencia. La tendencia es creciente y pareciera imparable


     Twitter logo blue@MexicoSocial_

    El robo de vehículos es uno de los “grandes negocios” de la delincuencia: ya sea para utilizarlos en la comisión de otros delitos, para venderlos ilegalmente dentro o fuera del país, o bien para desmantelarlos y venderlos como “partes usadas”; las ganancias que obtiene el hampa derivadas de este negocio ilícito son enormes.

    Delito motorizado.png

    Al respecto, es importante considerar que junto con el robo a casa habitación, constituyen dos de los delitos de mayor impacto patrimonial para las familias y personas que son sus víctimas, pues en miles de casos, los propietarios de vehículos de motor no cuentan con seguros para la protección de sus unidades.

    Desde esta perspectiva, es importante poner en contexto las cifras, a fin de dimensionar la problemática que se está viviendo en el país. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el parque vehicular del país ha crecido aceleradamente en los últimos años.

    En efecto, en el año 2010 se tenía un registro de 31.63 millones de vehículos registrados en circulación; de ellos, 21.15 millones eran automóviles, 312 mil 738 eran camiones o autobuses para el transporte de pasajeros, 9.015 millones eran camionetas o camiones para carga, y 1.15 millones eran motocicletas o vehículos motorizados de dos ruedas.

    Tres años después, en 2013, el parque vehicular del país se había incrementado a 36.74 millones de vehículos de motor; de éstos, 24.8 millones eran automóviles; 347 mil 144 camiones o autobuses de pasajeros; 9.7 millones eran camiones o camionetas para carga y 1.87 millones eran motocicletas.

    El último año para el cual el Inegi cuenta con registro es el 2017; en éste había ya 45.42 millones de vehículos de motor en circulación; de éstos, 28.66 millones eran automóviles; 3578 mil 452 eran camiones o autobuses de pasajeros; 10.07 millones eran camionetas o camiones para carga, mientras que 2.27 millones eran motocicletas.

    En términos porcentuales, el incremento de vehículos de motor entre 2010 y 2017 ha sido de 43.75%; en lo que respecta a los automóviles, el incremento fue de 68.9%; los camiones o autobuses de pasajeros incrementaron su número en un 78.46%; las camionetas y camiones de carga se incrementaron en un 83.4%; mientras que el número de motocicletas creció en el orden de 209 por ciento.

    En este tema, es importante destacar que la entidad en donde en 2017 había más vehículos de motor en circulación era el Estado de México, con 7.27 millones de unidades; en segundo lugar se encontraba la Ciudad de México, con 5.47 millones de unidades en circulación; en tercer sitio se ubica Jalisco, con 3.6 millones; en cuarto sitio está Michoacán, con 2.48 millones; en quinto lugar Nuevo León, con 2.12 millones; en sexto se encuentra Guanajuato, con 1.99 millones, y en séptimo sitio el estado de Veracruz, con 1.95 millones de unidades de motor en circulación.

    Una gran magnitud

    De acuerdo con las estadísticas de incidencia delictiva del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el robo de vehículos muestra una tendencia preocupante. En efecto, entre los años 2015 y 2017, se tiene registro de un total de 557 mil 982 coches robados. Al respecto, y sólo a manera de especulación, si se tomara un precio promedio de 150 mil  pesos por unidad, la cifra en pérdidas económicas sería de alrededor de 83 mil 697 millones de pesos, una cantidad casi del doble de lo destinado al combate a la pobreza anualmente a través de un programa como Prospera.

    Al respecto, es importante destacar que en el año 2015 fueron robados 145 mil 735 coches, de los cuales, 41 mil 260 fueron robos con violencia. En el año 2016 la cifra total fue de 147 mil 839 coches, y en 41 mil 104 casos el robo fue con violencia; para el 2017 la cifra se disparó a 167 mil 963 casos, de los cuales 57, mil 352 fueron robos violentos.

    En el 2018, el Secretariado Ejecutivo tiene un registro de 96 mil 445 coches robados, de los cuales, en 36 mil 805 casos se tiene registro de que fueron robados con violencia. Con base en estos datos, y de continuar la tendencia, se podría llegar a una cifra aproximada de 166 mil 760 robos de coches, con la diferencia de que, igualmente de continuar la tendencia, el número de robos de coches con violencia podría llegar a los 64 mil 520 casos, una cifra que constituiría un récord histórico en este indicador.

    Tendencia del robo de coches 2015-2018.png

    Por su parte, el propio Secretariado Ejecutivo tiene un registro de 87 mil 681 motocicletas robadas en el periodo que va de enero del 2015 a julio del 2018; de esa cifra, en un total de 25 mil 398 casos el robo de la unidad fue con violencia. Cabe destacar al mismo tiempo la tendencia creciente de este tipo de robos; en efecto, en 2015 fueron 160 mil 20 casos, de los cuales, en 5 mil 192 se registró violencia; en 2016 fueron robadas 21 mil 512 motocicletas, y en 5 mil 548 de esos casos el robo fue violento.

    Tendencia de robo de motocicleta 2015-2018.png

    Para el año 2017 la cifra se incrementó a 30 mil 217 casos, de los cuales, en 8 mil 648 el robo fue violento; mientras que entre enero y julio de este 2018 se tiene un registro de 19 mil 932 casos, de los cuales, en 6 mil 12 se han cometido con violencia.

    En dos ruedas.png

    De continuar la tendencia, al final del año podría llegarse a 34 mil 167 casos; de los cuales, 10 mil 306 serían robos con violencia.

    *Columna publicada con el mismo nombre en el periódico Excélsior, 04-septiembre-2018, p.20.

    FB-f-Logo  blue 50 /mexicosocial

    Twitter logo blue@MexicoSocial_

  • La conciencia persigue al corrupto aunque nadie lo condene / Leonardo Boff

    Hay una voz dentro de nosotros que nunca conseguimos acallar. Es la voz de la conciencia. Ella está por encima del orden establecido y de las leyes vigentes. Hay hechos delictivos como violar inocentes, quitar de la boca del hambriento el pan que lo salvaría de la muerte, robar el dinero destinado a la salud y a la educación, practicar la corrupción como verdadero pillaje de millones de reales destinados a las infraestructuras y otros crímenes horrendos.