MÉXICO SOCIAL EN EXCÉLSIOR

Martes, 01 Marzo 2016 00:00

Después de Francisco, el Estado laico

Escrito por Mario Luis Fuentes / México Social
Valora este artículo
(7 votos)

La Secretaría de Gobernación cuenta con un registro de 8,542 asociaciones religiosas, de las cuales el 40% son católicas; de acuerdo con el INEGI, el porcentaje de personas no católicas creció a más del 10%, más un 5% de quienes no profesan ningún credo. La entidad en donde se registra un mayor porcentaje de personas sin religión es Quintana Roo, con 13.3%, y la que tiene el menor porcentaje es Zacatecas, con 1.2%

 Twitter logo blue@mexicosocialorg

La visita del Papa Francisco a México generó diversas reacciones: euforia en buena parte de quienes profesan el credo católico, alegría en otros sectores; preocupación por agendas de índole política y social; así como una expectativa, sobredimensionada en muchos casos, sobre los efectos que tal visita podría tener en la determinación del rumbo del país.

Lo cierto es que una vez concluida la llamada “visita pastoral”, la mejor lección que puede obtenerse es la relativa a la relevancia de contar con un Estado laico; por lo que no deja de llamar la atención la propensión de la clase política de mostrar abiertamente qué religión tiene, cuando para el ejercicio público tal posición es irrelevante, pues más allá de las creencias personales, están obligados a cumplir y hacer cumplir lo que se encuentra en la Constitución, sus leyes, normas y reglamentos.

En un Estado laico las personas tienen plena libertad de creencias y de expresión, y por ello un régimen plenamente democrático ha sido definido por algunos como el modo de gobierno en donde todos los discursos son posibles, excepto aquél que atenta en contra de la propia democracia, y con ella, del pluralismo político y cultural, la diversidad, en todos los ámbitos, y la diferencia como opción de vida de quien así lo asuma.

 ¿Cuántas y cuáles son las religiones en México?

La categorización pública más reciente de las religiones en México se encuentra en un documento poco conocido del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), titulado “Clasificación de Religiones, 2010”; este texto sirvió de base para construir la pregunta incluida sobre el tema en el Censo, 2010. Es de hacerse notar que, debido a la relevancia social, cultural y económica que tiene la religión entre la población nacional, éste es uno de los pocos tópicos que se han incluido desde el primer Censo Oficial de la República mexicana, levantado en 1895.

De acuerdo con el INEGI, habría tres niveles de clasificación de las religiones: 1) Credo religioso; 2) Grupos religiosos y; 3) “Otros credos”. El primero, el cual es el concepto de mayor nivel de generalidad, se subdivide, para efectos censales, en tres grupos: 1) credo cristiano; 2) otros credos; y 3) sin religión.

Dentro de los Credos religiosos, el más numeroso es el “Credo cristiano”, el cual presenta cinco subdivisiones: 1) católico; 2) ortodoxo; 3) protestantes históricas o reformadas; 4) pentecostales/evangélicas/cristianas; y 5) bíblicas diferentes de evangélicas.

Por su parte, en el segundo nivel, “Otros credos”, se encuentran las siguientes: 1) origen oriental; 2) judaica; 3) islámica) 4) new age o nueva era; 5) raíces étnicas; 6) espiritualistas; 7) otros movimientos religiosos; y 8) cultos populares.

En otro sentido, la Secretaría de Gobernación cuenta con un registro de 8,580 asociaciones religiosas, agrupadas en las siguientes categorías: La primera, denominada como “Oriental”, aglutina a 17 asociaciones religiosas, entre las que se encuentran dos hinduistas; 13 budistas y dos Krishna.

El segundo grupo, de asociaciones se denomina como “Religión Judía” y tiene un registro de 10 asociaciones.

En un tercer grupo se encuentran las más numerosas, que son las “Cristianas”, las cuales suman 8,542 asociaciones, de las cuales destacan, por su número: 3,343 asociaciones de la Religión Católica, apostólica y romana; 2,675 de Asociaciones de la religión Evangélica Pentecostés Pentecostal; 1,211 de las Asociaciones Evangélica Nacional; 622 de la Religión Evangélica Independiente; y 398 de la religión Evangélica Pentecostés No Pentecostal.

 ¿Qué tan religiosa es la población?

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Discriminación, 2010, presentada por el CONAPRED, del total de población que sostiene profesar un credo, el 51% participa en servicios o reuniones relacionadas con su religión al menos una vez a la semana; 30% afirma asistir al menos una vez al mes, mientras que el 17% una vez al menos cada seis meses.

Entre las religiones con mayor número de practicantes, la Evangélica es la que tiene el mayor porcentaje de personas que asisten con más regularidad a sus servicios o actividades; en efecto, el 88% de quienes tienen esta religión afirma asistir diario o al menos una vez a la semana a sus servicios; en segundo lugar están los testigos de Jehová, con un 82% de asistencia diaria o semanal; en tercer sitio se ubican quienes practican la religión cristiana, con 80% de asistencia diaria o semanal; quienes practican otras religiones cristianas se ubican también en 80%; mientras que quienes son católicos asisten diario o una vez por semana a sus servicios en un 48%.

La vida sin religión

El pluralismo y la diversidad religiosa implica aceptar, pero sobre todo asumir, que hay cada vez más personas que no profesan ninguna religión. En promedio, el INEGI estimó en el Censo de 2010 que un 5% de la población mayor de 5 años no profesa ninguna religión.

Sin embargo, en este indicador, como en prácticamente todos los de la cuestión social hay notables diferencias, pues mientras que en Quintana Roo el porcentaje de personas sin credo es de 13.3%; en Zacatecas, Tlaxcala y Guanajuato los porcentajes son de 1.2%, 1.3% y 1.4%, respectivamente. Llama la atención el caso de Chiapas, en donde en el año 2000 se registró un 13% de personas sin religión, pero en 2010 disminuyó a 11.9%.

*Columnapublicada con el mismo nombre en el periódicoExcélsior, 01- Marzo- 2016, p.21

FB-f-Logo  blue 50 /mexicosocial

Twitter logo blue@mexicosocialorg

El viernes pasado de dio a conocer el Informe Anual sobre Pobreza y Rezago Social, 2015, con el propósito de orientar la inversión para la infraestructura social en los Estados. La información oficial muestra, sin embargo, que a pesar de los recursos aplicados en los últimos años las desigualdades y la pobreza persisten, sobre todo ahí, en donde más se invierte. La evidencia sugiere que el problema no son los programas, sino el modelo de desarrollo; y ese es el debate pendiente.

Visto 9597 veces