Martes, 15 Enero 2013 00:00

Perros callejeros: problemas de salud pública

Escrito por Mario Luis Fuentes / CEIDAS
Valora este artículo
(17 votos)

De acuerdo con los datos oficiales, entre los años 2006 y 2010, han resultado lesionadas, en promedio, 114 mil personas al año por mordeduras de perros; los estados con mayor incidencia son Hidalgo, Puebla, Durango, Distrito Federal y San Luis Potosí. Las niñas y niños son los más vulnerables pues de cada 100 casos, en 45 de ellos las víctimas tenían menos de 14 años. Los adultos mayores son otro grupo amenazado, pues cerca del 13% de las mordeduras se dan contra mayores de 65 años.

La detención de 57 perros en la Delegación Iztapalapa de la Ciudad de México, a raíz de supuestos ataques que cobraron la vida de varias personas, debe dar pie a una seria discusión nacional en torno a los problemas de salud pública que implica la existencia de cientos de miles, quizá de millones de perros callejeros en todo el país.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Salud del Gobierno del Distrito Federal, en la ciudad habría alrededor de 120 mil perros callejeros, los cuales generan entre 5 y 6 toneladas de heces fecales al día, las cuales provocan hasta el 60% de las infecciones estomacales e intestinales que se reportan cada año.

El dato no es menor, pues de acuerdo con la Dirección general de Vigilancia Epidemiológica de la Secretaría de Salud, cada año se registran en todo el país, entre 4.5 y 4.9 millones de infecciones intestinales, así como más de 450 mil casos anuales de amebiasis intestinal.

De acuerdo con un estudio del Instituto Nacional de Salud Pública, dado a conocer en el año 2008, la contaminación de suelos por heces fecales es la principal fuente de infección humana; con el agregado de que las larvas contenidas en las heces fecales son altamente resistentes a los efectos del ambiente por lo que pueden sobrevivir, desde meses hasta años en espera de un “portador”.

Frente a lo anterior, las niñas y niños menores de 8 años son los más vulnerables a contraer enfermedades transmitidas por las larvas contenidas en las heces depositadas en la vía pública, por lo que tomar medidas no sólo de higiene y recolección, sino también de una constante vigilancia y lavado de manos, pueden contribuir a mejorar su calidad de vida y su resistencia a este tipo de infecciones.

Adicionalmente, debe decirse que cada año hay miles de ataques de perros en contra de personas, los cuales provocan altos costos tanto en términos de daños a la salud, como económicos.

De acuerdo con la organización norteamericana Digbits.org, en los Estados Unidos de América las dos razas de perros más peligrosas son los Pit Bull y los Rottweiler, los cuales son responsables de más del 80% de ataques, tanto leves como peligrosos, registrados en aquel país.

En México, carecemos de un registro a tal nivel de detalle, lo cual es reflejo de un abandono de las autoridades, sobre todo en el ámbito de lo local, para tener un adecuado control, registro y sanidad respecto de los perros que se tienen, tanto en los hogares, como los que viven en las calles.

Las mordidas de todos los días

De acuerdo con los anuarios de morbilidad de la Secretaría de Salud, en los últimos cinco años para los que hay información, es decir, el periodo que va de 2006 al 2010, en México han sido lesionadas, como promedio anual, 114 mil personas, de las cuales no se tiene un registro preciso de cuántas sufrieron heridas graves o cuántas fallecieron a causa de los ataques de los canes.

Según los Anuarios de Morbilidad de la Secretaría de Salud, en el periodo consignado se registra una importante tendencia a la baja; empero, la cifra anual implica un promedio de al menos 283 casos diarios de ataques de perros hacia personas, o bien, 12 casos de mordeduras por perros cada hora.

De manera afortunada, las campañas de vacunación han resultado efectivas hasta ahora, pues en el periodo consignado, no se ha registrado oficialmente ningún caso de rabia en todo el país, lo cual nos aproxima a una posible erradicación de esta enfermedad en los próximos años, de continuar como hasta ahora.

Las niñas y los niños, los más vulnerables

Como casi todos los ámbitos de la vida cotidiana, las niñas y los niños son los más vulnerables a ser atacados por perros. En efecto, según los datos oficiales, quienes tienen entre 5 y 9 años de edad representan alrededor del 18% del total anual de lesionados por mordeduras de perros; en segundo lugar se encuentran quienes tienen entre 10 y 14 años, pues concentran a prácticamente el 15% del total de ataques anuales.

En tercer sitio están las niñas y niños de 1 a 4 años, entre quienes se concentran casi el 10% del total de los ataques de perros en contra de personas. Como puede verse, estos tres grupos de edad concentran a casi el 45% del total de lesionados por mordeduras de canes.

En un sitio especial se encuentran también las niñas y niños menores de 1 año. En el periodo señalado, el promedio anual de lesionados en este grupo de edad es de aproximadamente 312 casos anuales; el problema con este tipo de ataques es que las lesiones resultantes son casi siempre graves, y resultado general del descuido o el abandono.

Adultos mayores, otra población en riesgo

Otro grupo de población que resulta especialmente vulnerable a los ataques de los perros es el de las personas mayores de 65 años; su debilidad física y en ocasiones el tener enfermedades discapacitantes, los convierte en presas mucho más fáciles ante el ataque de los perros.

En conjunto, entre el 2006 y el 2010, fueron mordidas por perros 40,675 personas mayores de 65 años, lo que implica un promedio anual de 8,134 casos, o bien, un aproximado de prácticamente un caso cada hora.

Los estados con más casos

De acuerdo con la información oficial, los estados del país con más altas tasas de víctimas mordidas por perros son: Hidalgo, en primer lugar, con una tasa de 162 mordeduras por cada 100 mil habitantes; Puebla y Durango, con 150 casos por cada 100 mil personas; el Distrito Federal y San Luis Potosí con una tasa de 148; Yucarán con 128.2; Oaxaca con 125.8; Sonora con 124.2; Quintana Roo y Guerrero con 118.9 cada uno; Tlaxcala y Baja California Sur con 115 casos por cada 100 mil habitantes.

En el lado opuesto, los estados con menores registros de mordeduras por perros, en el periodo que va del 2006 al 2010: Aguascalientes, con una tasa de  75.4 casos por cada 100 mil habitantes; Querétaro con 72.8; Baja california con 65.3; Sinaloa con 63.4; Tabasco con 61.2 y Chiapas, con 51.2 personas atacadas por cada 100 mil habitantes

*Artículo publicado bajo el mismo nombre en el periódico Excélsior, 15- Enero- 2013, p.20

METODOLOGÍA                                                           

La selección de los indicadores para elaborar esta investigación se apegó a los siguientes criterios: 1) provienen de fuentes oficiales o de organismos internacionales; 2) son datos con representatividad nacional; 3) son datos con rastreabilidad, con la misma metodología durante los últimos diez años.

(*) Este texto se elaboró con material del Centro de Estudios e Investigación en Desarrollo y Asistencia Social

Visto 21201 veces
""