MÉXICO SOCIAL EN EXCÉLSIOR

Martes, 20 Noviembre 2012 00:00

Niñez mexicana, vulnerada

Escrito por Mario Luis Fuentes / CEIDAS
Valora este artículo
(11 votos)

Según el INEGI, en México hay 39.2 millones de niñas, niños y adolescentes. De ellos, 21.4 millones es decir, casi el 54%, viven en pobreza; y entre éstos, hay 5.1 millones que viven en condiciones de pobreza extrema. Por otro lado, hay una enorme cantidad de niñas, niños y adolescentes que mueren por causas en exceso evitables: casi 8 mil fallecen anualmente por causas accidentales y violentas; más de 4,200, por enfermedades respiratorias; 3,500 mueren por enfermedades infecciosas y parasitarias; mientras que 1,500 fallecen por enfermedades nutricionales y metabólicas.

El día de hoy se cumple un año más de la ratificación, por parte del Estado Mexicano, de la Convención sobre los Derechos de las Niñas y los Niños. Sin embargo, a 21 años de haber asumido el compromiso de garantizar plenamente los derechos de la niñez, en México persisten severos rezagos, los cuales resultan inaceptables en un país que cuenta con los recursos que nosotros tenemos.

Los retos en la materia son inmensos, porque en nuestro país hay, según los datos del Censo del 2010, un total de 39,226,744 menores de 18 años, quienes, según el texto de la Convención, son considerados como parte de la niñez. En México, la Ley establece que son niñas y niños todas las personas que tienen menos de 12 años de edad; y adolescentes aquellas que tienen 12 o más, y menos de 18. Desde esta perspectiva, habría en el país 26 millones de niñas y niños, es decir, de menores de 12 años; y 13.21 millones que tienen entre 12 y 17 años de edad.

¿En dónde viven?

Las niñas y los niños viven en mayor medida, proporcionalmente hablando, en entidades del Centro-Occidente y Sur-Sureste de México. En efecto, al analizar la composición de las poblaciones de las entidades de la República, lo que se encuentra es que hay 13 en las cuales el 36% o más de sus habitantes son menores de 18 años.

Estas entidades son: Chiapas, en donde el 41.1% de sus habitantes son niñas, niños y adolescentes; Guerrero, con un 40.1%; Oaxaca con 38%; Aguascalientes con 37.9%; Puebla, con 37.6%; Guanajuato con 37.5%; San Luis Potosí con 37.5%; Tlaxcala y Zacatecas con 36.8%; Durango con 36.6%; Michoacán con 36.3%; Querétaro con 36.1% y Tabasco con 36%

Por el contrario, las cinco entidades con menor proporción de sus habitantes menores de 18 años son: Yucatán con 33.3%; Colima con 33.1%; Tamaulipas con 33%; Nuevo León con 32.2% y el Distrito Federal con 26.7%.

¿Cómo viven?

En México ser niña o niño implica enfrentar un severo riesgo de vivir en condiciones de pobreza, de vulnerabilidad, de marginación o de rezago social. En efecto, según los datos del Consejo Nacional para la Evaluación de la Política Social (CONEVAL), las personas menores de 18 años viven condiciones de pobreza y de privación más agudos que los mayores de 18 años.

Por ejemplo, mientras que para la población mayor de edad el porcentaje de pobreza es de 42%; entre las niñas, niños y adolescentes el porcentaje es de 53.8%.

Entre los pobres, CONEVAL estima que hay pobres moderados y pobres extremos. Entre los primeros, los mayores de 18 años presentan un porcentaje de 32.9% respecto del total en pobreza; mientras que para las niñas, niños y adolescentes el porcentaje es de 41%. Asimismo, entre los mayores de edad la pobreza extrema afecta al 9.1% del total; en contraste, entre las niñas, niños y adolescentes el porcentaje es de 12.8%.

Por otro lado, uno de los temas de mayor preocupación actual es el relativo a la vulnerabilidad por acceso a una alimentación suficiente y de calidad, pues en el 2010, mientras que para las y los mayores de 18 años el porcentaje de personas en este tipo de vulnerabilidad era de 22.3%, entre las niñas y los niños la proporción era de 29.5%, dato que, ante la prolongada crisis de los precios de los alimentos, podría incrementarse significativamente en los últimos meses.

¿Cómo mueren?

Quizá el principal indicador de las injusticias que prevalecen en el país es el relativo a las causas de mortalidad, las cuales, cuando se analizan por grupos de edad, revelan la magnitud que tienen las cifras relacionadas con las muertes en exceso evitables.

Por ejemplo, entre los 10 años comprendidos entre el 2002 y el 2011, ocurrieron en México 313,053 decesos de niñas y niños antes de cumplir el primer año de vida. De éstos, 157,686 (50.3% del total), tuvieron como causa afecciones en el periodo perinatal; en segundo lugar se encuentran las malformaciones congénitas con 65,736 casos (21%); en tercer lugar están las enfermedades del sistema respiratorio (gripas, neumonías, etc.) con 29,488 casos (9.4%); en cuarto sitio se encuentran las enfermedades infecciosas y parasitarias con 16,785 casos en los 10 años referidos (5.4%); en quinto sitio están las muertes accidentales o violentas con 12,720 casos (4.1% del total), y en sexto lugar se encuentran las enfermedades nutricionales y metabólicas con 7,902 casos (2.5% del total).

En el mismo periodo, para el grupo de 1 a 4 años, INEGI registra 61,833 decesos. Destaca que para este grupo de edad, la primera causa de muerte son los accidente y las muertes violentas, con 16,241 casos entre 2002 y 2011 (26.3% del total); en segundo lugar se encuentran las enfermedades infecciosas y parasitarias con 8,623 casos (13.9% del total); en tercer lugar están las malformaciones congénitas y deformidades con 8,520 casos (13.8% del total); en cuarto sitio se ubican las enfermedades del sistema respiratorio con 8,133 casos (13.2% del total); en quinto sitio se encuentran los tumores con 5,299 casos (8.6% del total) y en sexto lugar están las enfermedades nutricionales y metabólicas con 3,750 casos (6.1%)

Para el grupo de los 5 a los 9 años INEGI contabiliza un total de 30,502 fallecimientos en el periodo señalado. De éstas, 10,005 son por accidentes y homicidios, es decir una de cada tres; en segundo lugar se ubican los tumores con 5,862 casos (19%); en tercer lugar las enfermedades del sistema nervioso con 3,073 casos (10%); en cuarto sitio se ubican las malformaciones congénitas con 2,350 casos (8%); y en quinto lugar están las infecciones y parasitosis con 2,192 casos (8%)

En el grupo de 10 a 14 años de edad la principal causa de muerte son, otra vez, los accidentes y los homicidios. De los 36,565 decesos presentados en este grupo de edad entre el 2002 y el 2011, 14,866 (40.7% del total) tuvieron la causa señalada; en segundo sitio se encuentran los tumores con 5,867 casos (16% del total); la tercera causa de muerte para este grupo son las enfermedades del sistema nervioso con 3,463 casos (9.5% del total); la cuarta son las malformaciones congénitas con 2,106 casos (5.8%); y la quinta causa de muerte están las enfermedades infecciosas y parasitarias, junto con las enfermedades del sistema respiratorio, con 1,732 casos (4.7%) y 1,634 decesos (4.5%), respectivamente

Finalmente, para las y los adolescentes entre 15 y 17 años, entre quienes, en el periodo de 2002 al 2011 se presentaron 44,197 decesos. De éstos, el 56.9%, es decir, 25,137 fallecimientos, fueron causados por los accidentes, los homicidios y los suicidios. La segunda causa de muerte para este grupo son los tumores, con 4,744 casos (10.7%); la tercera causa son las enfermedades del sistema nervioso con 2,595 decesos (5.9% del total); la cuarta son las enfermedades del sistema circulatorio con 2,006 casos (4.5% del total); y la quinta causa son las enfermedades del sistema genitourinario con 1,663 casos (3.8%). En este grupo deben destacarse las muertes maternas, de las cuales se presentaron 665 casos en los 10 años considerados, pero cuya cifra representa la sexta causa de muerte para las mujeres en este grupo de edad, representando casi el 3% del total de las muertes femeninas.

*Columna publicada bajo el mismo nombre en el periódico Excélsior, 20-Noviembre-2012, p.21

METODOLOGÍA                                                           

La selección de los indicadores para elaborar esta investigación se apegó a los siguientes criterios: 1) provienen de fuentes oficiales o de organismos internacionales; 2) son datos con representatividad nacional; 3) son datos con rastreabilidad, con la misma metodología durante los últimos diez años.

(*) Este texto se elaboró con material del Centro de Estudios e Investigación en Desarrollo y Asistencia Social

Visto 10090 veces