A partir del mes de enero de 2017, y ante el incremento de precios de los energéticos (en lo que ha sido denominado popularmente como el “gasolinazo”), México Social asumió la tarea de dar seguimiento puntual al comportamiento de la inflación, con el propósito de verificar si se presenta o no, un alza generalizada de precios, sobre todo en aquellas mercancías, servicios y tarifas que podrían tener un mayor efecto en los indicadores de pobreza.

Viernes, 03 Febrero 2017 11:01

La confianza de los consumidores, en caída libre

Escrito por

El Índice de Confianza en el Consumidor no es precisamente una medida de la inflación; busca medir, por el contrario, el grado de confianza que tiene la población respecto del desempeño de la economía nacional en general, de sus perspectivas económicas personales, y específicamente sobre sus posibilidades reales de comprar o no, en el corto y en el mediano plazo, bienes duraderos y no duraderos.

El incremento en el precio de los energéticos traerá un efecto inflacionario aún no dimensionado en todas sus implicaciones e impacto; mientras tanto, INEGI estima que entre 2015 y 2016 hubo 10 productos y servicios con incrementos anuales de entre 9% y 31%. Entre los más elevados están el frijol, los nopales y el gas doméstico natural.