Seleccionar página

Lesiones, otra forma de la violencia

Lesiones, otra forma de la violencia

Al igual que en el caso de los homicidios, las lesiones pueden ser dolosas (intencionales) o culposas (no intencionales); en el caso de las primeras, constituyen otro de los rostros de la violencia que se vive en el país.


Algunas son de tal magnitud o gravedad que llegan a convertirse en denuncias que proceden y que se convierten en carpetas de investigación en las oficinas de los Ministerios Públicos del país.

A diferencia de los homicidios dolosos, las lesiones dolosas tienen una distribución mucho más uniforme, y relativa al peso demográfico que tienen en el país, con la clara excepción del estado de #Guanajuato, en el cual se concentra también el mayor número de homicidios dolosos en el territorio nacional, así como valores elevados tanto en Jalisco como en Baja California, entidades que superan a la Ciudad de México en este indicador.

Lesiones dolosas: los datos en el país

Entre los años 2015 y 2018, se ha registrado un promedio anual de 155,093 víctimas de lesiones dolosas en el país, teniendo la cifra más alta en el 2017, con 164,076 víctimas, y la más baja en 2016, con 148,522. Esas cifras implican, para todo el periodo, un promedio diario de 424 casos por día o prácticamente 18 víctimas de lesiones dolosas cada hora. Esto sin considerar todos aquellos casos en que no se presenta querella o que no procede la denuncia ante el ministerio público.

En el 2019, hasta el día 30 de agosto, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) tiene un registro de 113,265 víctimas, lo cual implica un promedio diario de 471 casos, indicador superior a la media registrada en los cuatro años previos y que, de continuar con la misma tendencia, podría llegar a 169,897 casos, es decir, casi 20 víctimas de lesiones dolosas por hora.

Fuente: Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública

Cabe destacar que, entre las lesiones dolosas registradas en el 2019, 8,510 han sido por disparo de arma de fuego; 7,772 se han realizado con arma blanca; en 84,359 casos se han cometido con “otro elemento”; mientras que en 12,674 casos no se determinó el elemento con el cual se generó la lesión dolosa.

Lee también: «VIOLENCIA INTRAFAMILIAR: SIN ATENCIÓN NI PREVENCIÓN»

La distribución territorial

Los datos del SESNSP muestran que en la mitad de las entidades del país se han registrado, al cierre de agosto de este 2019, más de tres mil víctimas de lesiones intencionales. Sin embargo, las diferencias entre estas entidades son notables. En efecto, en ocho estados la cifra de lesiones dolosas se ubica por arriba de tres mil víctimas, pero por debajo de cuatro mil; éstas son: Veracruz, con 3,141 víctimas; Coahuila, con 3,169; San Luis Potosí con 3,232; Tabasco con 3,463; Hidalgo con 3,498; Chihuahua con 3,557 casos; Nuevo León, con 3,580 y Oaxaca con 3,722.

Hay un segundo grupo de cuatro entidades, donde la cifra de víctimas de lesiones dolosas rebasa los cuatro mil casos, pero cuya cifra no ha llegado a los cinco mil, en los primeros ocho meses del año, siendo éstas: Puebla, con 4,120 víctimas de lesiones intencionales; Querétaro, con 4,507, Michoacán, con 4,536 y la Ciudad de México, con 4,764 casos.

Fuente: Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública

Hay un último grupo de cuatro entidades, donde las cifras son desproporcionalmente elevadas: Baja California, con 5,210 víctimas de lesiones dolosas; Jalisco, con 6,287 casos; Guanajuato, con 11,271 casos y el Estado de México con 27,952 víctimas de este delito.

Para dimensionar lo anterior, basta con mencionar que en el Estado de México el promedio diario de víctimas de lesiones es de 116, para los primeros ocho meses del año; mientras que, en Guanajuato, el promedio diario es de 47 casos por día.

Sin embargo, asumiendo una población de 17,100,000 personas para el Estado de México, la tasa anual al mes de agosto sería de 163.43 víctimas por cada 100 mil habitantes, mientras que, para el estado de Guanajuato, con una población aproximada de 6,000,000, de habitantes, sería de alrededor de 188 víctimas por cada 100 mil habitantes.

El misterio del “otro elemento”

Las lesiones se clasifican de acuerdo con el objeto con que fueron cometidas; sin embargo, los datos que se aportan al SESNSP son tan vagos y heterogéneos, que se construye la categoría de “otro elemento” para diferenciar a las agresiones cometidas por arma de fuego, las cometidas por armas blancas y el resto, entre las que hay botellas, vidrios, piedras, desarmadores, y una larga lista de objetos utilizados para lastimar de manera intensional.

Fuente: Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública

En este rubro, sobresale que el Estado de México concentra el 30.8% del total de las registradas en todo el país; en segundo lugar, es singular que Guanajuato concentra el 11.7% del total de las víctimas registradas en el territorio nacional; en tercer sitio se ubicaría Jalisco, con el 5.9% de los casos; en cuarto sitio estaría Querétaro con el 4.7% de los casos; y en quinto sitio Puebla, con el 4% del total nacional.

A pesar de la explicación técnica que se da respecto de esta categoría, queda siempre la duda de cuáles son esos elementos y si no, aprovechando la vaguedad del término, se están maquillando cifras para evadir responsabilidad política de gobiernos estatales que mucho deben de información y claridad al respecto a la ciudadanía, de sus entidades, pero también del país en su conjunto.

Fuente: Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programas

Cargando...