Seleccionar página

Los beneficios de la lactancia

por Teresita González de Cosío / Dinorah González / Arantxa Colchero / David Contreras / Hugo López-Gatell

Cintillo-01

La lactancia materna (LM) se asocia con una mejor salud de la madre y del niño; reduce las enfermedades infecciosas comunes del primer año de la vida y las enfermedades crónicas en etapas posteriores. Además, la Lactancia Materna Exclusiva en menores de seis meses (LME<6m) es particularmente beneficiosa (I).


Se podrían evitar más de la mitad de las muertes por diarrea e infecciones respiratorias agudas (55%) en América Latina si los niños fueran alimentados exclusivamente al seno por >=3m y continuaran recibiendo leche materna hasta los 2 años de edad, junto con alimentos nutritivos, densos en micronutrimentos, culturalmente adecuados y seguros introducidos a la dieta del niño a partir de los seis meses (II).

Metanálisis recientes sobre el efecto protector de la lactancia en el primer año de la vida han cuantificado el beneficio en términos de reducciones de riesgo de enfermedades infecciosas y crónicas en el niño.

p.8-1

La lactancia es progresivamente más beneficiosa a medida que aumenta la vulnerabilidad biológica y social de los niños. Esto se puede explicar porque los ambientes en los que viven y se desarrollan los niños presentan mayores retos de higiene y de nutrición. Los niños pequeños en el primer año de vida tienen una respuesta inmunológica disminuida; por ello la lactancia materna evita más enfermedades y muertes en edades más cercanas al nacimiento (III), y como ya se dijo, la magnitud de su protección es mayor en hogares en mayor pobreza (IV).

La Inseguridad Alimentaria (IA) es una medida de vulnerabilidad social comúnmente usada en el campo de la salud y la nutrición (V, VI). Los hogares que no tienen seguridad alimentaria en general son los más pobres; los que están en las condiciones más precarias; cuyos miembros suelen tener menores índices de educación y mayores índices de enfermedad y mala nutrición, tanto por deficiencia (anemias, desmedro) como por exceso (sobrepeso y obesidad); menor acceso a bienes y servicios; y en general, mayor marginalidad (VII, XII).

p.8-2

En un estudio reciente documentamos que varios indicadores de alimentación infantil (XVIII) tienen mejores valores en hogares en IA en comparación con hogares que se perciben en seguridad alimentaria. En hogares con IA, los niños que reciben LME<6m tienen un mejor estado de nutrición (casi media desviación estándar más de peso para su longitud), que los niños también en inseguridad pero que no reciben LME<6m*. Esto tiene un efecto muy importante en términos de salud pública ya que en México la prevalencia de inseguridad alimentaria es alta; el 70% de los hogares percibe tenerla en algún grado (XVII), e incluso el 28.2% de los hogares se percibe en inseguridad moderada o severa.

Lamentablemente, en México es en estos hogares más vulnerables en donde la prevalencia de LME<6m es menor; y es precisamente en ellos en quienes la LME<6m se asocia a un mejor peso para la longitud.

Este efecto protector de la lactancia en niños de mayor vulnerabilidad biológica y social se ha documentado en otros países. Por ejemplo, en Malasia, Habicht et al. (IV) documentaron que la LM modificaba el efecto de la insalubridad sobre la mortalidad de la siguiente forma: los niños alimentados al seno que vivían en hogares sin agua corriente ni excusado experimentaron la máxima reducción en mortalidad en comparación con aquéllos cuyos hogares contaron con uno o ambos de estos servicios. En otras palabras, los niños más vulnerables experimentaron mayores beneficios de la LM, tal y como se ha documentado para México.

En la última revisión de la prestigiosa revista Lancet (XXIV) sobre desnutrición infantil se identifica a la lactancia materna como una estrategia para prevenir muertes por desnutrición aguda severa y moderada, que es necesaria para una nutrición óptima. Una observación que se hace en esta serie de Lancet sobre la lactancia es que en los escasos ensayos aleatorizados sobre promoción de lactancia no se muestra que haya un mejor estado de nutrición del niño (XXV). Este hecho es contra-intuitivo, dada la formidable protección que la lactancia ofrece contra las infecciones y la clara relación negativa entre éstas y el estado de nutrición. Es probable que la protección de la lactancia sobre el estado de nutrición se manifieste solamente en niños con mayor vulnerabilidad, como hemos documentado para nuestro país.

p.9

En México, la prevalencia de LME<6m en 2012 fue de 14.4%; en franco descenso en comparación con 1999 y 2006, años cuando estas cifras estaban alrededor del 20%XXVI. El descenso ha sido aún más marcado en la población de mayor vulnerabilidad: mujeres indígenas; de menor nivel socioeconómico; aquéllas sin empleo remunerado; con primaria incompleta (XXVII, XXVIII); y en los niños que viven en hogares en pobreza e inseguridad alimentaria.

Es en estos niños de familias más vulnerables y pobres en quienes la LME<6m salva más vidas y evita más enfermedades. Es lamentable y grave que sea precisamente en estas familias con IA severa y moderada donde la LME<6m sea menor. El descenso de la LME<6m en el país es alarmante, pero lo es más cuando se señala que a quienes más abruma sean quienes más luchan por aliviar el hambre y sus consecuencias.

Nota:

* González-de Cossío T, Escobar-Zaragoza L, González- Castell D, Shamah-Levy T, Rivera-Dommarco JA. La lactancia materna exclusiva en menores de seis meses se asocia con un mejor peso para la longitud en hogares con inseguridad alimentaria en México. Salud Pública Mex 2014;56 supl 1:S31-S38.

Referencias:

I. Bhutta ZA, Ahmed T, Black RE, Cousens S, Dewey K, Giugliani E, etal. What works? Interventions for maternal and child undernutrition and survival. Lancet 2008:2;371(9610):417-440.

II. Betran AP, Onis M, Lauer JA, Villar J. Ecological study of effectof breast feeding on infant mortality in Latin America. Br Med J 2001;323:1-5.

III. WHO Collaborative Study Team on the Role of Breastfeeding on the Prevention of Infant Mortality. Effect of breastfeeding on infant and child mortality due to infectious diseases in less developed countries: A pooled analysis. Lancet 2000;355:451-455.

IV. Habicht JP, DaVanzo J, Butz WP. Mother’s milk and sewage: their interactive effects on infant mortality. Pediatrics 1988;81(3):456-461.

V. Food and Agriculture Organization of the United Nations (2009). Secretariat contribution to defining the objectives and possible decisions of the World. Summit on Food Security on 16, 17 and 18 November 2009 [consultado el 25 de febrero de 2013]. Disponible en: http://www.fao.org/fileadmin/user_upload/newsroom/docs/Secretariat_Contribution_ for_Summit%20.pdf

VI. Panigassi G, Segall-Corrêa A, Marin-León L, Pérez-Escamilla R, Kurdian L, Archanjo MF. Insegurança alimentar intrafamiliar e perfil de consumo de alimentos. Rev Nutr 2008;Supl21:135s-144s.

VII. Saha KK, Frongillo EA, Alam DS, Arifeen SE, Persson LA, Rasmussen KM. Household food security is associated with growth of infants and young children in rural Bangladesh. Public Health Nutr 2009;(12)9:1556- 1562.

VIII. Cook JT, Frank DA, Berkowitz C, Black MM, Casey PH, Cutts DB, et al. Food insecurity is associated with adverse health outcomes among human infants and toddlers. J Nutr 2004;134:1432-1438.

IX. Casey PH, Szeto K, Lensing S, Bogle M, Weber J. Children in food- insufficient, low-income families: prevalence, health, and nutrition status. Arch Pediatr Adolesc Med 2001;155:508-514.

X. Kruger K, Lemke S, Phometsi M, Van’t Riet H, Pienaar AE, KotzeG. Poverty and household food security of black South African farm workers: the legacy of social inequalities. Public Health Nutr 2006;9:830- 836.

XI. Baig-Ansari N, Rahbar MH, Bhutta ZA, Badruddin SH. Children’s gender and household food insecurity are associated with stunting among young Pakistani children residing in urban squatter settlements. Food Nutr Bull 2006;27:114-127.

XII. Schlüssel MM, Moura da Silva AA, Pérez-Escamilla R, Kac G. Household food insecurity and excess weight/obesity among Brazilian women and children: a life-course approach. Cad Saúde Pública 2013;29(2):219-241.

XIII. Gomes GP, Gubert MB. Breastfeeding in children under 2 yearsold and household food and nutrition security status. J Pediatr (Rio J) 2012;88(3):279-282.

XIV. Neault N, Frank D, Merewood A, Philipp B, Levenson S, Cook J, et al. Breastfeeding and Health Outcomes among Citizen Infants of Immigrant Mothers. J Am Diet Assoc 2007;107:2077-2086.

XV. Saha K, Frongillo E, Alam D, Arifeen S, Ake L, Rasmussen K. Household Food Security Is Associated with Infant Feeding Practices in Rural Bangladesh. J Nutr 2008;138:1383-1390.

XVI. Webb-Girard A, Cherobon A, Mbugua S, Kamau-Mbuthia E, AminA, Sellen DW. Food insecurity is associated with attitudes towards exclusive breastfeeding among women in urban Kenya. Matern Child Nutr 2012;8(2):199-214.

XVII. Romero M, Shamah-Levy T, Franco-Núñez A, Villalpando-Hernández S, Cuevas-Nasu L, Gutiérrez JP, et al. Metodología ENSANUT 2012. En: Gutiérrez JP, Rivera-Dommarco J, Shamah-Levy T, Villalpando-Hernández S, Franco A, Cuevas-Nasu L, et al. Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012. Resultados Nacionales. Cuernavaca, México: Instituto Nacional de Salud Pública (MX), 2012:195.

XVIII. World Health Organization (2008). Indicators for assessing infantand young child feeding practices: (part 1 Definitions): conclusions of a consensus meeting held 6–8 November 2007 in Washington DC USA: WHO, 2008:26.

XIX. Melgar-Quiñones H, Álvarez M, Amoroso L, Ballard T, Ortega J, Pérez-Escamilla R, et al. Informe sobre taller regional: Armonización de la Escala Latinoamericana y Caribeña de Seguridad Alimentaria ELCSA. Cuernavaca, Morelos, septiembre 2010. p.39 [consultado el 8 de enero de 2013]. Disponible en: http://www.insp.mx/elcsa/docs/informe/Informe_ ELCSA.pdf

XX. Efron B, Tibshirani R. An Introduction to the Bootstrap. New York: Chapman and Hall, 1993.

XXI. Fleiss JL, Levin B, Paik MC. Statistical Methods for Rates and Proportions. 3rd ed. New York: Wiley, 2003

XXII. Rivera-Dommarco J, Cuevas-Nasu L, Shamah-Levy T, García- Feregrino R, Ávila-Arcos MA. Estado de nutrición. Desnutrición. En: Gutiérrez JP, Rivera-Dommarco J, Shamah-Levy T, Villalpando-Hernández S, Franco A, Cuevas-Nasu L, et al. Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012. Resultados Nacionales. Cuernavaca, México: Instituto Nacional de Salud Pública (MX), 2012:149.

XXIII. Pérez-Escamilla R, Melgar-Quiñonez H, Nord M, Álvarez MC, Segall- Correa AM. Escala Latinoamericana y Caribeña de Seguridad Alimentaria (ELCSA). Memorias de la 1a Conferencia en América Latina y el Caribe sobre la medición de la seguridad alimentaria en el hogar. Perspectivas en Nutrición Humana 2007;(S):117-134.

XXIV. Bhutta Z, Das J, Rizvi A, Gaffey M, Walker N, Horton S, etal. Evidence-based interventions for improvement of maternaland child nutrition: what can be done and at what cost? Lancet 2013;382(9890):452-477.

XXV. Black R, Victora C, Walker S, Bhutta Z, Christian P, De Onis M, et al. Maternal and child undernutrition and overweight in low-income and middle-income countries. Lancet 2013;382(9890):427-451.

XXVI. González de Cossío T, Escobar-Zaragoza L, González-Castell D, Reyes-Vázquez D, Rivera-Dommarco JA. Breastfeeding in Mexicowas stable, on average, but deteriorated among the poor, whereas complementary feeding Improved: Results from the 1999 to 2006 National Health and Nutrition Surveys. J Nutr 2013;143(5):664-671.

XXVII. González de Cossío T, Escobar-Zaragoza L, González-Castell LD, Rivera-Dommarco JA, Hernández-Ávila M. Alimentación infantil y deterioro de la lactancia materna en México: recomendaciones parael diseño de una política pública eficaz. Salud Publica Mex 2013;55(sup 2):170-179.

XXVIII. Melgar-Quiñonez H, Zubieta AC, Valdez E, Whitelaw B, Kaiser L. Validación de un instrumento para vigilar la IA en la Sierra de Manantlán, Jalisco. Salud Publica Mex 2005;47:413-422.

XXIX. Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social. Dimensiones de la seguridad alimentaria: Evaluación Estratégica de Nutrición y Abasto. México, DF: Coneval, 2010.

Teresita González de Cosío / Dinorah González / Arantxa Colchero / David Contreras / Hugo López-Gatell
Investigadoras e investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública. El Doctor López- Gatell es director de Innovación en Vigilancia y Control de Enfermedades Infecciosas del Instituto, y la Doctora Colchero es jefa de departamento de la Dirección de Economía de la Salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programas

Cargando...