Seleccionar página

Maestros en México: educar en la desigualdad

Maestros en México: educar en la desigualdad

Una de las discusiones más álgidas que se han dado en los últimos meses y años en México gira en torno a cómo mejorar sustantivamente la calidad de la educación en el país y las condiciones laborales de los maestros en México.

Hacerlo no se logrará si no se da inicio a un proceso de mejora continua y de homologación de las condiciones en que laboran las maestras y maestros en todo el territorio nacional.

En ese sentido, nos debe servir para reflexionar y destacar la heterogeneidad de subsistemas y esquemas en que enseña el profesorado nacional, estando en las peores condiciones quienes desarrollan sus actividades en los ámbitos rurales e indígenas. Esto, además con la complejidad que implican las dimensiones que tiene nuestro sistema educativo.

La magnitud

De acuerdo con el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, en el 2017 había en México 1,217,191 maestras y maestros en la educación básica; y 298,335 en educación media superior, dando como total 1,515,526 docentes en los niveles que integran a la educación obligatoria en el país.

A LOS MAESTROS, CON CARIÑO

Las y los maestros de México tienen la enorme responsabilidad de enseñar a las futuras generaciones. La mayoría lo hace con comedimiento, capacidad y entrega. El Estado les ha fallado en la generación de infraestructura, y de pago de salarios y prestaciones dignas para el desarrollo de sus tareas. Es hora de que ya no ocurra.

Fuente: elaboración propia con base en el documento: “Principales Cifras
Nacionales”, INEE, México, 2017.

Desglosando los datos, destaca también que, del total de quienes enseñan en la educación básica, hay 234,635 que enseñan en el preescolar, 573,284 lo hacen en la primaria y 409,272 en la secundaria.

Así, considerando que en preescolar hay 4.9 millones de niñas y niños matriculados, la razón que se obtiene es de un docente por cada 21 niños. En primaria, considerando que la matrícula es de 14.13 millones, la razón es de un docente por cada 24 alumnos.

Te puede interesar: «Memorándum de AMLO contra reforma educativa vulnera derechos de la infancia: CNDH»

En la secundaria, con una matrícula de 6.7 millones de estudiantes, la razón es de un docente por cada 16 alumnos; mientras que, en media superior, la razón es de un docente por cada 17 educandos.

Las desigualdades

De acuerdo con lo establecido en la ley, las condiciones salariales deben ser las mismas para los docentes maestros en cualquier parte del territorio nacional. Sin embargo, la enseñanza no solo depende de ello, sino de las condiciones materiales en las que se lleva a cabo la docencia.

Así, es importante decir que si hay un espacio donde no se garantiza el acceso universal de los niños a la escuela, y particularmente en preescolar, es en las regiones indígenas y rurales más apartadas.

De los 4.93 millones matriculados en el preescolar, 423,444 lo están en escuelas indígenas y 164,743 en la modalidad comunitaria; para ellos, hay 19,031 y 19,483 profesores, respectivamente.

DESIGUALDADES PROFUNDAS

A pesar de que los salarios son similares en todo el territorio nacional, las condiciones en que enseñan las y los maestros de México son muy distintas, de acuerdo con la modalidad de educación que imparten y los territorios en que lo hacen. El país no podrá reconciliarse si antes no se cierra este tipo de brechas.

Fuente: elaboración propia con base en el documento “Principales Cifras Nacionales”, INEE, México, 2017. En los casos en que se muestra cero es porque no aplica en la
modalidad referida.

En el caso de la primaria hay 14.13 millones inscritos; de ellos, 13.2 millones lo están en primarias generales, con 524,483 docentes; 808,046 educandos en primarias indígenas, en las cuales hay un registro de 37,040 profesores; y 109,121 alumnos en escuelas comunitarias, con 11,771 profesoras y profesores.

Es decir, para las generales, hay 25 alumnos por cada docente; en las indígenas hay 21 alumnos por cada docente y en las comunitarias hay nueve alumnos por cada profesor.

Sin embargo, debe considerarse que, tanto en las primarias indígenas como en las comunitarias, la mayoría de los docentes enseñan en la modalidad multigrado, lo cual implica que no necesariamente que haya menos alumnos frente a grupo implica menos retos. En este caso, puede sostenerse que opera a la inversa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programas

Cargando...