Seleccionar página

Cerca de 115 millones de hombres en el mundo se casaron siendo niños: UNICEF

Cerca de 115 millones de hombres en el mundo se casaron siendo niños: UNICEF

Cerca de 115 millones de hombres en el mundo se casaron siendo niños, por lo que se trató de matrimonio infantil. Así lo revelaron cifras del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), en un análisis sobre matrimonio infantil masculino.

El matrimonio infantil es una violación a los derechos humanos; sin embargo, aunque existen leyes que lo prohíben, aún es una práctica común en muchas zonas del mundo.

Si bien el matrimonio infantil afecta principalmente a las niñas, también es un fenómeno que afecta a hombres menores de edad, debido a que se les obliga a asumir responsabilidades de adultos. El matrimonio infantil trae consigo la paternidad temprana, con lo cual se obliga a mantener a una familia, vedando las oportunidades educativas y laborales.

En las niñas, el matrimonio infantil también compromete su desarrollo a consecuencia de un embarazo temprano y su aislamiento social; también interrumpen su asistencia escolar y se limitan sus posibilidades de desarrollo laboral. Adicionalmente, un matrimonio a edades tempranas las coloca en un mayor riesgo de enfrentarse a la violencia doméstica.

Una de cada cinco mujeres jóvenes de entre 20 y 24, se casaron antes de cumplir 18 años, mientras que en los hombres, esta proporción es de uno de cada 30.

Los factores que propician el matrimonio infantil son numerosos, entre ellos se encuentra la pobreza, la percepción de que el matrimonio proporcionará protección u honor familiar, así como una serie de normas o costumbres sociales y religiosas que permiten esta práctica, y un inadecuado marco legal para garantizar los derechos humanos.

Matrimonios infantiles: más común en África y América Latina

El análisis “Child marriage” de Unicef utilizó datos de 82 países, en los cuales, se observó que el matrimonio infantil en varones prevalece más en el África Subsahariana, en América Latina y el Cariba, Asia Meridional, Asia Oriental y en la zona del Pacífico.

El país en donde más prevalece esta práctica es en la República Centroafricana, donde un 28% de los hombres de entre 20 y 24 años se casaron o se unieron antes de los 18 años; seguido de Nicaragua, con el 19%; en tercer lugar, se encuentra Madagascar, con un 13 por ciento.

Otros países latinoamericanos en donde los índices de matrimonio infantil en hombres son altos son Honduras, con un 12%, y Cuba, con un 11% de hombres bajo este mismo rango de edad que contrajeron matrimonio o se unieron antes de cumplir la mayoría de edad.

Unicef reconoció que existe poca investigación sobre el matrimonio infantil en varones. En general, las nuevas estimaciones de este organismo internacional afirman que los casos de matrimonio infantil ascienden a 750 millones de menores.

El caso del matrimonio infantil en México

En México el matrimonio infantil ya se encuentra prohibido en la mayor parte de las entidades federativas; sin embargo, aún se registran numerosos casos en los que se dio un matrimonio donde la contrayente fue un menor de edad.

Las cifras con las que se cuenta para medir esta situación son los datos de los registros civiles de todo el país que recaba Inegi. Esto significa que fueron matrimonios legitimados por estas instituciones del Estado mexicano.

En 2017, se tiene registro de que 2 mil 317 menores de edad se casaron. La entidad federativa en donde se registró el mayor número de matrimonios en los cuales, alguno de los contrayentes era menor de edad, fue Guerrero con mil 57 menores, seguido de Chihuahua con 514 casos; Sonora, con 326; Tabasco, 186, y Guanajuato con 2105 matrimonios de este tipo.

Adicionalmente, la encuesta intercensal de 2015 reveló que, en casi 181 mil hogares de todo el país, el jefe del hogar tenía entre 12 y 19 años. De ese total, el 67% eran varones y el restante 33% mujeres. Si bien estas últimas cifras no dan cuenta del matrimonio infantil, es una aproximación a la cantidad de niños y adolescentes que tuvieron que asumir obligaciones de un adulto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programas

Cargando...