Seleccionar página

Niños: el discurso y los hechos

por Bernardo Kliksberg

En un mundo donde un 1% de la población concentra casi la mitad del producto bruto mundial, mueren 3 millones de niños antes de cumplir un mes. Podrían salvarse en su gran mayoría, según indica UNICEF, con “intervenciones poco costosas y de eficacia comprobada”. ¿Puede haber algo más urgente?


p.33-1

Según el discurso “oficial” mundial, los niños son la prioridad. En la práctica, con algunas mejoras, muchos carecen de derechos elementales.

Vidas en riesgo

UNICEF, que realiza un trabajo excepcional en defensa de los niños, informa que 6.6 millones murieron en 2012 antes de cumplir los 5 años por causas perfectamente prevenibles: 18,000 por día.

Es una tragedia silenciosa muy superior en víctimas a cualquier guerra.

Diariamente mueren 1,400 niños por enfermedades diarreicas, ligadas al uso de agua contaminada y la falta de instalaciones sanitarias. A pesar de los avances tecnológicos acelerados del planeta, 764 millones de personas carecen de agua potable y 2,400 millones de una instalación sanitaria.

Amartya Sen muestra en su reciente obra sobre la India que junto a notables desarrollos tecnológicos, la mitad de los habitantes no tiene una instalación sanitaria, y tiene una de las tasas más altas de desnutrición infantil. Está demostrado que la provisión de mosquiteros tratados con insecticidas podría reducir en un  20% las muertes de niños por malaria. Los costos son muy reducidos. Un 17% de las muertes de niños se deben a neumonía. Se podría prevenir y tratar a bajos costos.

p.33-2

Save The Children denuncia que un millón de niños mueren anualmente, el día en que nacen, por razones evitables. Las desigualdades en la probabilidad de sobrevivir son muy agudas. En Somalia, uno de cada 7 niños muere antes de cumplir 5 años. En Finlandia, sólo uno de cada 345 niños.

En los países líderes como Finlandia, Noruega y Suecia mueren tres niños menores de 5 años de cada 10,00 nacidos vivos. En India son 56.

La prestigiosa revista médica The Lancet resalta que el coste de la intervenciones necesarias para reducir drásticamente los decesos infantiles, sería de 1.15 dólares anuales por habitante del planeta. Cerca de la mitad de lo que quieren percibir los Fondos Buitres de la Argentina.

Madres en peligro

Con progresos, durante el embarazo o el parto mueren anualmente 300,000 madres. Un factor clave es que no tienen atención de personal entrenado. El mejor lugar del mundo para dar a luz según Save The Children es Finlandia, donde solo una mujer en 12,000 tiene probabilidad de morir durante el embarazo o el parto. En Somalia muere una mujer cada 16.

En la República Democrática del Congo es más riesgoso ser una madre o un niño que un soldado armado. En Etiopía, con 145 millones de habitantes, sólo el 10% de los nacimientos tienen ayuda.

Como propone Save The Children, bastaría asegurar que los embarazos y partos sean asistidos por personal preparado, y fueran gratuitos, para bajar totalmente las defunciones.

Indocumentados

Uno de cada tres niños menores de 5 años no está registrado. Son 230 millones de niños que al no haber sido inscritos van a ser “parias jurídicos”. Van a tener dificultades para poder entrar a la escuela, para beneficiarse con programas sociales, para acceder a trabajos; van a carecer de derechos.

La indocumentación está ligada a la pobreza y a déficits estatales muy fuertes. El 4% de los habitantes más pobres de Tanzania son registrados al nacer. En la República Democrática del Congo sólo se inscriben 28% de los nacimientos.

Tendencias inquietantes

p.34-1

A estos datos se suman otros, de graves consecuencias. La mutilación genital femenina alcanza altas proporciones en algunas regiones. Hay un 11% de niñas que contraen matrimonio antes de los 15 años. A pesar de los avances en educación, sólo un 69% de las niñas, y un 61% de los niños en edad de secundaria están matriculados. Persisten grandes cuestiones, entre ellas, la desnutrición, el trabajo infantil, el tráfico de niños, el uso de los niños en el tráfico de drogas, los niños soldados, y múltiples formas de violencia contra los niños.

Las recetas neoliberales han impulsado gruesos desequilibrios en la situación de los niños, incluso en áreas donde tradicionalmente existían significativas protecciones, como en Europa.

Un informe reciente de la Unión Europea concluye que “la situación en Rumania, España, Bulgaria, Grecia e Italia es particularmente preocupante. De hecho, combinan las tasas más altas de pobreza infantil entre el 26% y 35%, y el más bajo impacto de las ayudas sociales sobre ellas, 16% al 35%”.

En España se estima que hay 2.3 millones de niños bajo la pobreza, el 27% de la población infantil.

Ha crecido la migración ilegal de niños no acompañados intentando cruzar la frontera americana. Pasaron de 15,700 en 2011 a 52,000 este año. La mayoría vienen de Centroamérica; 15,000 de Honduras. Un Informe del Alto Comisionado de la ONU para los refugiados señala entre las causas principales la violencia de las pandillas criminales.

¿Se puede enfrentar la pobreza infantil?

La Unicef plantea que el argumento convencional muy usual en las élites latinoamericanas de que es responsabilidad de cada familia es falaz; junto a la familia debe estar el Estado. Afirma: “El Estado debe implicarse en el bienestar y los derechos de los niños, porque los niños son también una cuestión de Estado”.

En la región han surgido, en el marco de la búsqueda de economías con rostro humano, políticas y programas de gran aliento en esta dirección que están dando resultados muy concretos, entre otros, en Chile, donde el Gobierno de Michelle Bachelet se propone instituir la gratuidad en la educación, y combatir las inequidades en la misma; en Brasil; en Uruguay; en Argentina; y otros países.

Junto a políticas económicas y sociales orientadas a crear inclusión, han tenido alta efectividad programas compensatorios en gran escala, área en la que México fue uno de los pioneros.

p.34-2

Entre ellos, se han convertido en referencia internacional Bolsa Familia de Brasil, que llega a la cuarta parte más pobre y tiene especial énfasis en los niños, y Asignación Universal en Argentina, que cubre a 3.5 millones de niños pobres. La Unicef recomendó especialmente a España tomar como ejemplo a Asignación Universal por hijo porque, según destaca uno de sus especialistas, “aunque los contextos son distintos vale el ejemplo de la Argentina en términos de generar un piso de protección y una red de contención claramente positiva”. Resalta que “en la Argentina hay estudios que demostraron que la indigencia podría duplicarse si no existiera la Asignacion Universal”. Ejecutado eficientemente por la ANSES, en coordinación con múltiples organismos nacionales y provinciales, el programa ha incrementado fuertemente la escolaridad de los niños pobres y reducido significativamente pobreza. 

Bernardo Kliksberg
Autor de 56 obras traducidas a múltiples idiomas. Asesor especial de la ONU, PNUD, UNESCO, UNICEF, OIT, OMS, OPS y otros organismos internacionales. Padre de la Gerencia Social, y de la Ética para el desarrollo, ha recibido decenas de Doctorados Honoris Causa, entre los más recientes, los de la Universidad Hebrea de Jerusalem, la Universidad Rey Juan Carlos de España, la Universidad Mayor de San Marcos, la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programas

Cargando...