Seleccionar página

Nunca, como ahora, corrió tanta sangre

Nunca, como ahora, corrió tanta sangre

De acuerdo con el INEGI, en el 2018 se cometieron 35,964 homicidios dolosos; esto implica la cifra más alta de la historia reciente de México y un promedio diario de 98.5 casos; esto implica cuatro asesinatos por hora.

Ya se ha dicho en varios espacios que México se ha convertido en un gigantesco camposanto, y no hay visos de que en el corto plazo esta situación vaya a mejorar de manera sustantiva.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), así lo registra: en los cinco años que van de 2014 a 2019, ha habido incrementos consecutivos en el número anual de homicidios, hasta llegar a niveles nunca vistos el año pasado y en lo que va de este 2019.

Para dimensionar la magnitud del drama que enfrenta nuestro país, es preciso señalar que entre los años de 1990 a 1999, el promedio anual de defunciones por homicidio fue de 14,767; es decir, un promedio diario de 40.4 casos (asumiendo por supuesto que es un indicador estadístico, pues las personas no pueden fraccionarse).

Los números de la violencia

Para la siguiente década, que va del año 2000 al 2009, el promedio anual fue menor, pues se ubicó en 11,358 casos, es decir, 31.11 homicidios intencionales cada día. Es importante señalar que el año con menos casos en las últimas tres décadas se registró en 2004 con una cifra de 9,329 homicidios dolosos, es decir, un promedio diario de 25.5 casos por día.

En esa misma década el año 2009 fue el más mortífero, con 19,803 homicidios, lo que representó un incremento de 41% respecto de lo que había ocurrido en 2008, año en que inició la llamada “guerra contra el narco”.

Elaboración propia con base en las estadísticas de mortalidad de www.inegi.org.mx, 2019

A partir del 2010 todo ha sido sangre y no hemos tenido un solo año en los nueve que han transcurrido ya desde entonces, en los que la cifra haya bajado de 20 mil homicidios.

En este periodo, que va del 2010 al 2018, las cifras han registrado “subidas y bajadas”, pero siempre en niveles superiores a los de las dos décadas previas, pues en el periodo que va de 1990 al 2009 nunca se había rebasado la cifra de los 20 mil asesinatos.

La gráfica del periodo es elocuente. Inició la década con 25,757 casos de homicidios en el 2010, es decir, 70.56 casos diarios; en 2011 llegó a 27,213 casos (cifra récord en el mandato de Felipe Calderón), lo cual significó 74.55 homicidios por día, o, ya en estos niveles, vale la pena decir que representan 3.11 asesinatos por hora.

Elaboración propia con base en las estadísticas de mortalidad de www.inegi.org.mx, 2019

El año 2014 ha resultado, hasta ahora, en el que se ha registrado el menor número de homicidios en el periodo, con 20,010 casos, es decir, un promedio de 54.82 casos por día o bien, 2.28 casos por hora. Sin embargo, a partir de esa fecha todo ha sido un monstruoso incremento. En efecto, para el 2015 la cifra creció a 20,762 casos, es decir, 56.88 por día o bien, 2.37 por hora.

Para 2016 la descomposición se aceleró, pues se llegó a 24,559 casos, dato que implica un promedio diario de 67.28, o 2.8 asesinatos por hora. En 2017 se rebasó por primera vez en la historia reciente de México, con 32,079 casos, equivalente a un promedio de 87.88 casos por día y de 3.66 por hora.

Elaboración propia con base en las estadísticas de mortalidad de www.inegi.org.mx, 2019

En 2018 se alcanzó una nueva cifra récord, pues el INEGI tiene un registro de 35,964 asesinatos, es decir, 98.53 casos por día o 4.1 asesinatos por hora, cifra que representa un incremento de 12.11% respecto de la registrada en el año 2017; pero que, comparada con el año con menos violencia homicida, que fue 2004, implica un incremento de 285%.

Negro panorama

Los datos de coyuntura sobre la violencia homicida en México son aportados por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública; en éstos, el registro es menor a los datos que presenta el INEGI, pues la fuente del Secretariado Ejecutivo se limita a las carpetas de investigación, mientras que la solidez de los datos del INEGI es mayor, pues se basa además en certificados de defunción, datos del registro civil y datos de los SEMEFOS que existen en el país.

Debe señalarse además que el Secretariado Ejecutivo dispone de cifras relativas a víctimas, a partir del año 2015, y que son comparables hasta el 2019. En esos datos, la diferencia promedio anual (hasta el 2018), respecto de lo que registra el INEGI, es de 9.9%, teniendo como pico más alto 2015 con 13.8%, y el más bajo en 2018, con 7.3%.

Considerando estas variaciones, y dado que para el primer semestre del 2019 los datos del Secretariado Ejecutivo indican que ha habido 17,138 homicidios dolosos, lo esperable, tomando el promedio de diferencia anual entre los datos de ambas instituciones, es que, de no cambiar la tendencia, este año podría llegarse a 37,360 homicidios dolosos, es decir, se rebasaría por primera vez en la historia el promedio diario de 100 homicidios, el cual ya se rebasó en el mes de junio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programas

Cargando...