Seleccionar página

Otra humanidad: el capital social en acción

Los habitantes del planeta están sacudidos a diario por noticias alarmantes que mueven al rechazo, pero también existen noticias estimulantes que hablan de otra humanidad 


Pérdida de vidas en guerras en donde se han transgredido todas las normas internacionales de la guerra misma, como la reciente utilización en escala de armas químicas por parte de la dictadura de Assad en Siria, a pesar de su reiterada prohibición por la ONU.

O la persecución implacable de la minoría rohingya en Myanmar, que ha llevado a la constitución del mayor campamento de refugiados del mundo, compuesto por las 700,000 familias de esa minoría que tuvieron que escapar del país donde habitaron por siglos, hacia Bangladesh, para salvar sus vidas del ejército genocida de Myanmar. O los ataques contra inmigrantes africanos indefensos que por desesperación llegaron a diversos países europeos.

Pero hay también gestos de humanidad, muchas veces pequeños, que pasan desapercibidos, porque no son noticia; o cálidas reacciones de solidaridad que tampoco llegan a los primeros planos de los medios masivos o que quedan en medio de la inundación de noticias agobiantes:

Solidarios

En un duro atentado antisemita en París, una pandilla atacó y causó graves daños físicos a un joven judío por llevar un solideo en la cabeza, un símbolo que significa humildad ante la divinidad. Es cubrirse la cabeza ante la presencia de Dios e indica el reconocimiento de su existencia y que no estamos solos en el universo.  

El solideo es empleado normalmente por personas judías religiosas.  Ante el atentado, el presidente de la comunidad judía de Francia llamó a su repudio, y dijo que era tal la frecuencia de ataques de ese tipo, que los miembros de la comunidad debían prescindir del solideo y usar sombreros antisol u otros medios similares para que pudieran cubrirse sin llamar la atención.

Al día siguiente del ataque, en una gran manifestación convocada desde los medios sociales, miles de franceses, en su mayoría no judíos, dieron su respuesta. Se reunieron masivamente una de las principales plazas de la ciudad, portando solideos, y voceando “todos usaremos solideo”.

Peluqueros

Un modesto peluquero de New York recorre a diario las calles cercanas a su local, invitando a las personas que viven en la calle, los homeless, a cortarse el pelo gratis en su peluquería y tener mejor aspecto.  Otro dueño de una próspera peluquería le regaló uno de sus mejores sillones para que pudiera atender a un mayor número.

Un tercer peluquero de la ciudad trabaja horas extra exclusivamente para atender niños autistas o con otras discapacidades, en forma gratuita.  

Food stamps

Un joven ingeniero Jimmy Chen dejó un trabajo muy bien remunerado en Facebook para fundar una empresa dedicada al uso de tecnología de punta para luchar contra la pobreza. En 2016 diseñó una aplicación que está destinada a los pobres extremos que reciben estampillas para alimentación.   

Los food stamps son un programa histórico en USA. Las estampillas son un modesto subsidio para poder comprar alimentos básicos. La aplicación les permite administrarlo mejor, sabiendo cuánto les queda en la cuenta, sin necesidad de inquirirlo telefónicamente o guardar recibos de papel.

Están utilizando el programa un millón de receptores de las estampillas. La aplicación añadió información sobre otros cupones de alimentación, recetas saludables, cómo hacer presupuestos y acceso a búsquedas de trabajo.

Lámparas

Después que el huracán María destrozó Puerto Rico y la mayoría de la población, especialmente la rural,  quedó sin luz alguna durante varios días, un estudiante de 15 años, Salvador Gómez Colón, no se conformó con quejarse y se dedicó a recaudar dinero on line para poder comprar lámparas solares portátiles.

Su campaña fue exitosa: recaudó 125,000 dólares. Después donó sus fines de semana al dedicarlos a la entrega de las lámparas en hogares de pequeñas villas rurales.

Sin miedo

John Nixon vive en Inglaterra, tiene 88 años de edad y es veterano de la Guerra de Corea. Vio cómo cinco ladrones armados con cuchillos asaltaban a una joven señora para robarle su cartera. No dudó un segundo y entró en acción.  Aplicando golpes de karate, dejó a uno semiinconsciente e hizo huir a los demás.  Todo lo que dijo después fue “el miedo no está en mi diccionario”.

Todos estos casos reflejan capital social en acción.  Valores, preocupación por el otro, sensibilidad, compromiso. América Latina tiene un inmenso potencial en ese capital que, parafraseando a De Saint-Exupéry en El Principito, “es invisible a los ojos, pero importantísimo”.

El papa Francisco es una fuente inagotable de noticias estimulantes.  Frente a resultados electorales que fortalecieron a sectores ultraextremistas en Italia, y algunas de sus declaraciones xenófobas y anti-Vaticano, el Papa resolvió dedicar una de sus más recientes homilías a los profetas del Antiguo Testamento, abanderados de la justicia social.  

Así, llama a que, a pesar de todas las noticias regresivas, generemos cada vez más hechos individuales y colectivos de solidaridad y justicia. Señaló, indicando caminos, “hay periodos en que se hace difícil decir la verdad. Los profetas fueron siempre perseguidos por decirla. Sabían cómo abrir las puertas a la esperanza. Un verdadero profeta se pone siempre al frente”.

*Asesor Internacional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programas

Cargando...