Archivo del Autor: podcastms

Migración: definiendo al Estado que viene 22/10/2018

El Estado mexicano se enfrenta hoy ante la caravana migrante, a una definición trascendental que habrá de determinar en buena medida el futuro de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador.

 
En efecto, la decisión que tome la administración del presidente Peña se tomará, como se ha dicho públicamente, en acuerdo con el equipo de transición, por lo que en los días por venir veremos cuáles son los principios y valores con los que, efectivamente, habrá de actuar la próxima administración.

En sentido estricto, si nuestro país se apega a los principios y mandatos de la Convención de los Derechos del Niño y la Niña, ni por asomo estaría planteándose en el ámbito gubernamental la posibilidad de reprimir, deportar así sin más, o detener en cárceles o estaciones migratorias a quienes hoy forman parte de la caravana migrante.

López Obrador está hoy ante la oportunidad de mostrarle a sus detractores que sí tiene un compromiso indeclinable con los derechos humanos, que ante un evento polarizante como el que enfrentamos puede convocar, efectivamente, a la unidad nacional y que nunca más México le dará la espalda a Latinoamérica.

  Descargar audio (7,4 MiB, 6 hits)

Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza 15/10/2018

Una persona es pobre porque carece de lo necesario para vivir en condiciones dignas. Y por supuesto, eso implica una importante carencia de recursos y satisfactores materiales: ingreso, vivienda, educación, salud, alimentación y el conjunto de servicios públicos básicos que hoy deberían y podrían estar disponibles para toda la población.

A pesar de lo anterior, la pobreza tiene raíces y un origen mucho más complejo que la sola “dimensión carencial”; en realidad, su génesis se encuentra en el mundo de lo simbólico, de los imaginarios y de las percepciones en torno a lo que es o debe ser lo humano.

Necesitamos un quiebre de la desigualdad, que nos lleve a un quiebre de la pobreza; pero eso exige la intervención de un Estado del que hoy carecemos: de uno que esté sustentado en legitimidad ética y política, y que esté auténticamente decidido, en cumplimiento de su mandato constitucional, a garantizar los derechos humanos de forma universal e integral, a pesar de los ricos y poderosos.

La pobreza por supuesto es derrotable; los 54 millones de personas en esa condición son injustificables, en México y prácticamente en cualquier parte. Entender que la pobreza es, además de la carencia material, sentir angustia al carecer de lo no necesario, podría comenzar a darnos una salida en dignidad y con auténtica libertad hacia una mejor forma de ser humanos; de romper con las lógicas perversas del poder y de la acumulación grosera. De eso se trata.

  Descargar audio (5,3 MiB, 8 hits)

Para erradicar la pobreza 15/10/2018

Una persona es pobre porque carece de lo necesario para vivir en condiciones dignas. Y por supuesto, eso implica una importante carencia de recursos y satisfactores materiales: ingreso, vivienda, educación, salud, alimentación y el conjunto de servicios públicos básicos que hoy deberían y podrían estar disponibles para toda la población.

A pesar de lo anterior, la pobreza tiene raíces y un origen mucho más complejo que la sola “dimensión carencial”; en realidad, su génesis se encuentra en el mundo de lo simbólico, de los imaginarios y de las percepciones en torno a lo que es o debe ser lo humano.

Sí, también se encuentra la falta de voluntad de muchos; la fragilidad de su salud mental y su caída en adicciones; también se encuentra el injustificable mundo del hampa y la delincuencia; sí, pero estos fenómenos que en las visiones funcionalistas del mundo son considerados como “anómicos”, en realidad son constitutivos del propio modelo de desarrollo.

Necesitamos un quiebre de la desigualdad, que nos lleve a un quiebre de la pobreza; pero eso exige la intervención de un Estado del que hoy carecemos: de uno que esté sustentado en legitimidad ética y política, y que esté auténticamente decidido, en cumplimiento de su mandato constitucional, a garantizar los derechos humanos de forma universal e integral, a pesar de los ricos y poderosos.

La pobreza por supuesto es derrotable; los 54 millones de personas en esa condición son injustificables, en México y prácticamente en cualquier parte. Entender que la pobreza es, además de la carencia material, sentir angustia al carecer de lo no necesario, podría comenzar a darnos una salida en dignidad y con auténtica libertad hacia una mejor forma de ser humanos; de romper con las lógicas perversas del poder y de la acumulación grosera. De eso se trata.

  Descargar audio (3,8 MiB, 7 hits)

Cuando lo importante es anticlimático 08/10/2018

La discusión pública nacional se ha instalado, en las últimas semanas, en una extraña espiral de espejismos que nos distraen de lo relevante, de lo que es urgente transformar en nuestro país, porque de ello depende literalmente la vida de cientos de miles de personas.    Así, mientras los espacios de los diarios, revistas y portales digitales se llenan con debates en torno a escándalos y bodas, todos los días fallecen en el país alrededor de 780 personas por diabetes, hipertensión y enfermedades alcohólicas del hígado; se trata de 32 casos por hora

Escribirlo de esa manera no es “tremendismo”, antes bien, es azoro ante lo tremendo de las cifras; todas vinculadas a una de las cuestiones centrales del proceso económico en general: el consumo.

Vivimos en una sociedad que vive en los extremos: por un lado, un pequeñísimo segmento de la población consume con un absurdo sentido de desperdicio, y por otro, vastas franjas de la población sufren para adquirir apenas lo necesario por sobrevivir.

La administración del presidente Peña inició reconociendo que la gran deuda de México es el hambre; sin embargo, la llamada “cruzada contra el hambre” no logró sus objetivos. Pero eso no implica que la prioridad marcada deba abandonarse, lo que debe cambiar es la visión, estrategia y programas. Y eso no se construye en unas cuantas semanas.

Urge, pues un diálogo nacional que permita construir una nueva estrategia contra el hambre; una que vaya desde la producción de los alimentos, y llegue incluso hasta cuestiones de salud mental vinculados a los trastornos alimenticios. No hacerlo constituye una renuncia ética; un despropósito que, por supuesto, no será portada en las revistas del corazón.

  Descargar audio (4,4 MiB, 7 hits)

Los jóvenes, a 50 años del 68 01/10/2018

México tiene, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Hogares, 31.3 millones de personas jóvenes entre 15 y 29 años de edad; además de 17.3 millones que tienen entre 30 y 39 años. En el primer grupo de edad señalado, 15.59 millones son hombres y 15.72 millones son mujeres; en el segundo, el de 30 a 39 años, 8.14 millones son hombres y 9.15 millones son mujeres.       

De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), el 44.3% de quienes en el 2016 tenían entre 12 y 29 años de edad vivían en condiciones de pobreza, es decir, 16.6 millones. Del total de quienes se ubicaban en ese segmento etario, el 12.6% era vulnerable por rezago educativo; el 19% por carencia de acceso a la salud; el 64% por carencia de seguridad social; 20% lo era por carencia de servicios básicos en la vivienda y el 20.6% por carencia de alimentación.

La propuesta del presidente electo de construir un programa específico para incorporar al empleo y la capacitación a millones de jóvenes, de resultar efectivo, constituiría el primer paso para una nueva etapa de inclusión, sin embargo, ésa es sólo una de las vertientes de la política pública que deben impulsarse; están otras agendas igualmente prioritarias y hasta urgentes: el embarazo adolescente y el matrimonio precoz, el incremento en la prevalencia de adicciones, el incremento de la muerte violenta, y suma y sigue.

Cinco décadas después del movimiento del 68 estamos obligados a regresar a su germen: la vocación libertaria en aras de una sociedad de libertad y bienestar para todos.

  Descargar audio (3,2 MiB, 8 hits)

Reconstruir al mundo urbano 24-09-2018

La población nacional vive, mayoritariamente, en centros urbanos y la transición demográfica del campo a la ciudad continúa, mientras que la concentración de la población pasa de forma cada vez más rápida, de las ciudades pequeñas y medias, a las grandes zonas metropolitanas 

De acuerdo con el Conapo, en el 2015 había 74 zonas metropolitanas en el país, en las que vivían 75.1 millones de personas, esto representó un incremento de 56.8% de la población nacional viviendo en zonas metropolitanas en el 2010, a 62.8% en el 2015.

A lo anterior se suma la urgencia de dotar a las ciudades de mayores capacidades de resiliencia ante el cambio climático y los fenómenos naturales como los sismos, lo cual implica, no sólo reconstruir lo que se ha destruido, sino ante todo construir para evitar que esas tragedias vuelvan a repetirse.

Cómo priorizar, por dónde comenzar, en dónde y cuánto invertir, son cuestiones clave que el equipo de transición del presidente electo debe estar pensando, sobre todo, de cara a la discusión del PEF, 2019, porque es ahí en donde se define el presupuesto de entidades y municipios, y en donde se define el presente y futuro de nuestras ciudades.

  Descargar audio (7,1 MiB, 10 hits)

Debe recuperarse el desarrollo regional 17-09-2018

El Presidente electo ha anunciado que recorrerá una vez más, a partir de esta semana, todo el país. En ese sentido, hay que reconocer “la vocación territorial” que tiene, así como la voluntad de estar cerca, de palpar y de conocer de primera mano muchas de las demandas y problemáticas que tiene la ciudadanía. Por lo anterior, será interesante observar el giro que dé a su discurso, pues lo esperable es que el tono y contenido se modifiquen, sustancialmente, respecto de la campaña electoral

Ya no se trata de denunciar y mostrar todo lo que falta, sino que hoy enfrentará el reto de delinear con mayores grados de precisión cuáles son las soluciones y el tiempo que éstas tardarán en llegar al territorio.

Para construir una nueva lógica de desarrollo regional, urge que puedan alinearse todos los instrumentos de planeación (Plan Nacional de desarrollo, planes estatales y municipales), a fin de promover la convergencia de territorios, y con ello también alinear las estrategias públicas para resignificar las ideas de complementariedad y la subsidiariedad.

El Presidente electo va a caminar nuevamente por este territorio fracturado y segmentado, cuya mayoría de habitantes le otorgó el mandato de conducir el proceso de transformación para acceder al bienestar y hacia condiciones de vida digna para todos.

Hoy, además de escuchar las demandas, estará ante el reto de ofrecer las urgentes soluciones que la nación exige.

  Descargar audio (6,0 MiB, 10 hits)

Andando sobre cadáveres 10-09-2018

Nuestros mayores temores han cambiado de tesitura, tono y contenido. En México hoy hay algo más allá del temor frente a los sepulcros, y lo es por partida doble: en primer lugar, porque hoy morir con violencia puede significar mucho más que morir de una “lesión dolosa”, porque hoy se puede, literalmente morir por tortura sádica; y en segundo lugar, porque se acabó para miles la paz de los sepulcros, y es que cada paso que se da sobre muchos caminos, calles o terrenos, puede significar que se está caminando sobre cuerpos o restos humanos.

Los seres humanos somos, lo decía Miguel de Unamuno, “seres guardamuertos”. Se construyeron primero tumbas antes que palacios o templos de adoración a reyes y aparentes dioses. Y eso es precisamente lo que nos diferencia de los animales: que nosotros honramos la memoria y buscamos una morada digna para los que nos dejan.

Debemos asumir que aún estamos a tiempo de hacer algo; de rechazar los niveles de maldad y de sadismo que hoy nos acechan por todas partes; y auténticamente tratar de generar nuevos enfoques, nuevas miradas desde lo público, que nos abran a la posibilidad de entender cómo fue que llegamos a esta barbarie.

¿Cuántas fosas más habrá que encontrar para que esto cambie? ¿Cuántas soledades más habrán de construirse? Estas son preguntas que no caben en una sociedad democrática y de derechos humanos, porque si nos acostumbramos a plantearlas, vamos a seguir andando sobre cadáveres. Y eso es simplemente monstruoso.

  Descargar audio (6,3 MiB, 14 hits)

Las restricciones son muchas 03-09-2018

Estamos a 87 días de que el Presidente electo tome posesión del cargo y durante los sesenta que han transcurrido después de la elección, tanto él como su equipo han podido ir pulsando la “temperatura” y la complejidad de los problemas que tiene el país 

Desde esta perspectiva, pueden señalarse varias restricciones que, seguramente, ya percibieron y sobre las que será fundamental intervenir a fin de llevar a buen puerto su administración.

En primer lugar, la principal restricción a la que se enfrentan es el tiempo, pues aún con los cinco meses que hay entre la elección y la toma de posesión, conocer, procesar y diseñar las nuevas estrategias para resolver los problemas de responsabilidad de cada secretaría y organismo de la administración pública, requiere de un “pulso” que sólo se tiene una vez que se está en funciones.

A todo esto, por si no fuera ya demasiado, debe añadirse la “externalidad llamada Trump”, quien en un exabrupto podría modificar las coordenadas de la relación bilateral o de los arreglos globales, de forma literalmente dramática.

Estar conscientes de las restricciones es una condición necesaria para todo gobierno; sin embargo, detectarlas, asumirlas y procesarlas, es también uno de los procesos más complejos para quien tiene el privilegio de tomar las principales decisiones públicas.

  Descargar audio (7,9 MiB, 13 hits)

La reconciliación no llegará pronto 13/08/2018

México ha avanzado en los últimos años en la mejoría sustantiva de sus sistemas de información: el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, el Consejo Nacional de Población, y el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, constituyen hoy un marco institucional con una capacidad de generación de datos y estadísticas, que si bien debe aún mejorarse y potenciarse, no tiene precedentes en la historia de nuestro país.

 

A pesar de lo anterior, debe comprenderse que tener los datos no es equivalente a tener diagnósticos; estos deben ser construidos, en principio, con base en una explicación e interpretación del contexto; en la descripción de la multicausalidad y multifactorialidad de la realidad, así como en la generación de hipótesis para el diseño de políticas e intervenciones públicas.

López Obrador ha ofrecido gobernar con base en la Constitución Política, pero apegándose a una “constitución moral”; dicho en términos populares, eso implica “gobernar con el corazón”; y en esto, la intención no debe estar reñida ni con la eficacia ni con la racionalidad técnico-administrativa.

Jean Luc Nancy ha escrito que lo que tenemos enfrente es una tierra que lo es todo, menos un legado de humanidad. Y eso es nada menos lo que debe transformarse: aliviar el dolor, recuperar la alegría, abrir posibilidades de felicidad para todos. Son objetivos loables, pero que no se consiguen en un corto plazo. Por ello, si el gobierno entrante quiere en serio tener éxito, debe saber que la reconciliación no va a llegar pronto; y en consecuencia, planear y gobernar en un horizonte auténtico de largo plazo.

  Descargar audio (4,9 MiB, 9 hits)