El empleo en su contexto 23-10-2017

De acuerdo con los datos oficiales, en el sexenio se ha logrado la creación de tres millones de empleos, esto implica un promedio anual de alrededor de 560 mil al año. También ha crecido la cifra de 28.34 millones de familiares afiliados al IMSS en enero de 2016, a 31.59 millones en agosto de 2017.  Sin duda, es un logro que en un contexto de bajo crecimiento económico se haya logrado la creación de empleos, sin embargo, debe reconocerse que estamos muy lejos de un escenario deseable. Por ejemplo, frente a la cifra de los 560 mil empleos creados por año, contrasta el dato del 1.2 millones de puestos de trabajo que se requieren debido al crecimiento de la Población Económicamente Activa

Por otro lado, de acuerdo con el Inegi, el promedio de horas trabajadas por semana en el país es de 42.4, y el promedio de ingresos por hora trabajada es de 36.3 pesos. Es decir, el promedio de ingresos por persona ocupada en el país es de aproximadamente seis mil 156 pesos al mes.

Frente a este contexto, debemos ser capaces de plantearnos metas de alto calado. ¿Por qué no, por ejemplo, reducir la pobreza a 20 por ciento de la población nacional en los próximos seis años? El país tiene que aspirar en el mediano plazo, de manera acelerada: reducción de la inflación a menos del 3 por ciento anual; crear 100 mil o más empleos mensuales, alcanzar la cobertura universal de la seguridad social, reducir al menos en 30 por ciento las tasas de mortalidad por causas evitables, y en 50 por ciento por accidentes, suicidios y homicidios; reducir la desigualdad a menos .350 en el coeficiente de Gini, así como incrementar la inversión productiva a los niveles señalados y cumplir con el 1 por ciento del Producto Interno Bruto en ciencia y tecnología.

Alcanzar éstas y otras metas exigen, sin embargo, un renovado diálogo público nacional por la inclusión y la igualdad social. Tenemos el reto de impulsarlo y, sobre todo, de llevarlo a buen puerto.

  Descargar audio (10,0 MiB, 6 hits)