El presidente electo y su código 19/11/2018

Hay que reconocer que López Obrador ha desarrollado un proceso de transición inédito en nuestra joven democracia; en los últimos seis meses, en los que ha transcurrido la tercera alternancia en la Presidencia, Andrés Manuel ha construido una forma inédita de ejercer el poder, la cual es completamente ajena a lo que habíamos visto en la historia reciente del país.

En ese sentido, lo que debe asumirse es que el Presidente electo posee una narrativa propia; dispone de un código político que, como todo sistema de signos, debe ser descifrado y comprendido, en su lógica interna y, por supuesto, en lo que significa para el conjunto del Estado mexicano.

Es decir, la credibilidad del discurso de López Obrador enfrenta un severo límite cuando es utilizado o enarbolado por personajes de trayectoria cuestionable y que han abusado de una narrativa desde la cual se asume que la honestidad y legitimidad se adquieren por ósmosis o prácticas discursivas miméticas.

De ahí que si un reto tiene el presidente electo es, con el paso de los meses, hacer explícitos sus supuestos; generar un nuevo diálogo abierto y franco de cara a la ciudadanía y, sobre todo, traducir el discurso de campaña de un movimiento social en una propuesta de gobierno viable y con la capacidad de convocar a todos a un proyecto de país de inclusión, justicia y dignidad para todos.

  Descargar audio (5,0 MiB, 25 hits)