Nuestra democracia está bajo ataque 14-05-2018

En los últimos ocho meses, de acuerdo con la información dada a conocer por el periódico Excélsior la semana pasada, han sido asesinadas 94 personas que formaban parte de partidos políticos, eran funcionarios locales o, como en el caso más reciente en Apaseo el Alto, Guanajuato, candidatos a algún cargo de elección popular.

Por si fuera poco, alrededor de mil personas que aspiraban a algún cargo de representación han preferido dejar la contienda electoral, en la mayoría de los casos debido a amenazas, intimidaciones o incluso atentados afortunadamente fallidos de parte del crimen organizado.

Ante la violencia urge que pongamos por delante las ideas y las convicciones; los ideales deben ejercer su derecho de retorno porque si algo es claro, es que los ideales son literalmente a prueba de balas.

Queda siempre la duda de si podremos decir alguna vez, como el poeta Ibargoyen: “En estas calles ya no hay visitas de asesinos/ solamente aquella sangre que sin apuro envejece”. De eso depende que la democracia arraigue, nos dé y le demos rumbo, de eso depende la sobrevivencia de la República.

  Descargar audio (7,5 MiB, 16 hits)