Obesidad, presupuesto y desarrollo 13-11-2017

Los resultados del reciente estudio sobre la obesidad presentado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) confirman la crisis que se vive en México en materia de salud pública, con los resultados consabidos respecto de la mortalidad: más de 105 mil defunciones por diabetes y más de 135 mil por enfermedades hipertensivas y del corazón 

La OCDE estima que alrededor de 73% de las personas adultas en México viven con sobrepeso u obesidad (tres de cada cuatro), el indicador más alto para los países miembros de esta organización. Así, frente a esta problemática, sorprende la integración del Presupuesto de Egresos de la Federación de 2018; en primer lugar, por los recortes al sector salud, y por el diseño inercial que se decidió darle, lo cual, en sentido estricto y ante las tendencias observadas, en realidad constituye un retroceso.

Es importante decir también que de los 5.23 billones de pesos que integran al PEF 2018, hay una suma de 3.73 billones que forman parte del gasto programable y 1.50 billones de gasto no programable (pagos pendientes de años anteriores, gastos destinados al pago de deuda pública y recursos transferidos a estados y municipios).

El margen para el gobierno, como puede verse, en realidad se encuentra sumamente acotado; el tiempo para el cierre de la administración es breve, y las angustias y necesidades de la población, mayores.

Actuar con audacia en este escenario es un imperativo ineludible; y hay que hacerlo con un propósito central: reconstruir capacidades para retomar el sendero del desarrollo, lo cual implica crecimiento económico con base en una poderosa estructura social que distribuya con equidad.

  Descargar audio (5,8 MiB, 2 hits)