Otro futuro posible 27-03-2017

Los partidos políticos están en deuda con el país, desde hace ya varios años, en tres cuestiones fundamentales: 1) representar legítimamente a la ciudadanía y al interés superior del país; 2) promover la democracia y contribuir a la consolidación de un régimen auténticamente democrático; y 3) abrir canales de participación política para la construcción de liderazgos éticos, capaces de darle rumbo y sentido al país.En buena medida, eso fue lo que perdimos, hace ya 23 años, con el asesinato de Luis Donaldo Colosio.Su presencia en el escenario político era relevante justamente por eso: porque mostraba que era posible generar un régimen políticobasado en el mérito, el trabajo y el esfuerzo.

Son tiempos para las definiciones; y encaramos una disyuntiva que exige lo mejor de nuestro país. Necesitamos la actuación decidida de quienes hoy tienen el deber de actuar como constructores de país. Pero eso exige poner a la ética antes de los intereses, y a la congruencia como norma de actuación política cotidiana.

Ante la desolación, es otro futuro lo que está en juego. Asumamos la responsabilidad de construirlo.

  Descargar audio (unknown, 44 hits)