Reconstrucción, energía social y democracia 25-09-2017

Octavio Paz escribió hace 32 años, respecto del sismo de 1985: “Ahora, los temblores del 19 y el 20 de septiembre nos han redescubierto un pueblo que parecía oculto por los fracasos de los últimos años y por la erosión moral de nuestras élites. Un pueblo paciente, pobre, solidario, tenaz, realmente democrático y sabio. La sabiduría popular no es libresca ni moderna, sino antigua y tradicional. Es una mezcla de estoicismo, silenciosa energía, humor, resignación, realismo, valor, fe religiosa y sentido común”.

Se trata de una reflexión de enorme vigencia, frente a la cual, deberíamos mirarnos con azoro, pero también con capacidad crítica respecto de lo que hemos hecho y todo lo que hemos dejado de hacer en estas tres décadas.

Debemos exigir mayor inversión productiva del Estado para reactivar la economía; mayor inversión para educación, ciencia y tecnología, iniciar la construcción de un sistema universal de salud y seguridad social, así como el rediseño de la economía para garantizar a todos la oportunidad de un trabajo digno.

El mayor reto y la mayor lección de la ya fatídica fecha del 19 de septiembre se encuentra precisamente en esto: sólo mediante la participación popular y una democracia realmente funcional, tendremos la oportunidad de recomenzar, de dotar de ética a la política y de hacer de la solidaridad el principal cemento de la cohesión social que todavía debemos construir.

  Descargar audio (6,7 MiB, 5 hits)