Sí hay crisis, y es ética 20-02-2017

Hay un profundo malestar con la democracia; en eso consiste nuestra crisis estructural y nos equivocaríamos si asumimos que es exclusivamente un problema de hoy. 

Tenemos un nuevo marco constitucional de garantía y protección de los derechos humanos y contamos con leyes que, vistas desde fuera del país, son calificadas como ejemplares en su alcance y contenidos relativos a los derechos de grupos específicos de población.

A pesar de ello, los partidos políticos han perdido su representatividad; hoy muy pocas personas podrían decir que se sienten representadas por cualquiera de las opciones políticas que existen en el país. El sistema judicial se encuentra desacreditado, a decir de las encuestas en la materia, al menos ante 65% de la población.

  Descargar audio (7,3 MiB, 48 hits)