Trabajo infantil, o el antidesarrollo 12-06-2017

Arturo Saldívar, ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación escribió, respecto de la tragedia de la Guardería ABC, en su artículo del 30 de mayo en el periódico Milenio: “No se trataba de determinar responsabilidades administrativas, civiles o penales… Se trataba de redimensionar la noción del servicio público como responsabilidad y no como privilegio… Pero, lamentablemente, la oportunidad se dejó pasar… no hubo ninguna renuncia, ninguna condena moral”.  

El argumento de Arturo Saldívar se sustenta en un diagnóstico demoledor: existía un desorden generalizado en el sistema institucional responsable de las guarderías en el país; lo más preocupante al respecto es que este análisis puede extenderse fácilmente, por analogía, al incumplimiento, también generalizado, de todo el conjunto de los derechos de la niñez.

El trabajo infantil es una de las peores “anomalías” de la economía globalizada e inequitativa que priva en el siglo XXI; pero hay que decirlo, de tal condición hay responsables, y el principal es el Estado.

De ahí la relevancia de insistir en la deuda de proporciones históricas que tiene México con la niñez, y en la cual la mayor urgencia es lograr, de una vez por todas, que ninguna niña o niño sea dejado atrás en el cumplimiento y garantía de todos sus derechos.

  Descargar audio (4,7 MiB, 4 hits)